Identidad

Dejé que completos desconocidos me preguntaran cualquier cosa sobre mi vida sexual

Recientemente dejé que los lectores me enviaran de forma anónima sus candentes preguntas en torno a mi vida sexual o al sexo en general a través de Sarahah. Aquí están mis respuestas a las preguntas más gramaticalmente correctas y menos abusivas que recib
EC
traducido por Eva Cañada

Sex Machina no es una columna sobre sexo en el sentido tradicional, porque no tengo tanto sexo como probablemente piensas (hablo contigo, que comentaste hace poco "pequeña putita ;/" en una de mis fotos de Instagram). Estoy demasiado aletargada para saber por qué hay una cuchara en la funda de mi almohada, así que imagínate como para buscar a alguien que me interese lo suficiente como para dejar que me penetre. Y en los casos en los que me siento con suficiente energía para ponerme al tema, el sexo no es precisamente lo que llamaríamos "genial". Tampoco es una columna de consejos, porque creo que una persona que pensaba que la palabra "vagina" se escribía "bagina" hasta los ocho años no debería estar cualificada para ofrecer consejos sobre sexo.

Publicidad

Sin embargo, habiendo escrito más artículos sobre sexo que avemarías ha rezado mi abuela por mí, se mucho ―quizá demasiado― sobre los hábitos sexuales de la gente, sus molestias, sus deseos y sus fracasos. Y también he cosechado bastante sabiduría a partir del consejo de sexólogos y terapeutas sexuales, estrellas del cine porno y los hombres italoamericanos que me envían mensajes directos en Instagram. Por ese motivo me siento ahora empujada a gritar mis conocimientos a los cuatro vientos desde los tejados y las azoteas, lo cual, cuando menos, puede ayudarme a aliviar la carga personal que supone llevar tantas historias sobre pollas encima de los hombros. Así pues, por primera y última vez, dejé que los lectores me enviaran de forma anónima sus candentes preguntas acerca de mi vida sexual o de la práctica en general empleando el sitio web Sarahah. Respondí a 18 de las preguntas más gramaticalmente correctas y menos abusivas que recibí, en la medida en que mis conocimientos y mi experiencia me lo permitieron.

1. ¿En qué piensan las mujeres realmente cuando chupan una polla?
En lo aburrido que es hacerlo.

2. ¿Hasta qué punto es extraño que te ponga la emoción de que te pillen teniendo sexo en público pero no te ponga el hecho de que realmente te pillen?
Esta fantasía es muy común y sí, muchas personas comparten tu estremecimiento y tu temor a ser arrestado.

3. Si le comes el coño a una chica en la primera cita, ¿deberías preguntar antes de comerle el culo o simplemente lanzarte a ello?
Pregúntale. Pregúntale siempre. Pre-gún-ta-le. Siem-pre.

Publicidad

4. ¿Qué opináis la mayoría de las mujeres con respecto a los hombres que tienen un fetiche con los pies?
A la mayoría de mujeres que conozco no les importa ceder a la fantasía podal de algún compañero ocasional, pero aún no he conocido a ninguna mujer que lo busque o que se sienta estimulada pajeando a un hombre con los dedos de los pies. Sin embargo, una cosa que sé con certeza es que todo en este mundo es posible y que seguro que ha sucedido miles de veces.

5. ¿Con qué frecuencia te masturbas?
Varias veces a la semana. El número exacto varía dependiendo de lo deprimida que me sienta o de si he perdido el cargador de mi vibrador.

6. ¿Cuál es la cosa más sucia que has hecho, con todo detalle?
Una vez me comí un regaliz suelto que encontré en el asiento trasero de un Uber y ni siquiera me di cuenta hasta que alguien me lo señaló.

7. Si vas a hacerlo por primera vez, ¿hasta qué punto es más difícil colocarse arriba? Suena como si en cierto modo se esperara que supieras lo que haces si te subes ahí arriba.
A mí me gusta ponerme arriba porque puedo controlar el ritmo y el ángulo. Sin embargo, no puedo confirmar ni desmentir que "sepa lo que estoy haciendo ahí arriba". Por lo que yo sé, no tengo movimientos secretos que vuelvan loca a mi pareja, pero tengo movimientos no tan secretos que me llevan a mí al orgasmo, lo cual, a fin de cuentas, es el motivo por el que hago lo que hago. Sin embargo, respondiendo a la primera parte de tu pregunta: sí, ponerte encima supone un reto, independientemente de si es tu primera vez con una pareja o no. Mantenerte erguida y trabajar en contra de la ley de la gravedad ―en lugar de estar cómodamente tumbada en la cama como harías para ver vídeos virales de chinos haciendo algodones de azúcar imposibles o recreando en tu mente rupturas con anteriores novios― acaba pasando factura a las personas más sedentarias.

Publicidad

8. Un episodio reciente de Insecure exploraba los sentimientos de vergüenza/pudor/traición que experimentó Issa cuando su pareja inesperadamente se corrió en su cara. ¿Algún comentario acerca del estigma de las corridas sobre la cara o el cuerpo? ¿Cómo habrías/has reaccionado ante tal solicitud o sorpresa?
¿Comentarios? ¡Siempre tengo comentarios! Todavía estoy dolida con el hombre croata que se corrió sobre mi cara sin preguntarme y después se comió dos (!) platos de delicioso estofado de ternera antes de llevarme de vuelta a casa en su coche. Pregúntame siempre, ¡soy muy indulgente! Hay todo tipo de lugares mutuamente acordados donde permito las corridas, pero solo si me preguntas antes. Esto es una animadocracia. Todo el mundo debe trabajar unido.

9. Estoy loco por ti.
Tengo la sensación de que mi propuesta en internet era demasiado directa.

10. ¿Qué pasa con el beso negro?
¿Qué pasa con él? ¿Que si me gusta? No. ¿Que si le gusta a la gente? Seh.

11. ¿Debemos creernos la sospecha popular de que los hombres a quienes les gusta que les metas un dedo en el culo podrían tener tendencias homosexuales, o es igualmente agradable para hombres de diferentes sexualidades? (Preguntado por una mujer heterosexual que sentía genuina curiosidad).
Aunque la mayoría de los hombres con los que he estado han expresado cero interés en que interactuara con sus culos ―hasta el punto de que si mi mano se aproximaba lo más mínimo a la zona decían "¡eh, eh, eh!"―, muchos hombres de todas las tendencias sexuales disfrutan con un dedo en el culo. El excelente artículo de 2016, "Let's Be Honest, Straight Guys: We All Like Butt Stuff" (Seamos sinceros, tíos hetero: a todos nos gusta que jueguen con nuestro culo) ahonda en este deseo ―y en la vergüenza que lo rodea― con bastante precisión. Al fin y al cabo, la estimulación de la próstata generalmente resulta agradable. Aquí os dejo una cita de uno de los hombres hetero anónimos mencionados en el artículo: "Jugar con el agujero del culo mola bastante, sobre todo porque es una sensación agradable y, ¿a quién no le gusta experimentar sensaciones agradables? Hay gente por ahí que piensa que deslizar el pulgar dentro de un culo bien lubricado es solo para gais y quizá lo sea. Gay en inglés significa feliz, ¿no? Porque así es exactamente como me siento cuando alguien le mete caña o acaricia lentamente las paredes internas de mi recto".

Publicidad

12. ¿Cómo supiste qué era la masturbación y cuándo empezaste a practicarla?
Rara vez los padres o educadores sexuales sientan a las niñas y les dicen, "Eh, esto es la masturbación. Es muy agradable y nada extraño". Muchas niñas ni siquiera saben lo que es la masturbación las primeras veces que se masturban. Simplemente se frotan contra una silla sin notar para nada la incomodidad de los invitados de sus padres, de sus familiares o de sus compañeros de clase. Solo descubren más tarde que se estaban masturbando y que quizá no deberían hacerlo en público.

Yo tuve mucha suerte y crecí en un hogar plagado ―absolutamente plagado― de la obra de la Dra. Ruth, así que sabía lo que estaba pasando.

13. ¿Has probado alguna vez el sexo anal? ¿Qué opinas del sexo anal?
Para mí, el sexo anal fue insoportable, pero si estuviera con alguien de confianza que quisiera volver a probarlo, estaría abierta a esa posibilidad. Este tapón anal estuvo bien.

14. ¿Cómo abordas lo que podría denominarse "puntos esotéricos de excitación" con una nueva pareja? No hablo de trucos de magia rollo "mira dónde he encontrado escondida esta moneda", sino al razonamiento en sí.
Con compasión y honestidad.

15. Hola. Quería preguntarte si alguna vez has estado con un nigeriano. Si la respuesta es no, yo vivo en Londres y me encantaría invitarte a tomar un café.
¡Pues no, nunca! Tampoco tengo planeado viajar a Londres en un futuro cercano, pero cuídate mucho.

Publicidad

16. ¿La cosa más extraña con la que te has masturbado?
Me resisto a llamar "extraño" a esto, pero hay un cartel de tamaño natural de Drake en mi habitación que… sin duda ha desempeñado cierto papel.

17. ¿El mejor orgasmo que has tenido jamás?
A principios de este año me vi entrelazada en una extraña pero finalmente mágica configuración con un hombre con el que me estaba viendo. Mientras estaba dentro de mí, frotó mi clítoris con su dedo y funcionó de maravilla.

18. Acabo de leer tu artículo "What Happened When I Tried to Get Laid on LinkedIn" (Qué sucedió cuando traté de follar usando LinkedIn) en el sitio web de VICE. Me ha fascinado el contenido. Con una sonrisa en los labios pensaba, ¿por qué buscaría nadie sexo en una plataforma como LinkedIn? Pero en realidad lo que me pregunto es si tú, como columnista sobre sexo, no te sientes nunca avergonzada de ti misma.
Uy, qué va.

Las preguntas han sido editadas y condensadas por motivos de claridad.


Sex Machina es una columna muy personal que explora la intersección entre el sexo, el romance y la tecnología.