FYI.

This story is over 5 years old.

Sexo

El porno es cultura

Eres de los que escriben poesía a escondidas y tienen en su computadora una carpeta que dice “Emma Watson Desnuda”, pero que en realidad está llena de música de Schubert.

Sabemos que eres de los que escriben poesía a escondidas y tienen en su computadora una carpeta que dice “Emma Watson Desnuda”, pero que en realidad está llena de música de Schubert. A ti, el chico o chica que tiene que ocultar ante sus amigos sus preferencias por los poetas del Alto Romanticismo o las veces que ha llorado escuchando a Smetana, te decimos: “No estás solo. La gente de la industria porno te acompaña”.

Publicidad

Cosas que te atormentan: quieres ponerte un tatuaje con verso que leíste en aquel libro de Lorca pero temes parecer uno de esos snobs que se la pasan corrigiendo la ortografía de todo mundo en el Twitter. Hazte el tatuaje y usa como inspiración a Joanna Angel, quien se tatuó dos frases literarias. Una de Kurt Vonnegut ("So it goes") y la otra de Margaret Atwood (¿Ahora finges que no sabes quién es Margaret Atwood, verdad?): "Touch me and you will burn". Si lo hizo una estrella porno, ¿por qué tú no? (Aquí la historia, publicada en uno de esos periódicos que siempre lees, The New York Times).

¿O es quizásque te gusta leer poesía en voz alta? No te sientas mal. A algunos les pasa. La estrella Kayden Kross por ejemplo suele leer sus propios poemas en cafés literarios y adivina qué: por lo que podemos advertir en sus fotos de sesión, a ella sí la iríamos a ver. Y no es que sea la única: la artista Laurel Nakadate ha grabado con su cámara a algunas modelos porno leyendo poemas. La conclusión a la que llegamos es que lo hacen mejor que la mayoría de los escritores mexicanos, como podemos ver en este video.

¿Aún así la poesía te sigue pareciendo aburrida? Andy San Dimas te muestra cómo podría terminar un torneo entre poetas (Poetry Slam).

Hasta aquí escuchamos las voces de algunos pedantes: “Cualquiera escribe poesía. A ver muéstranos una actriz porno haciendo crítica literaria”. ¡Claro! Éste es el espacio donde Lorelei Lee reseña libros.

Publicidad

Pero no todo es extasiarte con los sonetos de Shakespeare o los libros gordos de Harold Bloom, también está la música. La buena música, por supuesto. Seguro eres de los que tomaron clases de fagot de niños o pueden tocar “La cabalgata de las valquirias” en una melódica. Conocemos tus gustos. En este artículo, Bobbi Starr cuenta las ventajas de pertenecer a una orquesta (ella toca el oboe y, sí, todo eso que dicen que sucede entre los músicos es cierto). Para aquellas personas que piensan que aprender a tocar un instrumento no sirve para nada, Bobbi les da buenas razones:

“Don’t think for a second that my years of carefully developing my embouchure as an oboist didn’t come in handy whenever I found myself wrapping my lips around a stiff penis”.

Sin embargo, algo nos hace sospechar que lo tuyo es el piano: Schumann, Liszt, ese tipo de cosas.

Como pudeieron ver en ese video, una chica le practica sexo oral a otra al tiempo que interpreta a Beethoven. Lo que podemos decir al respecto: “Alegría, hermosa chispa divina”. En este otro ejemplo:

…el célebre actor Ron Jeremy toca la polonesa “Heroica” de Chopin en el momento exacto en que una damisela le hace una felación (en efecto, se nos ocurrieron mil frases ingeniosas para relacionar “felación”, “tocar la ‘Heroica” y “Chopin”, pero preferimos guardar la compostura).

Para que nadie piense que no aprecias el ruido… perdón, las manifestaciones contemporáneas, esta asiática con poca ropa nos revela de dónde viene la música avant garde:

Hemos dejado para el final a la hermosa pornstar Samantha Ryan, tocando el piano y cantando mejor que mucha gente que supuestamente se dedica a ello: