FYI.

This story is over 5 years old.

Vice Blog

YONKI DE INTERNET

2.2.10

Heavensfield es una unidad de rehabilitación sólo para nerds. Heavensfield, la primera clínica en Europa Occidental que trata adicciones a internet, se ocupa principalmente de alucines-mata-orcos.

La doctora Hilarie Cash, psicóloga de Seattle, se interesó por primera vez por la adicción a las computadoras 15 años atrás, después de tratar a un tipo que era adicto a los videojuegos de aventuras. Trabaja en el centro desde el pasado septiembre y ha tenido pacientes de todos los rincones Estados Unidos. Algunos de ellos la han amenazado con navajas para que les devuelva sus PCs. Otros perdieron su trabajo, suspendieron todo en el colegio, crearon páginas web llenas de mentiras y acumularon grandes deudas con sus tarjetas de crédito para calmar su adicción. Algunos habían estado en apartamentos de una sola habitación 23 horas al día durante 25 años antes de encontrar ayuda. Lo más increíble de todo es que algunos de estos tipos tenían novia.

Publicidad

La doctora Hilarie Cash ha tratado los casos más graves. Ha visto brevemente las profundidades más sórdidas de los nerds más degenerados. Si algo tiene claro es que internet es una parte horrorosa del trabajo que ha conseguido destruir todas las fibras de tu triste vida.

Vice: Aparte de los aspectos negativos de la adicción, como profesional, ¿no crees qué a veces las computadoras hacen un poco más inteligentes a las personas?

Hilarie Cash: En algunos casos te topas con personas que han crecido con computadoras pero que son inteligentes y que tienen los pies en la tierra. Pero lo que veo más a menudo son personas que tienen algún tipo de déficit físico porque están privados del sueño, tienen el síndrome del túnel carpiano y se sienten socialmente incómodos en el mundo real, ya que el único sitio donde se sienten cómodos es el ciberespacio. Recuerdo que muchos de mis pacientes nunca habían salido con una chica, habían desarrollado su sexualidad a través de la pornografía, lo que significa que su patrón sexual une el sexo con la intimidad. Esta es la fórmula de un desorden de intimidad, son incapaces de juntar la sexualidad con la sociedad.

¿Cuáles son los casos más extremos que has tratado hasta ahora?
Hay dos casos que me interesan porque se trata de dos jóvenes que no tenían diagnosticado ningún problema que hubiera encontrado un especialista antes de que se volvieran adictos. Uno de ellos tenía 25 años, y era el chico más popular de su instituto en un pueblo. Era muy inteligente, tenía una vida social muy activa, hacía deporte, tenía novia. Le aceptaron en una Liga Ivy escolar. Le gustaban los videojuegos pero tampoco jugaba demasiado. Después, en poco tiempo, suspendió en la universidad por su adicción y se mudó a Seattle. Una vez allí, le prometió a su mujer que no volvería a jugar nunca más. Cumplió su promesa durante un año. Después volvió a jugar, en secreto (sin que lo supiera su mujer). Ha medida que fue cayendo en picado en el agujero negro de su adicción, empezó a estar cada vez más confundido. Así que construyó este castillo de naipes para ocultar su problema. Podía acostarse con su novia y salir corriendo a mitad de la noche. Por la mañana, se vestía y hacía como que se iba a trabajar pero, en vez de eso, se iba a jugar. Así que después de un tiempo, le echaron del trabajo. Pero no se lo contó a su mujer. Mantuvo la farsa pagando sus facturas con tarjetas de crédito, hundiéndose más y más en sus deudas.

Publicidad

Madres, ¿y el otro?
El otro caso era un joven al que tampoco le habían diagnosticado ninguna enfermedad. También este había mantenido una relación con alguien antes, aunque era una relación ilícita ya que sus padres eran muy estrictos y no querían que saliera con nadie. Le habían pegado en el colegio, y estaba cargado de ira por esto, ira que dirigió hacia su padre, que era muy estricto. Después llegó a la universidad y lo primero que hizo fue juntarse con otros jugadores de videojuegos. Pero en ese ambiente se dejó llevar completamente: consiguió que le fuera bien el primer año, pero después suspendió todos los años durante tres años, firmaba al llegar a clase, pero después no asistía a ninguna. Incluso creó unas calificaciones falsas para sus padres. Por supuesto, cuando sus padres se enteraron, le cortaron la beca. Empezó a sobrevivir con sus escasos ahorros y lo hizo durante casi cinco años; era pobre como una rata de iglesia y casi nunca salía de su apartamento de un dormitorio, donde no se apartaba de la pantalla. Toda su existencia se basaba en internet. Estaba tan deprimido que intentó suicidarse, pero se negó a dejar los videojuegos. No tenía la más mínima intención de dejarlo. Así que tuvimos que idear planes para que limitase su uso a cantidades razonables y a horas recomendables. Al final pudo volver a la universidad tras escribir un texto sobre lo que le había pasado. Pero cuando no está estudiando, en vacaciones por ejemplo, aún tontea con este tema – bueno, yo creo que tontea – y después se aleja de todo eso. Se trata de un caso un poco extremista pero en ciertos puntos, es un caso muy típico.

¿Los videojuegos son el único caso de adicción que tratas? ¿Atiendes a adictos al prono por internet?
También tratamos a un montón de adictos al porno, pero están clasificados dentro de su propia categoría. En su mayoría, son hombres que se vieron expuestos al prono desde jóvenes, o que se iniciaron muy pronto sexualmente, probablemente a través de abusos. Son personas mayores, rondan los 30, 40 o 50 años. Pero casi todos los adictos a los videojuegos que trato, como ya he dicho, acceden a la pornografía y, en mi opinión, esta es la bomba de tiempo que se ha creado en los últimos diez o veinte años.

Publicidad

¿Estas personas tienen un lado negativo?
Hubo un joven que necesitó intervención policial. menazó con un cuchillo a sus padres cuando intentaron sacar la computadora de su habitación. Los padres se echaron atrás, le devolvieron la compu y se fueron. Un adolescente cuyos padres le quitan la PC repentinamente se llena de ira y esa ira puede ser bastante peligrosa. Ken Woo ideó una buena forma de tratar estas cosas. Es un psicólogo de California que inventó un dispositivo que se coloca en el ordenador y controla lo que se juega. Si alguien retira el dispositivo, el ordenador se destruye, pero los padres pueden configurarlo para que vaya reduciendo progresivamente el tiempo de juego, hasta llegar a, pongamos, diez minutos al día.

¿Los videojuegos son cada vez más adictivos?
Todos los videojuegos se centran en la idea de la incógnita, nunca sabes qué va a pasar cuando llegues a la siguiente fase, pero consigues "recompensas" o "tratos" en ciertos puntos. Y los que desarrollan juegos de éxito lo saben. De hecho, muchas compañías de videojuegos contratan ahora a psicólogos para desarrollar aventuras que enganchen. Todo esto es muy poderoso, estimula la parte del cerebro para producir dopamina. Cuando esta hormona está muy presente durante mucho tiempo, la configuración del cerebro empieza a cambiar. Si pasa esto durante mucho tiempo, aparece la adicción.
¿Tú también juegas? ¿No sientes cierta empatía con tus pacientes?
No. Internet no me satisface demasiado, mi cerebro no está preparado para eso. Prefiero que mis relaciones sociales sean cara a cara, por lo que me cuesta entender estas adicciones. Bueno, utilizo el correo electrónico.

¿Cómo funciona el tratamiento cuando les estás haciendo un lavado de cerebro? ¿Consiste en que estén sin moverse de la cama refrescándolos con cubos de agua fría?
La filosofía se basa en darles la oportunidad de volver a conectarse con el mundo real. Les estamos dando ideas para cuando se reintegren en el mundo real, construyendo pautas sociales, todo eso. Tenemos que enseñarles lo que han olvidado, necesitan recibir una gratificación inmediata, no saben ser persistentes para conseguir algo. Así el centro está en una casa preciosa en el campo, donde acudo una vez por semana para hacer psicoterapia. Tenemos dos habitaciones con tres camas cada una. Todo el mundo realiza sus tareas. Después tienen clases, les enseñan cosas sobre las adicciones. Tienen reuniones de AAIT, que es un programa de 12 pasos que he creado aquí, Adictos Anónimos a Internet y a la Tecnología. Practican la meditación todos los días. Después tienen tiempo libre por la tarde y las luces se apagan a las diez y media, más o menos.

¿Qué crees que va a ser más peligroso para la sociedad dentro los próximos diez años? ¿La adicción a los videojuegos o la adicción al porno?
Creo que ambas cosas son igual de peligrosa. La pornografía afecta a la conducta sexual o la necesidad del sexo. Estoy segura de que el número de adictos al sexo supera la cifra de adictos a los videojuegos. Esta tendencia probablemente continúe, pero sé que los juegos basados en internet son muy adictivos.

Entonces ves el futuro negro. ¿No tienes una actitud positiva ante internet?
Sabes, te recomiendo un libro maravilloso titulado Distracted, de Maggie Jackson. Es una periodista de Boston que habla como un tema que ni siquiera conoces, consigue distraer al ser humano. Trata como no podemos sentarnos tranquilamente y apagar nuestros teléfonos móviles, cómo la tecnología interfiere en nuestra capacidad de ser introspectivos y conectar con otras personas de forma positiva. Estamos perdiendo nuestra capacidad de concentración: queremos que nos distraigan y no sabemos qué hacer si no estamos distraídos. Cuando veo el futuro negro, pienso que estamos entrando en una época oscura. Sin embargo, a veces soy más optimista: creo que se trata de una tecnología muy poderosa que es muy nueva, y aún no hemos madurado socialmente para poder manejarla. Tenemos que imaginar como construir muros en nuestras vidas que nos ayuden a enfrentarnos a la influencia de la tecnología. Es como nuestra relación con los coches. Al principio, no había señales de tráfico o cinturones de seguridad. Pero debido a los accidentes, la gente se dio cuenta de que eran necesarios y ahora, conducir un coche es bastante seguro. Si establecemos un sistema social en el que entendemos lo que es saludable y lo que es perjudicial, la sociedad mejorará.

Traducción: AINHOA REBOLLEDO