Link Wray vía Quentin Tarantino

Link Wray vía Quentin Tarantino

Tarantino es responsable de que el padre del "power chord" fuera conocido y apreciado por una nueva generación de melómanos.
4.10.17

La primer película que vi de Quentin Tarantino fue Reservoir Dogs y debió haber sido en 1993 pues la vi en formato VHS y acompañado por mis padres. Recuerdo que la violencia y sangre de la película me impactaron y también sabía que lo que acababa de presenciar había sido algo importante para mi educación sentimental: sí, policías, ladrones, sangre a chorros, ironía, pero también y sobre todo, rolas que hasta ese momento eran desconocidas para mí pero que se convirtieron en favoritas desde ese instante.

Publicidad

A la fecha sigo escuchando frecuentemente "Little Green Bag" del George Baker Selection, que es una combinación de soul sureño y rock con orientación psicodélica. Otra de mis favoritas de ese soundtrack es el clásico "Hooked On a Feeling" en la versión que interpretan los suecos Blue Swede. La rola original de BJ Thomas fue una canción muy popular, pero la versión del soundtrack combina soul, country y unos coros que repiten Uga chaka uga uga, en una clara referencia a los 'gritos de guerra' que hacían en las caricaturas los indígenas americanos. Claro que estos retratos racistas impactaron en la percepción de muchos chicos como yo, pero eso es harina de otro costal.

En ese mismo soundtrack aparece Joe Tex interpretando una de sus canciones más exitosas "I Gotcha", en donde Joe hace su mejor personificación de James Brown: un funk potente que acompaña la golpiza que recibe el poli una vez que lo sacan de la cajuela. Finalmente, y todos recordamos esta escena, Mr Blonde, interpretado por Michael Madsen, tortura al poli al ritmo de "Stuck in the Middle With You" de los Stealers Wheel, que el locutor de la K-Billy Supersounds of the 70s describe con su profunda voz de barítono como una rola 'dylanesca pop de estilo goma de mascar'.

Un año después se estrenó Pulp Fiction, que encumbró a Tarantino como uno de los cuenta historias más populares de su generación: la profundidad de sus personajes, su forma de narrar historias paralelas, la violencia explícita y el uso y abuso de la palabra con 'N' (esto no puede ser pasado por alto pues apenas unos meses antes, Los Ángeles había sido la sede de una de las batallas raciales más encarnizadas del siglo pasado), lo convirtieron en el amo de la cultura pop.

Link Wray en los años 50.

Aunado a lo anterior, Tarantino se convirtió en el descubridor de un género musical y una estética: a la fecha todavía escucho gente que describe rolas o lugares como 'onda Tarantino', 'tal o cual bar es como de Tarantino'. Los soundtracks de sus películas se han reeditado múltiples veces e incluso se han hecho compilaciones de esos mismos soundtracks. No hay duda: una de las grandes virtudes del cine de Tarantino es el tino para seleccionar rolas que se ajustan a la perfección a las escenas de sus películas.

Lo cual está íntimamente relacionado con otra de las características esenciales de Tarantino como trend setter, y es que ha podido revivir carreras de actores que yacían sepultadas debajo de pésimas películas y el ostracismo cinematográfico. Tal es el caso de John Travolta, Pam Grier, Kurt Russell y Don Johnson, por mencionar algunos casos. Pues bueno, lo mismo ha pasado con su selección musical: Antes de Pulp Fiction mucha gente recordaba a Kool & The Gang por sus clásicos de la época disco y no por su funk duro, el tema "Strawberry Letter 23" original de Shuggie Otis, interpretado por los Brothers Johnson, fue introducido a nuevas generaciones y "You Never Can Tell" de Chuck Berry se ha convertido en la rola más bailada al estilo de la 'bati-danza', solo después de la misma 'bati-danza'.

Otro gran ejemplo es el caso del guitarrista Link Wray, que aparece en el soundtrack de Pulp Fiction con su tema instrumental "Rumble". La canción se escucha en la peli justo en la escena inmediatamente anterior a la que está arriba, cuando Mia pide la famosa "malteada de cinco dólares" y hablan de los silencios y cuando son o no incómodos. Qué delicia.

Wray, hijo de padres miembros de la comunidad Indígena Norteamericana Shawnee, es considerado como uno de los guitarristas más influyentes del siglo pasado. Durante su carrera, Wray interpretó algunas canciones con nombres alusivos a los pobladores originales de Norteamérica, como es el caso de "Comanche". De hecho, Wray interpretó el clásico "Apache" que eventualmente formaría parte de la información genética del hip hop en la famosa versión de la Incredible Bongo Band, pero también tiene temas de inspiración mexa en su repertorio, como "Tijuana" o "Pancho Villa".

Foto: Eric Frommer, vía Wikimedia Commons

Con una vida personal tumultuosa aderezada por tres divorcios y una relocación a Dinamarca, Wray personificó al forajido del rock and roll. Cuando Wray editó su disco homónimo en 1971 declaró que 'no le importaban las ventas' y que 'le importaba poco si a la gente le gustaba' sentenciando con 'a mí me gusta como quedó'. Link Wray es un álbum que se erige como un clásico de la Americana y es una encrucijada entre blues, country y gospel.

El álbum es considerado como uno de los discos más influyentes en la carrera de Wray y estoy seguro que músicos como Cristóbal Colón, digo, Jack White, Captain Beefheart y el mismo Lou Reed, abrevaron de él. Sugiero escuchen "Juke Box Mama", "Ice People" y "Good out West", para que se den cuenta de lo que estoy hablando en relación a las influencias citadas.

A Wray se le atribuye la 'invención' del 'power chord' que se convertirá en la espina dorsal de géneros como el punk y el rock pesado. Y durante años músicos como Jimmy Page y Pete Townshend se han peleado por demostrar quién es más fan de Wray. Algo así como cuando ahora postean todas esas referencias a Bowie para demostrarnos que son muy fans.

En Revancha hay copias de la reedición que hizo Light in The Attic del Link Wray del guitarrista de los acordes crujientes del mismo nombre.

FB: GranRevancha / Twitter: @revancha_df / Instagram: revancha_df.