Intenté reemplazar a los hombres con juguetes sexuales que succionan el clítoris

Resultaron ser un poco dolorosos y uno hizo que me meara.

|
nov. 8 2018, 4:45am

Photos by the author

Sí, el mundo parece una montaña interminable de basura, pero entre tanto sufrimiento, todavía podemos encontrar perlas de alegría. Para mí, una de esas perlas apareció en forma de un tipo de juguete sexual del que nunca antes había oído hablar: un simulador de sexo oral para mujeres con vulva. Estos juguetes afirman utilizar la succión en una variedad de formas para simular las sensaciones que un clítoris sentiría durante el sexo oral.

He dicho que este tipo de juguetes "succionan el clítoris", pero no sé si alguno de ellos puede realmente succionar o no. No estoy totalmente segura de cómo funcionan, sus fabricantes usan muchos términos como "ondas sónicas", "tecnología de aire" y "pulsaciones". Parece que proporcionan la sensación de succionar sin hacerlo de verdad, si es que eso tiene algún sentido...

Si bien estos no son los primeros juguetes que pretenden simular el sexo oral, sí parecen ser los primeros en su tipo que se toman en serio este tipo de cosas. Es sorprendentemente difícil hacer una retrospectiva de los simuladores del cunnilingus, pero su historia parece consistir principalmente en esos vibradores con forma de lengua de juguete, que ya llevan tiempo en el mercado.


MIRA:


Nunca tuvieron el éxito que tienen estos nuevos juguetes de succión, que aparecieron por primera vez en torno a 2015. Puede que sea porque su tecnología no es buena, o porque parecen un objeto de broma, incluso si no lo son. Pongamos como ejemplo esta cosa llamada Sliquid Sqweel. Si me lo enseñaras y me dijeras que con esto voy a sentir lo mismo que con el sexo oral, pensaría que me estás vacilando.

Especialmente para las mujeres solteras, la idea de que exista un dispositivo que pueda comértelo para que no tengas que salir con otro idiota de Tinder que recalque que eso no significa que estéis en un relación cuando se asome entre tus piernas para coger aire, suena como un sueño hecho realidad. Con suerte, pensé, puede que sean mejor que el sexo oral de verdad y podría renunciar a los hombres para siempre.

Probé algunos de estos dispositivos —todos me los enviaron de forma gratuita sus fabricantes o distribuidores— para ver cuál podría replicar de manera más exacta un cunnilingus real. Estas son mis conclusiones.

Girl’s Best Friend de Sweet Vibrations

a pink sex toy

El Girl’s Best Friend (el mejor amigo de una chica) es el más asequible de la lista, esa es su principal ventaja. Fue el primero que probé, así que tal vez mis expectativas eran demasiado altas, pero debo decir que me sentí bastante decepcionada. Dentro tiene una especie de tentáculos de silicona que parecen estar ahí para, no sé, ¿provocar algún cosquilleo? Realmente no parecían hacer nada cuando los probé.

Sinceramente, me sorprendió lo doloroso que era usarlo. Esperaba una succión placentera, pero era demasiado intenso, incluso en la velocidad más baja. Probé con todas las configuraciones, pero terminó gustándome más cuando no había ninguna vibración. Tenía varios ajustes para los patrones de succión, algo como succión-pausa-succión o succión-succión-pausa, como si alguien hiciera código morse en mi vulva. Todos mis vibradores tienen algún tipo de variación similar, y realmente no entiendo por qué alguien preferiría un patrón de vibración o succión a una acción constante. Para gustos, colores, supongo.

Al final llegué al orgasmo, pero fue uno de los orgasmos más raros que he tenido en mi vida. Fue incómodo y, para ser sinceros, no me gustó nada. Antes de usar este juguete, no creía que fuera posible tener un orgasmo doloroso. Prácticamente me obligué a que sucediera, a pesar de que mi cuerpo rechazaba el juguete tanto como podía. El dolor no fue tan fuerte como para tener que apagarlo, pero sí lo suficiente como para hacer que me cuestionara quién demonios probó este producto antes de que llegara al mercado y si su clítoris estaba hecho de acero.

El producto no era tanto el mejor amigo de una chica como una amiga envidiosa que te hace cumplidos malintencionados y se lía con el chico que acabas de decirle que te gusta.

Womanizer Premium por Womanizer

The womanizer sex toy

Este es el que varias de mis amigas me habían dicho que probara. Aunque su nombre es atroz, el Womanizer (mujeriego) tiene algunas características agradables que los demás productos no tienen. Me pareció un poco más profesional que los otros y se activa por contacto con la piel. El cabezal desmontable también viene con un repuesto.

Los fabricantes afirman que el producto consigue un orgasmo realmente rápido gracias a su tecnología patentada "Pleasure Air Technology", lo cual no es particularmente útil para mí, pero tal vez sea atractivo para algunas de las que me estéis leyendo. No estoy tratando de presumir ni nada, pero para mí es muy fácil llegar con un vibrador. Con la mayoría de los vibradores, puedo llegar en dos o tres minutos. Lo que busco en un simulador de sexo oral no es llegar al orgasmo rápidamente, sino llegar al orgasmo de la forma en la que una boca humana me hace llegar.

En los primeros segundos en que el artefacto tocó mi clítoris, sucedió algo muy sorprendente. Me meé. Después de buscar un poco en internet, encontré un hilo de Reddit en el que una mujer cuenta que tuvo una experiencia similar, y en los comentarios todos intentaban convencerla de que había eyaculado. Me niego a creer que tuviera una eyaculación femenina. Si eyaculo es porque me estoy divirtiendo y estoy teniendo un orgasmo increíble. No fue esa la sensación. Fue más bien como de orina inducida por el vacío. Completamente involuntario y nada erótico.

Lo limpié y lo intenté de nuevo. Por desgracia, sentí el mismo dolor que sentí con el Girl's Best Friend. No era dolor en el sentido tradicional, sino más bien el tipo de dolor que aparece por una estimulación excesiva. Simplemente estaba demasiado concentrada y me hizo darme cuenta de que mi clítoris podría no estar preparado para este tipo de productos. Terminé utilizando el Womanizer alrededor, alejado del clítoris, mientras aumentaba la intensidad de la vibración, por lo que seguía estimulando mi clítoris pero a una cierta distancia. Eso resultó ser más agradable, pero fue como usar un vibrador normal. Con el tiempo, pude llegar. No me volví a mear, pero no estuvo bien.

Satisfyer Pro 2

a 'satisfyer' sex toy

La web de porno feminista y minorista de juguetes para adultos Bellesa me envió este. Decepcionada por mi desalentadora experiencia con el Girl's Best Friend, y molesta por mi experiencia con el Womanizer, no tenía idea de qué hacer con el Satisfyer Pro 2. Al leer los comentarios en internet me emocioné, ya que algunos comentarios decían que habían tenido el mejor orgasmo de su vida, y otros que era igual que el sexo oral real.

A primera vista, parecía lo suficientemente distinto como para ofrecer una mejor experiencia. El cabezal de silicona era más grande, lo que me hizo pensar que podría ser más cómodo o menos doloroso.

Cuando lo encendí y metí el dedo, sentí que una pequeña esfera subía y bajaba de tal forma que me recordó a esos bolígrafos retráctiles que venden en las tiendas de recuerdos. Tal vez, pensé, estos pequeños golpecillos en el clítoris se sientan mejor que las cosquillas de los tentáculos... (Esto es algo que nunca en mi vida pensé que escribiría).

¡Buenas noticias! Este dolió un poco menos que los otros y creo que tuvo algo que ver con que tuviera el cabezal más grande. Sentí menos dolor en el proceso de llegar al orgasmo, pero cuando llegó el momento del orgasmo real, mi cuerpo volvió con su “¿Qué narices te estás haciendo?”, alejándose del artefacto involuntariamente. Sin embargo, decidida a hacer que esto funcionara, investigué un poco más en internet y encontré que algunos usuarios recomendaban usarlo con lubricante. Por suerte, tenía a la mano un poco de lubricante de base acuosa y lo probé una segunda vez.

El lubricante marcó la diferencia al principio. Durante una fracción de segundo, sentí como si una boca me chupara, pero esa sensación desapareció rápidamente. Pronto volvió la misma sensación de antes, aunque resultaba un poco más fácil maniobrar. Mi orgasmo esta vez fue un poco más satisfactorio que los dos anteriores, aunque solo se debió a que no me dolió tanto.

InsideOut por Womanizer

an

Mi último intento. El InsideOut destacó sobre el resto gracias a su función de inserción diseñada para la estimulación del punto G. Estaba muy emocionada por probarlo, imaginaba que tal vez podría simular el clásico movimiento de "comértelo y luego meter dos dedos”.

Este, sin lugar a dudas, era el que más parecía algo enviado desde el futuro para destruir a la humanidad. Al mirarlo de cerca, vi una luz verde brillante que parecía que iba a escanear mi clítoris en busca de huellas dactilares. Pero decidida a cumplir la misión e impulsada por la extraña sensación de que esto lo había inventado la Agencia de Seguridad Nacional, comencé a masturbarme con el dispositivo.

¡Y por fin esta Ricitos de Oro cachonda encontró el vibrador simulador de sexo oral perfecto para ella! Sin embargo, creo que la razón por la que este funcionó tan bien para mí es porque la función de inserción resultó extremadamente efectiva como una especie de mango que me permitió controlarlo mejor.

Mantuve la voluminosa parte que crea el vacío a una distancia prudente del clítoris y así la sensación no fue tan intensa como con los otros juguetes. No experimenté ningún dolor, y al apretar los músculos vaginales pude tener una experiencia de manos libres (todos los ejercicios de Kegel funcionaron). No creo que haya habido ninguna estimulación real del punto G. Más bien, pude posicionar mejor la parte de la succión gracias a la característica que se suponía que estimulaba las partes internas.

Si bien mi experiencia con estos juguetes no fue la mejor, cada uno de ellos consiguió que llegara, así que supongo que no fue un fracaso total. Con la mayoría de ellos, experimenté por primera vez un orgasmo que odié, algo que antes jamás hubiera creído imposible. Si bien agradezco el esfuerzo puesto en estos artefactos, no creo que estos juguetes sean para mí. Sin embargo, al ver tantas críticas favorables, parte de mí se pregunta si tal vez el problema sea mi clítoris. No sé qué pensar…

El problema que experimenté fue esencialmente una sobrecarga sensorial. Lo mejor de la lengua humana es que proporciona la cantidad correcta de presión y suavidad, y tiende a no enfocarse directamente en el clítoris, sino en espacios cercanos al clítoris que lo estimulan pero no tan intensamente. La tecnología de succión es una gran idea, pero está muy lejos de lo que es mejor tratándose de simular un cunnilingus, que por lo general implica muy poca succión. Cuando aparece algo de succión es justo el momento en el que por lo general grito: "No, vuelve a lo que estabas haciendo antes".

Para todos aquellos que practican el cunnilingus, no os han quitado el trabajo. Debéis seguir comiéndolo como si no hubiera un mañana.

Sigue a Alison Stevenson en Twitter.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Más VICE
Canales de VICE