FYI.

This story is over 5 years old.

Vice Blog

Las campañas de los candidatos en Colombia son pura tibieza

La elecciones presidenciales están a la vuelta de la esquina. En la carrera los candidatos arrojan sus mejores ideas a través de micro videos de Youtube. Acá un vistazo a esas campañas tibias y multicolor de este año, uno en el que más que nunca...
12.5.14

Estamos en la parte más complicada de la campaña presidencial. La más dura, porque convencionalmente se espera que faltando un mes, los candidatos saquen lo mejor de su arsenal. En un país en el que las cosas se hacen con seriedad, todo esto habría pasado hace unos meses, bastantes. En Colombia, todavía no pasa.

No es solamente que las noticias estén infestadas de acusaciones, peleas que trascienden lo político y que han cobrado la cabeza de más de un asesor de campaña, desde el hacker hasta el misterioso J.J. Rendón y su atuendo como de tramitador del mundo de The Matrix.

Publicidad

Todas estas noticias y gritos colaboran con la convenientísima polarización entre Santos (a la derecha), que por defecto tiene un pírrico primer lugar en las encuestas y Óscar Iván Zuluaga (a la ultraderecha), que está siendo inflado desde todos los flancos posibles y ahora es segundo. Los demás salen a hablar indignados sobre las peleas de estos dos, pero solamente logran seguir enfocando la atención sobre la pelea de gamines que ahora ocupa las primeras planas de todos los periódicos y revistas, porque ahora los medios colombianos no saben cómo hacer para lambonearle a los dos al tiempo.

Estos son algunos de los videos de Juan Manuel Santos

En medio de todo esto, no existe una campaña real. Las campañas son coloridas, están bien diseñadas y bien montadas. Musicalizadas con sonidos populares, desde la guitarra sentimental tropipop de Oscar Iván hasta la cumbia gobiernista de la campaña de reelección de Santos. Todos y cada uno de los cinco estrategas vieron la película chilena “NO”; se nota, pero tampoco podemos decir que hayan entendido, porque en realidad no están funcionando las campañas.

Acá van los de Óscar Iván Zuluaga, que son en realidad de Uribe

Jingle Zuluaga: (Vamos Presidente)

No tienen carisma, por mucha musiquita y colores que presenten. De las cinco, tres tienen los tres colores de la bandera nacional: propuestas tan disímiles como las de Clara López, Óscar Iván Zuluaga y Marta Lucía Ramírez, cobijadas las tres bajo una imagen muy parecida. La de Santos, rey de las metamorfosis, tiene todos los colores, como si eso le hiciera algún bien a la imagen volátil y poco confiable que proyecta y la de Peñalosa es muy similar a la de Mockus hace cuatro años, salvo por la falta de ímpetu, credibilidad y seguidores. Se ve parecida, mejor dicho.

Estos son algunos videos de Peñalosa

Y los eslóganes son una maravilla. Clara López pone un muy soso “Colombia, por un mejor camino”, que podría perfectamente ser un “Como por no dejar”, cuando sabemos que el magro poder de la izquierda colombiana no hace sino sucumbir ante todas las manifestaciones del poder de la derecha, que incluso se manifiestan en el mucho tiempo que los medios les dedican a las reyertas ridículas de los candidatos de la nueva polarización. Marta Lucía, con su #HayConQuién, nos da a entender que en verdad no hay, de la misma manera que Peñalosa dice que se puede, aunque las encuestas digan lo contrario. Oscar Iván nos habla de una Colombia distinta y todos sabemos que se trata de la misma Colombia que dejamos atrás con Santos, que en su confusión nos habla de “segundo tiempo” y nos dice con el cinismo de todos los presidentes “hicimos mucho”, cuando sabemos que, sea por la cruel providencia o por la incompetencia, la corrupción o la falta de gobernabilidad, no se ha hecho prácticamente nada.

Estos son los videos de Marta Lucía

No es una novedad que los políticos digan mentiras y menos en campaña, pero debemos recordar siempre que una mentira mil veces repetida puede, como bien lo dijo Goebbels, convertirse en una verdad.

Estas son los videos de Clara López

Es una lástima no saber qué pensar, si añorar esas campañas veintejulieras de antaño, o aquellas que, a punta de firmeza e ideales serios, terminaron con tantos candidatos muertos. Al menos en esos tiempos uno sabía a qué atenerse y por quién votaba. En este caso toca indagar, entrar en internet, verlos mentir durante horas en micro videos de youtube y perderse entre las campañas multicolores y tibias de este año en el que más que nunca brillarán la maquinaria y el miedo. Una campaña casi sin izquierda, sin gente y sin expectativas, que no hace sino recordarnos que la combinación de todos los colores suele ser un feo marrón, o el blanco, que tampoco sube en las encuestas.