FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Se diseñan personalidades

Neo Concept es un lugar ecléctico en el cual los objetos, por derecho propio, han dejado su rol primario para convertirse en narradores de historias.
25.3.14

¿Cuántas veces al día se mira en el espejo? ¿Cuántas veces apoya las nalgas en su sofá un domingo? ¿Cuántos cuadros adornan su habitación?

Hay objetos en su casa con los que quizás usted tenga más relación que con su mamá.

Dichos objetos no son solo utilerías de lo cotidiano sino, de alguna manera, seres que habitan un espacio, elementos con los que usted habla y a los cuales, incluso, les hemos entregado una función terapéutica —frente al espejo: “me está saliendo un banano”; con la almohada: “qué bueno, es sábado”; con la peinilla: “esta cosa me arranca los pelos, me voy a quedar calvo”.

Publicidad

Los objetos no son solo objetos.

Es esta la premisa a través de la cual se han forjado una vida y un oficio Rafael Martínez y Camila Martínez. El primero, padre de la segunda. Rafael ha encontrado en la madera el material más noble y cálido para llevar a cabo construcciones que lanzan una mirada al pasado para luego dialogar con aspectos más modernos y contemporáneos del diseño. Conocedor de la estética de Mies Van der Rohe, uno de los directores y más grandes nombres de la escuela Bauhaus, Rafael se ha dado a la tarea de llevar a cabo creaciones sutiles que tienen la capacidad de deslumbrar.

Por su parte, Camila, una viajera empedernida, ha visitado el mundo con los ojos ávidos de referentes, de colores, texturas y técnicas a partir de las cuales creó sus propias narrativas. Diseñadora industrial, conocedora del arte y la arquitectura y gran consumidora de las tendencias de cada temporada, Camila ha hecho que aquello trendy e innovador no sea simplemente un conjunto de ideas o palabras sin masa, sino realidades aplicadas y robustas en cada uno de sus diseños.

Juntos, Rafael y Camila, son las figuras detrás de Neo Concept, un lugar ecléctico en el cual los objetos, por derecho propio, han dejado su rol primario para convertirse en narradores de historias.

Son ellos dos los siguientes invitados a esta serie de perfiles y conversaciones con los empresarios creativos que nos presentó Samsung. Tocamos a la puerta de su local, en donde en la entrada un fauno y un ciervo con unos cachos en forma de árbol conversan e invitan a pasar, para hablar con ellos y demostrar, como lo hicieron del 15 de febrero al 15 de marzo, cómo sus diseños y objetos dialogan con la tecnología (www.galaxystudioentuvida.com).

Publicidad

Por los dos pisos del local que abrieron en junio de 2013, además de objetos antiguos y modernos, de floreros de plata, cojines que vieneron directamente de Marrakech y una que otra lámpara en forma de palmera, revoltean dos perros. Uno con un nombre muy aterrizado, llamado Pie, y el otro ligero, llamado Nube. “Son ellos nuestros mejores clientes”, advierten Camila y Rafael.

Como sus perros, Rafael y Camila son también un pie y una nube.

Rafael, en el punto de venta de Neo Concept. 

Neo Concept es el último emprendimiento, el proyecto más joven al que le han dedicado tiempo y trabajo estos dos personajes que llevan ya un par de décadas inmersos en el negocio del diseño, la decoración y la arquitectura.

Desde que era una niña, Rafael llevó a Camila a mercados y toldos callejeros en otros países para ir a comprar antiguedades y objetos de gran valor histórico o estético. Arrastrando los pies del cansancio regresaban a casa renegando porque la travesía no era agradable; sin embargo, con el tiempo, los objetos y el hecho de curarlos y conseguirlos se convirtió en un trabajo durante la adolescencia en el anticuario familiar y posteriormente en una pasión en la adultez.

“Antes teníamos un anticuario. Tenerlo fue muy bueno porque creo que eso nos permitió pasar por todas las etapas del diseño. En este momento tenemos un estilo muy propio, ecléctico, con una mezcla de todo. Hay algo de antigüedades y estilo vintage y cosas muy modernas”, advierte Rafael sobre cómo ese trabajo influenció su apuesta estética actual y curtió sus preferencias.

Publicidad

“En términos de diseño las tendencias son muy pasajeras, hubo una época en la que se vendían súper bien las antigüedades,  luego empezó a estar de moda el estilo Loft y ya nadie quería nada viejo. Pero en este momento la gente quiere cosas diferentes, algo vintage y algo moderno, y en ese sentido creo que estamos muy bien porque tenemos la experiencia de trabajar lo antiguo y lo más contemporáneo”, agrega Rafael.

“Siempre buscamos innovar. Es más, casi todo lo que hacemos es custom-made, hecho a la medida, para el cliente. Nosotros no diseñamos tendencias, diseñamos personalidades”, dice Camila.

Con un gran apetito por la arquitectura y el diseño, Camila y Rafael leyeron el mundo que los rodeaba a través de una suerte de AutoCAD tendencioso y colorido. Sus referentes son arquitectos contemporáneos como Le Corbusier, Niemeyer, Philip Johnson, pero también siguen a Gaudí y Santiago Calatrava. Ambos coinciden en que fueron los más clásicos, griegos y romanos, quienes realmente han cuativado su mente y sus ideas frente a dichos campos.

Al preguntarles por los proyectos y objetos de su producción que más los han cautivado durante su desarrollo, Rafael y Camila no se ponen de acuerdo. Él habla de unas casas prefabricadas “un proyecto muy interesante porque más que un diseño, es un sistema constructivo diferente”.  El estilo arquitectónico en el que fueron desarrolladas estas casas se llama Case Study Houses y fueron muy populares después de la postguerra, en los años 50 y 60. Se trataba de hacer arquitectura de forma industrial, donde todo se producía y ensamblaba en una fábrica, no en un lote. “Nosotros hacemos modulares totalmente modernos con estructuras metálicas. Los muebles, las ventanas, la cocina, todo, se hace en nuestra fábrica y al mismo tiempo producimos los cimientos.  Entonces resulta súper eficiente y ecológico pues todo está modulado y el desperdicio es mínimo”, advierte Rafael.

Por su parte, Catalina refiere una creación que parece algo ingenua, pero terminó siendo un éxito comercial. “En ocasiones ser lanzado es lo mejor. Hace poco diseñamos unos servilleteros que son tan lobos que son chéveres. Son langostas y cangrejos de plástico que se les mueven las antenas y las patas. Los hemos vendido muy bien, incluso terminaron en la casa de huéspedes en Cartagena atendiendo diplomáticos en la Cumbre del Pacífico”.

Así, entre casas prefabricadas y servilleteros, entre arquitecturas sostenibles y diseños que le apuntan a hacer que el uso, la colocación o la mera función de los objetos sean historias relevantes, entre lo vintage y lo más moderno, Neo Concept despliega su magia y hace la venia.