Publicidad
Cheetos

Si eres fan de los Cheetos, este restaurante estará en tus sueños

Quienes alcanzaron a reservar a tiempo probarán creaciones con estas frituras hasta en el postre.

por Staff de Munchies
11 Agosto 2017, 7:00pm

Taquitos con Flamin' Hot. Foto cortesía de Cheetos.

Si eres de los que en secreto aman ponerle frituras al primer sándwich que se les pone enfrente, ya puedes dejar de sentirte culpable. En Nueva York abrirán The Spotted Cheetah, un restaurante en el que todas las recetas estarán preparadas ¡con Cheetos!

Contrario a lo que los puristas de la gastronomía pudieran pensar, estas reinvenciones de "comida común", con el toque de la botana que con su crujiente naturaleza ha conquistado a millones de estómagos, han sido un éxito rotundo. Y eso que aún nadie ha visto ni probado nada.

LEER MÁS: Alguien inventó una deliciosa galleta de Cheetos

El restaurante abrirá del 15 al 17 de agosto en Nueva York y, a estas alturas, ya no hay cupos disponibles. La originalidad de sus creaciones ya les ha valido un contundente sold out.

La chef Anne Burrell se voló la barda. El menú que se ofrecerá en The Spotted Cheetah será de tres tiempos. Como entradas tendrán albóndigas, tomates verdes fritos con ensalada, y sopa de jitomate con queso asado. Cada opción, con el ingrediente especial en distinta presentación. Ya puedes echar a volar la imaginación.

No parecen las típicas albóndigas de tu mamá.

Como platos fuertes, ofrecerán milanesa empanizada, mac & cheese, nachos picantes y tacos con polvito de los famosos Flamin' Hot.

Imagina hincarle el diente a estas milanesas con cubierta crujiente sabor queso y más que eso.

Aún hay más. Hasta el postre es una irreverencia a la que difícilmente se le podría decir que no. Venderán cheesecake sobre una capa de frituras molidas, galletitas saladas y crepas de manzana.

El costo de cada platillo está entre los $8 y $20 dólares (nada mal, la neta). Te contamos todo esto sólo para antojarte, contribuir al crecimiento de tu cultura general y darte ideas por si un día decides lanzar un restaurante igual de creativo con las recetas monchosas que nunca has admitido en público como tuyas, pero que amas con locura.