La guía para entrarle a Taylor Swift
Foto: Bradley Kanaris/Getty Images

La guía para entrarle a Taylor Swift

Con la música de la estrella de country-pop en Spotify, es hora de convertir tus playeras en crop tops y declararte otrx Swiftie habitando el planeta.
26.6.17

¡Wow! ¡Finalmente estás dispuestx a abrirle tu corazón a Taylor Swift! Tal vez eres fan casual y no puedes evitar bailar cuando escuchas "Shake It Off" en el súper. Tal vez eres esa nostálgica persona que canta "Our Song" en el karaoke porque te recuerda tiempos más inocentes. Tal vez incluso eres hater de corazón. Pero, ¡qué importa! Estás aquí. Y va a estar chido.

Y a ver, ¿qué te trajo acá? ¿Su encanto sin fin? ¿Su envidiable talento para escribir canciones? ¿Su inteligente sentido para los negocios? ¿O fue porque el catálogo entero de Taylor Swift acaba de subirse a Spotify gratis? Cómo somos codos, de veras.

Publicidad

Más allá del hecho de que ya puedes escuchar a Taylor Swift sin tener que chutarte sus batallas contra la industria del streaming, este es el momento perfecto para clavarte en su música, incluso si se te pasaron sus últimos cinco discos. Justo ahora vivimos una calma antes de la tormenta Swift –el momento en el que planea un nuevo álbum capaz de desafiar cualquier expectativa que tengamos sobre la estrella del country-pop. Antes de que inevitablemente regresé a los titulares y tabloides, hay una oportunidad de conocer a la artista cuyo trabajo ganó esa fama, la cantante que, a los 14 años incitó al jefazo de las disqueras Scott Borchetta de Big Machine, a firmarla, escribiendo en sus notas personales: "Ella podría ser tu Mick Jagger". Los aficionados de Taylor la conocen desde hace tiempo como alguien que sabe tejer cuentos de hadas en la vida cotidiana, como alguien que detalla las relaciones con honestidad penetrante. Es el tipo de música que inspira devoción, y esta es tu oportunidad de sentirla.

Así que antes de entrar a terrenos más profundos, necesitas tu Taylor Swift for dummys, tu paquete de iniciación, tu kit básico mi Alegría. Vuelve tus playeras crop tops. Garabatéate letras de Joni Mitchell en los brazos. Adopta un gato fold escocés y ponle el nombre de un personaje de Grey's Anatomy. Llama a los paparazzi antes de salir de tu depa. Aparécete sin sentido en las casas de tus amigos y dales un regalo de navidad, mientras te preguntas por qué no lloran de alegría al tener la dicha de ser testigos de tu presencia. De menos únete a un foro de Internet para platicar con el fandom cuando pase algo. Comienza a anhelar los viejos días de country de Taylor ¡aunque odies el maldito country! Envía una canción de Swift a tu ex en lugar de textos como pergaminos. Cita sus letras cuando vayas a terapia. Invierte tu dinero en algunos bilés rojo escarlata… Un Dragon Girl de Nars es opción decente.

Publicidad

Y si en algún momento necesitas diferentes formas de entrar a su música, no te preocupes, aquí estamos pa' ayudarte. Abajo hay cinco opciones para encontrar la forma de captar la esencia de Taylor Swift. Escoge la sección que mejor vaya con tu ser y con tu vibra en este momento. Siéntete libre, vaya. No hay modo de que pueda salir mal.

Así que ¿quieres entrarle a la Taylor Swift ardida y vengativa?

OK, le quieres entrar al lado irascible de Taylor Swift. Excelente elección. Junto a sus canciones sobre el amor, la angustia, su primer día de prepa, su mamá y Lena Dunham (es verdad, "You Are In Love" es sobre ella), hay tonterías angustiosas que la llevan a aplastar a sus enemigos como los idiotas que son. Este puede ser el lado de Swift con el que estás más familiarizado últimamente, ya que su pelea con Katy Perry ha sido titular de doce mil notas y estamos destinados a creer que Taylor está en el camino a declararle la guerra a todos sus enemigos. Sin embargo, Swift es como cualquiera de nosotros: si está mal, es porque se siente un poco cansada, malentendida tal vez. Y a pesar de servir como modelo para sus escuchas, experimenta la ira como cualquier otra persona. El tema aquí es que la mayoría de nosotros, simplemente no contamos con el talento para escribir canciones al respecto.

Los himnos para mandar al carajo de Taylor comenzaron con "Picture to Burn" (¿su mejor canción hasta hoy?) de su disco debut de 2006, lanzado cuando sólo tenía 16. "Picture to Burn" muestra a Swift expresando cosas medio subidas de tono con su acento sureño todavía marcadísimo. Le tira a la camioneta de su ex; amenaza con echarle a su papá; y lo llama "redneck". Hay muchas líneas rompemadres en la canción ("¡No hay nada que me impida salir con tus mejores amigos!"), pero esta es la más poética y dura: "Así que veme encender un cerillo sobre todo el tiempo perdido / Por lo que a mí respecta, eres sólo otra foto para quemar". No te dejes llevar por el alboroto del banjo y las guitarras caseras que suenan como si estuvieras viendo un comercial de Ford de esos con lodo y cascadas –sólo deja que el country te posea y te guíe por el camino de la venganza.

Publicidad

Desde entonces, Taylor ha tenido decenas de canciones que cumplen con la noble función de alejarla de sus críticos y ex-novios. Su tercer álbum en particular, Speak Now de 2010, está repleto de ellas. En "Mean", les dedica una líneas a sus haters diciendo que "Se la pasan despotricando por las mismas cosas viejas / borrachos y divagando sobre cómo no puedo cantar / Pero sólo son malvados". Luego le sube a la intensidad y los califica de ser "Un mentiroso / patético / Y solo en la vida". Mientras tanto, mantiene la disposición dulce, como matándolos amablemente: Este lado de Taylor es más disfrutable si te gusta verte bonit@ cuando pones los ojos en blanco.

Por supuesto, también está "Bad Blood" que, si conoces un poquito de historia de la cultura pop, sabrás que es el clásico argumento de la estrella pop egoísta. Aparece también "We Are Never Ever Getting Back Together", que se supone es un mensaje a un güey que quiere volver con ella, aunque parece más un mantra de Taylor para hacerse la difícil y al final darle chance otra vez. Y por supuesto, está la poquito problemática –un poquito nomás– "Better Than Revenge", donde le tira a una chava conocida por "sus talentos en el colchón".

Ya lo sabes, si te vieron la cara, agarra un bate de béisbol, un Zippo, prepara tu falso acento sureño, e incendia todo lo que encuentres a tu paso.

Playlist: "Mean" / "Bad Blood" / "Picture to Burn" / "We Are Never Ever Getting Back Together" / "Better Than Revenge" / "Shake It Off"

Publicidad

Spotify

Así que ¿quieres entrarle a la Taylor Swift "toma mi corazón y atropéllalo con una pick up oxidada"?

Si elegiste entrarle a la Taylor Swift con el corazón roto, probablemente seas el tipo de persona que se toma su tiempo para hacer una inmersión completa en la tristeza cuando tiene un problema. Incluso absorbes la depresión de otras personas. Siendo Sagitario, Taylor es una de estas personas (y no sabemos nada de astrología, sólo partimos de la idea de que alguien leyendo esto sí).

Lo hermoso de Taylor Swift es que hace que sus canciones sean lo suficientemente vagas para que puedas imaginarte a ti mismx en la canción –no obstante, añade tantos detalles que es imposible no darte cuenta que la historia es suya. Es tan fácil aplicar cualquiera de sus canciones a tu vida sin olvidar su propio drama.

La vida romántica de Swift ha sido criticada (al grado de la burla) desde hace diez años, incluso ella misma la satirizó en 2014 con "Blank Space" (más de esto adelante). Desde los 16 hasta los 27 años, hemos conocido a todos sus novios… y por los detalles que añade en sus canciones, puedes saber qué novio inspiró qué canción: Joe Jonas ("Forever & Always"), Taylor Lautner ("Back to December"), John Mayer ("Dear John"), Harry Styles ("Out of the Woods"), etc. Al conocer en realidad a los batos reales detrás de las rolas, las canciones de Swift parecen más como películas, donde te puedes imaginar a estas celebridades pasando por la misma ruptura que podrías tener tú con tu pareja. Quizás la canción más desgarradora es "All Too Well", una canción claramente inspirada en Jake Gyllenhaal, con referencias a la bufanda de Swift con la que fue fotografiado después de su ruptura con la cantante.

Publicidad

"All Too Well", como la mayoría de las canciones de Swift sobre rupturas amorosas, es deprimente. Levanta la mano si alguna vez conociste a los papás de tu novio/a y comenzaron a platicarte de cuando era pequeño/a: "Me hablas de tu pasado, pensando que tu futuro era yo". O si te has quedado atrapado en la depre y sentías que nunca volverías a ser feliz: "El tiempo no va a volar, es como si estuviera paralizada por él / Me gustaría volver a ser mi vieja yo, todavía estoy tratando de encontrarla". O si tu ex te llamó sólo para recordar los viejos tiempos, justo cuando comenzabas a salir adelante: "Ey, me llamas de nuevo sólo para romperme como una promesa / Tan casualmente cruel para ser honestos".

Hay algo con las canciones tristes de Swift que son como una película que puedes volver a ver una y otra vez, sacando lágrimas de tus ojos como si te estuvieran rompiendo el corazón por primera vez. Y no sólo es la depresión, sino dolor en general. Cuando estés explorando estas canciones cortavenas, no te olvides de "Ronan", un sencillo de caridad escrito para la madre de un niño que murió de cáncer pocos días antes de cumpleaños no. 4 (que, por desgracia, no forma parte de su renovado catálogo de streaming). Y "Never Grow Up", que te hará querer gatear de nuevo a los brazos de tu mamá.

Como sea, tal vez sea mejor escuchar estas en franca soledad.

Playlist: "Ronan" / "All Too Well" / "Teardrops on my Guitar" / "Back to December" / "Dear John" / "Last Kiss" / "The Last Time" / "Never Grow Up"
Spotify

Así que ¿quieres entrarle a la Taylor Swift de boda y cuentos de hadas?

¿Cómo va esa raza romántica empedernida allá afuera? ¿Todo listo para enamorarse otra vez? Habrá que repasar ese ejemplar empolvado de Romeo y Julieta. Cepillarse el chongo de Rapunzel, vaya. Enamorarse del tipo de la mesa de a lado en el café de todos los días. Entrarle con todo. Tomar riesgos. Invitarlo a salir, no hacer caso de lo que digan los demás. Es más, cásate (pero tiene que pedírtelo con una rodilla al piso y después de pedir permiso a tu papá, obvi). Es más, es más, es más: ten bebes. Envejezcan juntos. ¡El amor es un cuento de hadas!

Taylor es muy consciente de su visión idealista del amor ("Niña estúpida, debería saberlo / no soy una princesa, esto no es un cuento de hadas", canta en "White Horse"), especialmente en los inicios de su carrera. No la encontrarás cantando más sobre cómo baila bajo la lluvia con su angelical crush en su último disco, 1989, pero Taylor adolescente escribió las mejores canciones de amor en esa época. Persigue las alturas o se hunde en los hoyos más profundos, y siempre con abundantes metáforas míticas, explicando esa chispeante sensación de estar enamorado.

Publicidad

Has venido al lugar perfecto si estás buscando una canción para bailar en tu boda. Imagínate descalzo, con una luz nítida, valseando al ritmo de "Mary's Song" (2006), que sigue la historia de una niña de siete años y su novio de nueve a medida que crecen hasta casarse. O tal vez deseas que esa docena de fotos con tu familia tengan como soundtrack "Mine" (2010). O tal vez quieres estar bajo la luz de la luna, con tu vestido arrastrando por el pasto, mientras bailas abrazada con "Enchanted".

Las canciones románticas de Swift te devuelven la fe en el amor y cómo puede durar toda la vida, cómo puedes quitarte ese vestido de princesa medieval y cómo besarte bajo la lluvia es más mágico y eufórico que húmedo y frío. Aunque tu Príncipe Encantado jamás vaya a aparecer en su caballo extrañamente dotado, está bien –aunque sea sólo por tres minutos y medio– soñar.

Playlist: "Mary's Song" / "Fearless" / "Love Story" / "Mine" / "Today Was A Fairytale" / "Enchanted" / "Wildest Dreams" / "Starlight"
Spotify

Así que ¿quieres entrarle a la Taylor Swift de banjo y violín?

Taylor Swift realizó la mismo travesía que Shania Twain cuando cruzó el puente del country al pop, excepto que en el caso de Swift, parece que dejó completamente atrás ese puente. Con la declaración de que 1989 de 2014 estaría metido de lleno en territorio pop, Swift no ha dado vuelta atrás, reelaborando sus viejos éxitos country cuando los toca en vivo e ignorando sus melodías especialmente orientadas hacia el hoedown. Si aprecias un buen solo de violín y un banjo punzante, te insto a comenzar por el principio de su discografía.

Su álbum homónimo es una mina de oro country con excelentes letras de Swift y producción de Nathan Chapman (que nunca había producido un álbum hasta que conoció a Taylor Swift cuando tenía 14 años). Chapman adornó la entonces poco trabajada voz soprano de Swift con un poco de violín, que podía llorar durante canciones como "Tied Together With A Smile" o reírse de alegría durante "Our Song". El violín es el corista de Taylor Swift. Hay dobro (guitarra resofónica) también, llevando su tierra a sus canciones, junto con algunas dispersiones escasas de mandolina.

Publicidad

Y luego está la pedal steel (guitarra horizontal de pedal) –completamente ausente después de Red de 2014– que se incrusta como un cambio de humor, inesperada, pero totalmente requerida. Solloza en "Teardrops on My Guitar", aparece con descaro en "Picture to Burn", y calma un banjo burbujeante en "The Outside".

Al igual que Swift, que creció en una granja de árboles navideños en Wyomissing, Pennsylvania, antes de convencer a su familia de mudarse a Nashville, puede que tú también hayas vivido en una ciudad pequeña. Y el sólo resonar de una guitarra, te lleva a una noche de verano y libélulas. Si estás más familiarizado con el trabajo reciente de Swift, escuchar su primer álbum puede parecer una novedad, pero la progresión a través de los cinco álbumes es orgánica, por lo que no te vas a sentir sacudido con los instrumentos country, ni tampoco con la mención al príncipe del género, Tim McGraw, cuando le des la primera probada a esta Taylor Swift.

Escucha a la Swift de la era country –no para recordar momentos de tu infancia, sino para entender mejor cómo y de dónde nació la estrella pop.

Playlist: "Picture to Burn" / "Forever & Always" / "Come Back… Be Here" / "Our Song" / "Come In With The Rain" / "Tim McGraw" / "Cold As You"

Spotify

Así que ¿quieres entrarle a la Taylor Swift cuenta cuentos?

Siéntate, amante de la música, y deja que la tía Swift te cuente una historia. Este es un relato emocionante sobre una chica que se presenta en una boda de lujo, lista para interrumpir todo y declarar su amor por el novio. El tipo está obviamente casándose con la mujer equivocada, que está "usando un vestido con forma de pastel". Y aunque Taylor no es el tipo de persona que aparece en una "ocasión de velo blanco", ella, como el título de la canción de 2010 sugiere, se ve obligada a hablar ahora, en "Speak Now".

No voy a contarte el resto de la historia, pero si vas a entrar en el mundo de Swift por primera vez, estos cuentos en forma de canciones podrían ser su mejor punto de entrada si te gusta la buena narrativa. Estas selecciones son perfectas para los paseos largos, cuando tu mente vaga por la carretera. Deshazte de tu suscripción de Audible (¿alguien usa esa mamada?) y mejor clávate en el libro de Swift. El primer capítulo se sumerge en Taylor a los tres años de edad en "The Best Day", una canción que escribió sobre su madre: "Corro y corro / Por los campos de calabaza / Subimos al tractor / Mira ahora, el cielo es dorado / Me acuesto en tus piernas / Y me duermo de vuelta a casa". Los colores son vívidos, los recuerdos idílicos, y no puedes evitar extrañar a tu propia madre un poco. Por supuesto, algunas historias te hacen llorar más que otras, pero con Taylor Swift, es mejor esperar lágrimas en todo momento.

Avancemos ocho años hasta "Blank Space", donde ha tomado una forma completamente menos inocente –como encantahombres que roba el corazón de sus víctimas y los tortura con juegos de amor. "Te vi allí y pensé: 'Oh, Dios mío, mira esa cara / Te ves como mi próximo error", canta, tan coqueta como una Viuda Negra en busca de una pareja. No voy a contarte esta tampoco, pero digamos que esta historia implica una red bastante tóxica.

Así que, si necesitas música que te tome de la mano y te lleve a través de un viaje, sumérgete en "Love Story", una cancion de una joven pareja con padres que no aprueban la relación, o en "How You Get The Girl", un tutorial paso a paso sobre cómo recuperar a tu novia, o "Fifteen", una historia sobre el primer año de prepa de su amiga Abigail, o "Mine", una canción sobre un güey equis que se convierte en su esposo. Sea cual sea el capítulo que abras en el libro de Taylor, va a haber una historia que te mantendrá enganchado.

Playlist: "Blank Space" / "Speak Now" / "Love Story" / "All Too Well" / " How You Get The Girl" / "Never Grow Up" / "Fifteen" / "The Best Day" / "Mine"
Spotify

(Sigue a Noisey en Facebook).