VICE Sports

Entrenador de los Saints quedó en ridículo por festejar antes de tiempo

Sean Payton se burló de los Vikings antes de la anotación del triunfo de Stefon Diggs.
Juan  Regis
traducido por Juan Regis

El partido de postemporada del domingo pasado entre los Vikings de Minnesota y los Saints de Nueva Orleans es una de las experiencias visuales más grandiosas que he visto como aficionado al futbol americano profesional. Horas después de estar sentado al lado de algunos de los fans de los Steelers más escandalosos conocidos por la humanidad —quienes intentaban procesar cómo es que habían perdido ante los Jaguars de Blake Bortles—, vi a Stefon Diggs completar una jugada tan dramática como improbable.

Publicidad

Es difícil imaginarse cómo podría haber mejorado la jugada en los 35 segundos o menos que duró, pero gracias al entrenador de los Saints, Sean Peyton, ya no tenemos que preocuparnos por ello. Payton quiso burlarse de los Vikings desde la banca imitando el famoso saludo "skol" que los fans de Minnesota adoptaron del festejo de la selección nacional islandesa de futbol. El problema es que lo hizo momentos antes del touchdown de Stefon Diggs.

Estaba casi escrito que los Saints se llevarían la victoria. Quedaban 10 minutos en el reloj, los Vikings estaban abajo por un punto y necesitaban un milagro para darle la vuelta al marcador en casa. Nunca hay que provocar al destino. De un momento a otro pasas de hablar mierda y burlarte de los fans a presenciar como Case Keenum y Stefon Diggs hechizan al safety novato, Marcus Williams, quien olvidó cómo jugar al futbol americano en un abrir y cerrar de ojos para conceder una anotación de 61 yardas y perder el partido.

Sin embargo, Payton aceptó la derrota y comentó a los reporteros que todo fue parte "de la diversión de postemporada".

Los Vikings continúan su camino al Super Bowl LII este domingo cuando se enfrenten a los Eagles de Filadelfia.