Si algún lugar debería sentir turismofobia, ese es Tenerife
Esculturas de turistas disfrutando en una fuente
turismo

Si algún lugar debería sentir turismofobia, ese es Tenerife

Las Islas Canarias es una de las comunidades autónomas que más ha sufrido por culpa del turismo.
21.9.17

Ahora está de moda la palabra "turismofobia" porque la padecen grandes ciudades como Barcelona y Madrid y todo se ve tan comprensible. Yo soy del sur de Tenerife y he padecido turismofobia toda la vida.

Hoy en día criticar el turismo masivo es algo que está bien visto, pero en las Canarias, hasta no hace mucho, estar en contra del turismo te convertía en una canaria cerrada y bruta, mal vista por muchos otros canarios, al no aceptar los cambios y la internacionalidad.

Publicidad

Eso pasa (o pasaba) porque todo lo bueno que sucede en el sur de la isla está vinculado de una manera u otra al turismo. Si ponen un parque al lado de tu casa es porque hay un señor (extranjero) que ha invertido un dinero importante para la construcción de un hotel. Lo mismo ocurre si hacen un auditorio. Estamos condenados a lidiar, incluso, con el lado más salvaje del turismo.

Si vives en una zona de interés turístico tienes la suerte de que te asfalten la calle con bastante regularidad, acceso a parques y paseos bonitos, pero si vives en una zona por donde no transitan turistas ríndete al abandono absoluto

Por otro lado, cada vez hay menos sitios a donde ir. Prohíben acampar en lugares donde toda la vida se ha acampado con la excusa de que los canarios son unos guarros que dejan la basura por doquier en lugar de habilitar esos sitios como zonas de camping para que las personas que no quieran pagar un hotel puedan disfrutar de una actividad (al lado del mar) que han estado desarrollando durante toda la vida. Un ejemplo de ello es la construcción del hotel "Palacio de Isora" en el pueblo costero de Alcalá (municipio de Guía de Isora). Cerraron el acceso a las personas que solían acampar (canarios en su mayoría) y construyeron un paseo inútil para cuatro guiris.

La construcción de un hotel no sólo implica un destrozo medioambiental, también arrasan con la diversidad. Si alrededor hay una comuna hippie la policía se encarga de destrozar sus viviendas hechas a mano hasta hacerla desaparecer. Así los guiris podrán disfrutar de unas vistas exentas de indeseables que las puedan entorpecer. Las playas nudistas se ven afectadas por el mismo fenómeno, cada vez están más pobladas de gente que no se desnuda debido, en parte, a la presencia de turistas.

Venir en masa a tostarse a Tenerife u otros lugares es parte del vivir y del ser explotados en masa en sus lugares de origen

Generalmente, los turistas no suelen ser personas abiertas al intercambio de culturas. Venir en masa a tostarse a Tenerife u otros lugares es parte del vivir y del ser explotados en masa en sus lugares de origen.

Venir a encerrarse en ciudades que son como paneles de abeja de ladrillo y cemento es la prueba de que viven este viaje como un apéndice de sus vidas en sus paneles de abeja de ladrillo y cemento de origen. El sistema que les explota gana dos veces: primero en sus trabajos y después cuando les vende sus vacaciones.

Paseo en la zona abandonada de Ten-Bel

El doble rasero de los políticos

Ir a un ayuntamiento a entrevistarte con alguien que se dedique a llevar a cabo estas políticas es como meterte un chute de la enfermedad por vía intravenosa. Aún así, entrevisto a José Miguel Mesa, concejal del Área de Turismo y Desarrollo del Ayuntamiento de Guía de Isora.

"Los inversores tienen el deber de regenerar el espacio que tienen al lado no sólo para el turista sino para rellenarla de parques infantiles, zonas verdes y acceso al mar". Es decir, si vives en una zona de interés turístico tienes la suerte de que te asfalten la calle con bastante regularidad, acceso a parques y paseos bonitos para que puedas disfrutar de unas maravillosas puesta de sol, pero si vives en una zona por donde no transitan turistas ríndete al abandono absoluto de las calles, aceras sin terminar de construir durante años, cortes regulares de luz, etc. Aquí queda bastante claro (según el deterioro de las calles) las zonas por las que pasa el turismo y las zonas por las que no.

Al ser los hoteles quienes se encargar de regenerar los espacios públicos, automáticamente éstos espacios públicos pasan a disposición de lo privado

El problema que nos embarga no es el turista, es una compleja estructura de intereses. El modelo de desarrollo del turismo está tan estrechamente ligado al de obras públicas que prácticamente son lo mismo.

Al ser los hoteles quienes se encargar de regenerar los espacios públicos, automáticamente éstos espacios públicos pasan a disposición de lo privado. Son empresas privadas las que contratan la mano de obra de trabajadores que deberían de estar contratados directamente desde el ayuntamiento al dedicarse a desarrollar trabajos de orden público.

Pistas de tenis en la zona fantasma de Ten-Bel

Un ejemplo claro de ello es el sector del socorrismo en la playa de la "Jaquita" (Guía de Isora), tomada por el hotel "Palacio de Isora". Este sector trabaja para una subcontrata ("LOSSSCHLAGEN S.L") que a la vez está contratada por el dueño del hotel.

Según un post dirigido al ayuntamiento, estos trabajadores se quejan de la explotación por parte del director de seguridad del hotel, "nos obligan a hacer trabajos que no nos corresponden mientras la playa queda con un nivel de vigilancia reducida". Al no formar parte directa de las competencias del ayuntamiento, dicha institución se lava las manos respecto a los problemas que puedan surgir en este ámbito.

Esta es la imagen de una forma encubierta de compra y venta de una playa. El hotel toma el control absoluto de esa zona y son sus vigilantes quienes hacen de perros guardianes

Para ver lo que sucedía con mis propios ojos quise rodearme del ambiente. Una gran mole se alzaba entre unos parajes cariñosamente cuidados, piscinas naturales, accesos increíbles al mar, jardines, etc. Al llegar a la torreta de salvamento marítimo me cuentan que han despedido al chico que se atrevió a escribir el post en el Facebook del ayuntamiento.

Por lo visto, como los trabajadores que hablan son los que tienen clara la fecha en la que se les acaba el trabajo me llevan junto a Carlos*, que se fue de la empresa el día once de ese mes.

Publicidad

"Aquí la gente no suele durar demasiado, cobramos la hora extra a tres euros en negro porque no es legal pagar tan poco. No se puede demostrar porque no hay nada que lo corrobore, no nos dan tíquet o algún tipo de documento que lo refleje, nos pagan y punto".

"Aquí la gente no suele durar demasiado, cobramos a tres euros la hora extra en negro porque no es legal pagar tan poco" — Carlos

Carlos me comentó que antes de irse a casa tenían que recoger todas las hamacas del hotel. Mientras estaban al frente de estas tareas bajaba un vigilante, se cambiaba la camisa por una igual a la de ellos y se subía a la torreta. Cuando las personas del ayuntamiento visitaban la playa para hacer un seguimiento el jefe de seguridad del hotel los obligaba a regresar a sus puestos. Esta es la imagen de una forma encubierta de compra y venta de una playa. El hotel toma el control absoluto de esa zona y son sus vigilantes quienes hacen de perros guardianes.

Antes, aquella era una zona salvaje donde se podía practicar nudismo. La última vez que estuve por esas inmediaciones tuve un problema porque el vigilante del hotel vino a decirme que me vistiera porque un turista se lo había pedido. No es legal que el vigilante de un hotel se dirija a ti para prohibirte una actividad de ese tipo, ellos carecen de esa legitimidad y por lo tanto sus multas (si las hubiera) carecen de efectos.

Esto es sólo para poner un ejemplo personal de lo incómodo que se vuelve (en ciertas ocasiones) lidiar con este tipo de políticas "no reguladas", y que están a la orden del día en el sur de la isla de Tenerife.

Edificio de la administración de Ten-Bel

El vertedero

El vertedero principal de la isla se encuentra en La playa de las Américas. Este desolado lugar donde no queda absolutamente nada del pasado entra dentro de las competencias de los municipios de Arona y Adeje. Para hablar de ello me puse en contacto con Lucas*, activista desde que se creó la "Plataforma Anticorrupción de Arona" y que dio pié (más tarde) a la creación del grupo político, "Sí se puede".

Lucas, cuyos compañeros (hoy en día) ejercen cargos políticos importantes, incluso en el Cabildo de Tenerife, decidió mantenerse al margen actuando sólo desde la concienciación.

Publicidad

"Pienso que es más eficaz crear pequeños grupos de autogestión e ir concienciando a la gente poco a poco". Y me pone al día de cuál fue el pasado del municipio de Arona.

Hace tan sólo unos meses salía en una página web del Gobierno de Canarias una promoción para que empresarios extranjeros invirtieran en las islas y donde se ponía como incentivo los bajos precios, la fiscalidad y la mano de obra barata

"Arona ha sido durante muchos años uno de los municipios más corruptos de España. Actualmente es uno de los municipios más ricos de España con la consecuencia de que su población tiene uno de los mayores índices de pobreza y de renta per cápita más bajas de toda España".

Sus palabras me recordaron a que hace tan sólo unos meses salía en una página web del Gobierno de Canarias una promoción para que empresarios extranjeros invirtieran en las islas y donde se ponía como incentivo los bajos precios, la fiscalidad y la mano de obra barata. Tuvieron que borrarlo de la web tras la indignación en la prensa y en las redes sociales.

"La corrupción en el municipio de Adeje es de guante blanco. Utiliza las mismas políticas que las del Gobierno de Canarias. Atrae toda clase de inversores con el incentivo de los bajos sueldos de la población canaria. Hoteles de cinco estrellas llenos de trabajadores con salario precario. Su modelo de desarrollo es la explotación de todos los recursos al máximo sin reparar en el daño medioambiental, paisajístico, ni en las personas que lo habitan". Las consecuencias psicológicas que se producen con este impacto son "sentimientos de pérdida de la identidad e integración con el territorio. Hastío, Preocupación, etc".

"Me han desinflado gomas del coche, roto lunas y algunas cosas más por dar la cara por gente que no se mueve del sillón" — Lucas

Lucas ha aprendido a sobrevivir a la explotación. "Antes me explotaban, ahora trabajo en un restaurante con amigos y sólo trabajo cuatro horas, el resto del día lo dedico a cosas que me interesan, por ejemplo, al diseño gráfico". Me comenta que no quiere hacer público su nombre real. "Me han desinflado gomas del coche, roto lunas y algunas cosas más por dar la cara por gente que no se mueve del sillón".

Después de hablar con personas relacionadas directa e indirectamente con la política me dispuse a entrevistar a gente local para tener una información general. Hablo con Helena* sobre cómo viven los trabajadores que tienen que soportar este tipo de mercado laboral.

Carmen dejó el trabajo recientemente después de caerse por unas escaleras, fracturarse la cadera y quedarse jubilada de por vida a los 38 años

Helena trabaja de platera (es decir fregando platos) en el Hotel Abama en Guía de Isora. Me comenta que es demasiado trabajo para lo que cobra, le pagan mil euros y tiene una hija. Fue bastante escueta pero directa. Le pregunté por lo que sentía al respecto y me respondió con una sola palabra: "maltrato".

El trabajo de las camareras de piso es el ejemplo más atroz y el que más repercusión ha tenido a nivel mediático. Carmen* dejó el trabajo recientemente después de caerse por unas escaleras, fracturarse la cadera y quedarse jubilada de por vida a los 38 años.

Publicidad

"No puedes parar, no puedes descansar, mucho trabajo. Hay días que no puedes ni comer. Las jefas (gobernantas) están presionadas, te mandan a trabajar. Los grandes no quieren contratar a más gente explotando al máximo a las que están". Carmen cobraba mil euros y al igual que Helena piensa que era demasiado trabajo para lo que cobraba. "Los jefes sólo se preocupan de supervisar unas habitaciones que tienen que quedar impecables, la mitad de la plantilla suele estar de baja".

El de Mónica*, es el caso más surrealista que me han contado. Su historia parece de ficción pero no lo es. Mónica, es una de esas tantas mujeres que trabajaban dentro y fuera del hogar. Camarera de piso. La última vez que la vi me comentó que le habría gustado mucho que su hijo se interesara más por los estudios pero que no tenía tiempo para ocuparse de ello.

Ten-Bel hoy en día

El lado oscuro del turismo, "Ten-bel": El pueblo fantasma

Adentrarse en las instalaciones de la urbanización de Ten-Bel es echar atrás en tus recuerdos y verte de niña jugando al golf entre el césped, la vegetación y la sonrisa de los tuyos un precioso día de domingo. Lo que todos recuerdan como un edén en medio de la nada hoy en día es hábitat para ratas, palomas, y foco de infección para las personas que viven alrededor. Lo peor de todo es que nada se puede hacer al respecto.

Ten-bel es uno de los ejemplos más devastadores de la privatización en Canarias. Según los entrevistados, pertenecía a un señor belga que murió hace más de veinte años dejándola totalmente a la deriva.

Ten-bel, representa el futuro que le esperaría a Canarias si dejasen de venir turistas

Es más que un vertedero, es un cataclismo que encierra la decepción de un viejo amor conocido, un recuerdo funesto para las personas que un día creyeron en el turismo y las buenas bonanzas.

Ten-bel, representa el futuro que le esperaría a Canarias si dejasen de venir turistas. Verdaderos pueblo enteros alejados, no sólo de la identidad sino de las competencias de los ayuntamientos, pues al ser territorios privados, éstos no están en su derecho de mover un solo dedo para tomar medidas al respecto quedando durante décadas en el limbo de una época atravesada por los tiempos de la corrupción y la mala gestión. Da muchísimo asco, vergüenza, pero sobre todo, mucha tristeza.

Publicidad

***

No me da vergüenza admitir que padezco de turismofobia. El turismo me satura. Si voy a un bar y sólo veo guiris, no entro. Evito los lugares de mayor afluencia, nunca paso por ellos, es como si no existieran. La turismofobia son los síntomas que se manifiestan ante una enfermedad que proviene del desprecio.

Bajo el lema del "come y calla" se nos ha señalado y despreciado por intentar convencer a los directores de los hoteles y a los gobiernos para que no pongan un sólo dique más en nuestras playas

Aquí seguimos, somos los que hemos surfeado las mejores olas de estas costas, los que hemos visto como se construye la mentira y como la verdad del cemento arrasa con nuestros sueños.

Como bajo el lema del "come y calla" se nos ha señalado y despreciado por intentar convencer a los directores de los hoteles y a los gobiernos para que no pongan un sólo dique más en nuestras playas.

Pero la maquinaria es imparable, no sé cuánto tiempo nos queda. No nos engañemos, Pedro Lezcano en su poema, "La maleta", lo decía: "Llegarán de fuera técnicos de alambrar los horizontes, de encadenar la arena, de hacer nidos de muerte en nuestras fincas, de emponzoñar el aire y la marea, de cambiar nuestros timples por tambores, las isas por arengas, las palabras de amor por ultimátum, y por tumbas las acequias".

*Se han cambiado los nombres para proteger la identidad de los entrevistas.