La Liga

El Madrid puede estar tranquilo, Marco Asensio es el heredero nato de CR7

El joven jugador del Real Madrid no sólo salvó a su equipo de una derrota ante el Valencia, también demostró que es el indicado para heredar la corona del portugués.
28.8.17
Captura de pantalla Real Madrid C.F./Facebook

Hay algo en Marco Asensio que nos recuerda al Cristiano Ronaldo de los primeros años con el Real Madrid, aquel jugador inquieto recién desempacado de Manchester. Quizás la velocidad y el impresionante físico del portugués no son puntos favorables para la comparación, pero en el aspecto técnico, en el dinamismo, y en la efectividad el joven centrocampista se asemeja en gran medida al 7. Su doblete de este domingo ante el Valencia nos habla de la capacidad y el carácter del número 20 para cargarse al hombro a un equipo gigantesco como el Real Madrid a sus escasos 21 años.

Publicidad

El marcador final no refleja lo acontecido la tarde del domingo en el Santiago Bernabéu. El Madrid enfrentaba un partido incierto ante un rival que se le complica históricamente. Los 11 blancos saldrían sin su capitán, Sergio Ramos, y sin su referente, Cristiano Ronaldo; ambos suspendidos. Aunque los rivales lo nieguen se sale más motivado al compromiso sin el 7 en la cancha. Benzema dejó ir tres oportunidades claras de gol que en cualquier otra tarde habría concretado sin dificultad. Modrić dio un concierto en el mediocampo, como ya es costumbre, y Asensio lideró el ataque desde todos los ángulos y rincones: centrando desde las bandas, recuperando balones en el corazón del campo, creando espacios y apareciendo cuando más se le necesitaba.

Diez minutos en el partido y Asensio ya colgaba su nombre en el marcador:

La central del Valencia no se puede permitir este tipo de regalos cuando tienes encima a un jugador con tanta calidad. Asensio y su velocidad para conducir el balón en el primer tanto nos recuerda al Ronaldo más imparable en el lejano 2009, cuando abrió la cuenta al minuto de juego contra el Villarreal.

Además del aspecto técnico, Asensio posee algo mucho más importante que no muchos jugadores pueden presumir, y esto es la contundencia, el timing para aparecer cuando más se le necesita. A ocho minutos del final y con el Madrid abajo en el marcador por un gol, Asensio se adueñó del esférico para cobrar un tiro libre, gesto que corresponde automáticamente al "Comandante" o, en su defecto, a Bale, quien para estas alturas del partido yacía en la banca.

A diferencia de CR7, el ritual del 20 es sencillo: apoya su peso en su pierna izquierda -pierna que terminará por contactar el balón- mira atentamente al arco, y dispara con la parte interna de su pie. Una fórmula sencilla, efectiva pero difícil de recrear. El Bernabéu estalla en algarabía y el marcador se empata.

Marco Asensio es el goleador del conjunto madridista en la liga con cuatro goles hasta el momento. Sus 14 tantos en 43 partidos podrían parecer poca cosa para hacer una justa comparación con Cristiano, pero la calidad de las competiciones en las que se ha hecho presente y la frecuencia con que lo ha hecho hablan por sí solas. Asensio firmó su segundo doblete con el Real Madrid, pero sobre todo demostró que está listo para hacerse cargo de este equipo cuando el tiempo por fin le impida a su goleador histórico mantener su paso arrollador.

El Madrid puede estar tranquilo. Su fichaje más importante ya juega en casa.