FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Algunos de los asesinatos más absurdos en los últimos años

Desde un niño que mató a otro por una guayaba, hasta una madre que asesinó a su hijo por tener las orejas demasiado grandes.
11.3.16

El reciente asesinato de El Piwa, un joven que fue sacrificado para después resucitarlo como vampiro, nos hizo recordar las historias de terror más absurdas e incoherentes que escribieron adultos, adolescentes y hasta niños por problemas verdaderamente insignificantes.


Relacionado: Diez asesinos mexicanos contemporáneos


Te presentamos 12 casos criminales, sorprendentes y sin razón, que cometieron los asesinos más absurdos, con necrologías que van desde un niño que mató a otro por una fruta, hasta una madre que asesinó a su hijo por tener las orejas demasiado grandes.

Seguramente estos obituarios son los mejores de la historia.

Publicidad

LO MATARON PARA CONVERTIRLO EN VAMPIRO

El Piwa.

Edwin Miguel Juárez Palma, El Piwa, de 24 años, fue asesinado en un rito satánico por cuatro de sus amigos en un cibercafé de la ciudad de Chihuahua para resucitarlo como vampiro.

El pasado 1 de marzo apareció el cuerpo, cubierto por dos bolsas de plástico color negro atadas con cinta transparente, en el centro de la ciudad.

Bajo el efecto de las drogas, sus agresores le ocasionaron 25 lesiones en cara y cuerpo provocadas con el filo de una botella de vidrio, le fracturaron el cuello, lo dejaron desangrar e intentaron asfixiarlo, pero ya había muerto.

En el diabólico evento, a Edwin le fue pintado un pentagrama en una de las extremidades superiores y fue atacado en la yugular.

Los cuatro detenidos, Iveth Nayeli López Hernández, de 18 años, Gustavo Adolfo Dorantes de 18; Omar Sánchez García, de 25 y Calep Josefath Acosta Loera, aseguraron en días recientes que tienen el poder para regresar a la vida a Edwin, pero para ello tienen que ser liberados.

El Ministerio Público solicitó una pena de 20 a 50 años de prisión para cada uno de los acusados.

ASESINÓ A SU MEJOR AMIGA POR SUBIR FOTOS A FACEBOOK

El 19 de marzo de 2014, la sinaloense Erandy Gutiérrez apuñaló 65 veces a su mejor amiga porque subió unas fotos a Facebook que no eran de su agrado.

La muy cínica fue detenida cuando asistió al velorio de su víctima, Anel Báez, de 16 años, a quien mató sin remordimientos en la recamara de su casa.

Publicidad

"Puede que parezca muy calmada, pero en mi cabeza te he matado al menos tres veces" y "Voy a sepultarte antes de que pase este año", fueron algunos de los mensajes que Erandy publicó en redes sociales, días antes de asesinar a su compañera.

Por ser menor de edad, la asesina de 16 años recibió una condena de siete años en prisión, que es la pena más alta para un adolescente según el código penal del estado de Sinaloa. Sin embargo, la sentencia fue anulada en julio del año pasado.

El argumento del juez fue que debido a que el crimen ocurrió en Guamuchil, el caso no era competencia del Juzgado de Culiacán sino del de Los Mochis, por lo que deberá retomarse el proceso.

Erandy sigue recluida en el Centro de Internamiento para Adolescentes en la ciudad de Culiacán, donde continúa estudiando la preparatoria.

NIÑO APUÑALÓ A OTRO POR UNA GUAYABA

En junio de 2014, un niño de 11 años mató a otro de 12, tras discutir por una guayaba. El caso de intolerancia ocurrió en el municipio de Bello, en Antioquia, Colombia.

El menor agresor portaba un arma blanca en su bolsillo, con la que atacó a su compañero en la espalda. La víctima logró llegar por su propio pie hasta su hogar, pero minutos después se desmayó por la pérdida de sangre.

Aunque sus familiares lo trasladaron a un hospital, el niño no logró sobrevivir y el atacante tuvo que ser aprehendido por las autoridades municipales.

MATÓ A SU HIJO POR OREJÓN

En abril del año pasado, una mujer en Turquía mató a su hijo de 10 años porque "tenía las orejas demasiado grandes".

Nuray Sacan dijo que estranguló a su vástago "porque sus enormes orejas estaban arruinando su vida".

Publicidad

Aunque el menor ya había recibido una intervención quirúrgica para mejorar el aspecto de sus orejas en el hospital Gazi de Ankara, la madre no quedó satisfecha con los resultados y de inmediato se lo hizo saber a los cirujanos.

Sacan llevó a su hijo al baño y lo asfixió con su propia bufanda. Después fue sorprendida cuando huía del nosocomio e impactó su auto con otro vehículo.


Relacionado: La peor manera de morir según la ciencia


Al confesar el crimen a las autoridades, la madre expresó que su hijo era acosado y sufría de bullying en la escuela por el tamaño de sus orejas y que con la cirugía sus orejas se habían vuelto más grandes.

Mientras tanto, los médicos aseguraron que la operación salió bien y que sólo era cuestión de tiempo para apreciar los resultados que tardarían unos cuantos días en notarse.

JOVEN MATÓ A SU MADRE PORQUE LO REGAÑÓ

Un joven alcoholizado, de 17 años y cuyo nombre no fue revelado, apuñaló a su madre de 63 años, hasta matarla, en la colonia Roma de la Ciudad de México.

Los hechos ocurrieron el 2 de junio de 2014, cuando el joven discutió con su madre por haber llegado tarde a casa.

Aunque los vecinos dieron aviso a las autoridades por los gritos que se escuchaban en el departamento, llegaron demasiado tarde y no pudieron salvar a Guillermina Casillas Fortes, la cual fue tasajeada en más de 20 ocasiones, con dos armas punzocortantes.

El hijo estaba tan ebrio que tuvieron que pasar varias horas para que se recuperara y fuera puesto a disposición del Ministerio Publico de la delegación Cuauhtémoc, donde se le inició una averiguación previa por el delito de homicidio doloso en grado de parentesco.

Publicidad

PSICÓLOGA ASESINÓ A SU MADRE

La psicóloga, Venus María Valdez Ponce, de 23 años, se sentía incomprendida por su madre, Aurora Valdez del Ángel. La tuvo que matar porque "no entendía que ya era grande y tenía que ser libre". Sin el menor remordimiento aseguró que "si volviera a nacer, la volvería a matar".

Este crimen atroz ocurrió el 13 diciembre de 2013, cuando la psicóloga durmió a su progenitora, usó un inmovilizador electrónico para torturarla, intentó asfixiarla con una almohada y la apuñaló 32 veces.

Venus y su cómplice, Miriam Concepción Corona Rojas, colocaron el cadáver en la cajuela de la camioneta de la occisa y la abandonaron en una colonia de Tepic.

Dos días después su copartícipe no pudo con el cargo de conciencia y denunció a las autoridades la ubicación del cuerpo de Doña Aurora, empleada de la Fiscalía general del estado de Nayarit.

Un día después del crimen, las detenidas rentaron un departamento para ocultar la evidencia, entre ellas un cuchillo, una almohada y vestimentas de la madre.

HERMANOS MATARON A NIÑO PORQUE NO QUISO TOMAR ALCOHOL

En Urique, municipio de la Sierra de Chihuahua, dos sujetos golpearon y ahorcaron a un niño de 11 años porque no quiso beber alcohol con ellos.

El crimen de horror ocurrió el pasado 4 de marzo, cuando cuatro niños que jugaban en el monte fueron abordados por dos hombres que les ofrecieron bebidas embriagantes.

Al rechazar la propuesta, los hombres enfurecieron. Dos de los niños huyeron del lugar y corrieron a sus casas, pero dos más continuaron la disputa en la cual uno de los menores murió a causa de los golpes y estrangulamiento.

Publicidad

El otro menor que sobrevivió fue amenazado para no dar aviso a las autoridades, pero tras el hallazgo del cuerpo, los menores declararon y finalmente el par de asesinos fue capturado.

Los hermanos agresores, Marcelino y Ramón Minero Corrales de 21 y 26 años, tenían en su poder costales con mariguana al ser capturados.

MATÓ A SU ESPOSA PORQUE NO DEJABA DE FUMAR

Durante 11 años, Noé Ramírez Robles, de 56 años, les hizo creer a todos que su esposa, Eva María Guerrero Cruz, se había fugado con otro hombre. En realidad, la asesinó y la enterró en un taller mecánico de Nuevo León "porque fumaba y trabajaba".

Así lo confesó en junio de 2014. Cuando los nuevos renteros limpiaban el inmueble, en el municipio de García, descubrieron los restos de la víctima, además de una bolsa, vestimenta femenina y artículos de maquillaje.

Al ser ubicado por los agentes ministeriales, el feminicida confesó que mató de un golpe en la cabeza a la madre de sus tres hijos.

Fue tan descarado que, por años continuó conviviendo con sus suegros, a quienes les hizo creer que estaba buscando a su mujer en diferentes estados de la República.

ASESINÓ A EMPLEADO DE LA CFE PORQUE LE IBA A CORTAR LA LUZ

Daniel López López mató a un empleado de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Cuapiaxtla, Tlaxcala "porque le querían cortar la luz".

El pasado 3 de marzo, el trabajador Efrén Rojas Morales, de 39 años, llegó al domicilio de su asesino y éste le intentó sobornar para que no suspendiera el suministro de electricidad.

Publicidad

Al no acceder, López se molestó, disparó al aire con una escopeta y después mató al empleado de la CFE. Horas más tarde, el cadáver fue encontrado en el interior de una unidad de la empresa para la que trabajaba.

Dos días después, el homicida fue capturado en un operativo en la salida norte de la carretera de Nuevo Casas Grandes, Chihuahua cuando viajaba a bordo de un autobús de pasajeros proveniente de Tlaxcala.

Tanto su rostro como el momento del ataque fueron difundidos en redes sociales.

MATÓ A SU MADRE POR VACIARLE LAS CERVEZAS

César Guadalupe Ramírez Holguín, de 18 años, mató a su madre el pasado 15 de febrero porque tomó unas latas de cerveza y las vació al resumidero.

Después de propinarle un golpe letal en el estómago que le fracturó las costillas, César salió de su casa, ubicada en la ciudad de Chihuahua, para seguir tomando con sus amigos.


Relacionado: Los huipas, los míticos asesinos seriales de Sonora


Cuando regresó de la fiesta, encontró a su progenitora, Hortensia Holguín Muro, de 48 años, sin vida en la cama.

El detenido señaló que enfrenta problemas de alcoholismo y aventó a su madre contra el lavabo. Ahora será puesto a disposición de un tribunal como presunto responsable del homicidio contra su madre.

HOMBRE CASADO MATÓ A SU AMANTE PORQUE ESTABA EMBARAZADA

El pasado 18 de febrero, Samaí Alejandra Márquez Salgado, de 25 años, fue reportada ante las autoridades poblanas como desaparecida, pero resultó que su novio la había asesinado porque estaba embarazada y él estaba casado.

La Fiscalía de Puebla informó que a través de mensajes de whatsapp, Rafael Portillo Abundís, pareja de Samaí, acordó con un amigo pagar 5 mil pesos para que asesinaran a su novia con dos meses de embarazo.

Publicidad

El homicida quería terminar con su problema, que era Samaí y su futuro hijo, ya que afectaría en su matrimonio.

Portillo Abundís pidió a sus cómplices que secuestraran a su novia el 17 de febrero, justo el día en que el celebraba su cumpleaños al lado de su familia para tener la coartada "perfecta".

Sin embargo, las autoridades descubrieron que el hombre desapareció dos horas de su festejo familiar para encontrarse con su amante.

Finalmente el cadáver de la joven fue localizado con un disparo en la cabeza, cerca a la presa Valsequillo.

LE DISPARÓ A SU VECINO PORQUE NO LE BAJABA A LA MÚSICA

A 45 años fue sentenciado Basilio Amado Lagunas, un albañil de 52 años, que asesinó a su vecino con una escopeta por negarse a bajar el volumen de la música que escuchaba.

Basilio se encontraba alcoholizado cuando ocurrieron los hechos el 14 de septiembre de 2014 en la comunidad de "El Coco" de Puente de Ixtla, en el estado de Morelos.

Después de matar a Salvador, de 63 años, el responsable se dio a la fuga y se resguardaba en el poblado de Amacuzac, donde finalmente fue detenido por las autoridades.

Además de los años que deberá pasar en prisión, Basilio obtuvo una multa de 10 mil 500 días de salario minino y la obligación a la reparación del daño a la familia del fallecido.