FYI.

This story is over 5 years old.

En imágenes: huir de la ola de calor mortal en Pakistán

La temperatura llega a los 44 grados durante el ramadán, el mes sagrado de los musulmanes en el que no se puede beber ni comer entre la salida y la puesta del sol.
29.6.15
Photo par Shahzaib Akber/EPA

Más de 1.000 personas murieron la semana pasada después de una semana de temperaturas abrasadoras — hasta 44 ° C — en el sureste de Pakistán. Karachi, una ciudad de 20 millones de personas, fue la más afectada, con un saldo de 780 muertos el 24 de junio

"La morgue está llena a reventar, se acumulan los cuerpos uno encima de otro", dijo a Al Jazeera el Dr. Jamali, un funcionario del Centro Médico Universitario de Jinnah (CCPE), el hospital público más grande de Karachi. "Hacemos todo lo que es humanamente posible aquí".

Publicidad

El Dr. Jamali dijo que el hospital ha tratado a más de 8.000 pacientes con síntomas relacionados con el calor en los últimos días. La ola de calor mortal puso de relieve la incapacidad del gobierno de Pakistán para operar los servicios sociales en medio de desastres naturales. Los cortes de electricidad y la falta de agua corriente empeoran la situación. Otras ciudades como Sukkur, Jacobabad y Larkana, se vieron afectadas. La mayoría de las víctimas de calor provienen de comunidades pobres y trabajaban como jornaleros en el exterior.

Las temperaturas descendieron el miércoles pasado y los hospitales dijeron que estaban empezando a acoger menos pacientes deshidratados. El gobierno de la provincia de Sindh decidió el pasado miércoles cerrar todas las escuelas y dar descanso a todos los funcionario para que la población pudiera evitar el calor.

Pakistán se enfrentan regularmente a temperaturas muy altas durante el verano, pero esta ola de calor se produce durante el Ramadán, el mes sagrado musulmán, durante el cual los fieles se abstienen de comer y beber desde el amanecer hasta la puesta del sol. Se pidió a los líderes religiosos que incitaran a no ayunar a todas aquellas personas con un alto riesgo de contraer un golpe de calor.

Un tigre del zoo de Karachi intenta refrescarse con un trozo de hielo. (Imagen por Shahzaib Akber/EPA)

Un joven se refresca en Peshawar. (Imagen por Bilawal Arbab/EPA)

Víctimas de la ola de calor son transferidas a una morgue de Karachi. (Imagen por Rehan Khan/EPA)

Jóvenes pakistaníes se refrescan en Peshawar. (Imagen por Bilawal Arbab/EPA)

Una mujer sufriendo altas temperaturas es trasladada a un hospital de Karachi. (Imagen por Rehan Khan/EPA)

La ola de calor ha matado a unas 800 personas. Arriba, un hombre es hospitalizado a causa del calor. (Imagen por Rehan Khan/EPA)

Un niño se refresca en Karachi. (Imagen por Rehan Khan/EPA)

Varios cervatillos se reúnen alrededor de un cubo de agua. (Imagen por Shahzaib Akber/EPA)

Víctimas de la ola de calor en el hospital de Karachi. (Imagen por Shahzaib Akber/EPA)

Una mujer llora mientras que muchas otras esperan los cuerpos de los familiares en el exterior del hospital de Karachi. (Imagen por Rehan Khan/EPA)

Una mujer es trasladada de urgencia a un hospital de Karachi. (Imagen por Shahzaib Akber/EPA)

Una asociación humanitaria pakistaní distribuye agua en Karachi. (Imagen por Rehan Khan/EPA)

Un grupo de hombres intenta refrescarse en Karachi. (Imagen por Rehan Khan/EPA)

La mortal ola de calor de India podría ser un adelanto de lo que se nos viene encima. Ver aquí.

Sigue a VICE News en Twitter : @VICENewsES