como chuparse el pene a uno mismo autofelación
Sexo

Guía breve para aprender a chuparse el pene

El aburrimiento y el calentón se unen para provocar un aumento en la práctica de la autofelación.
MA
traducido por Mario Abad
8.5.20

Aviso: los enlaces que contiene este artículo pueden no ser aptos para su consulta en el trabajo.

El usuario de Reddit 6monthsuck se ha propuesto sacar provecho del periodo de aislamiento que la crisis del coronavirus nos ha impuesto. Algunos hemos retomado el yoga. Otros se han puesto a hacer pan casero. A mucha gente le ha dado fuerte por cultivar cebolletas o aguacates. Bien, pues a 6monthsuck le ha dado por aprender a chuparse el pene.

Publicidad

“La mayoría de las personas en cuarentena están, o bien aburridas, o bien cachondas”, me dijo en un mensaje. “Yo estoy igual. Y parece que la autofelación habita en la intersección entre ambas cosas”.

Este usuario hace poco descubrió r/autofellatio, un subreddit dedicado al arte de chuparse el pene, y recordó que una vez, de adolescente, casi lo consigue, pero no siguió practicando y nunca llegó a hacerlo.

Ahora, como su nombre indica, se ha propuesto conseguir llegar a chupársela en seis meses.



“Hace falta estirar mucho y mucha gente no tiene tiempo para eso. Pensé que el confinamiento era una buena oportunidad para volverlo a intentar”, dijo.

Hubo un tiempo en que la autofelación era una especie de leyenda urbana, pero hoy día es mucho más popular de lo que se pueda pensar. Si todo lo que sabías al respecto se reduce a la historia de que Marilyn Manson se quitó costillas para poder chupársela o al programa de Saturday Night Live en el que Will Ferrell muestra su talento con el yoga, te estás perdiendo mucho de esta subcultura del darse placer a uno mismo. Y es que no solo hay gente capaz de tocarse el pene con la cara, sino también de chupárselo e incluso hacerse mamadas profundas hasta el final.

“Liberar el esperma dentro de uno mismo genera una energía que puede llevar al infinito”

La historia de la autofelación se remonta a miles de años atrás. Ya el Libro de los muertos de Hennuttawy mostraba imágenes de dioses chupándose el pene en la postura del arado, posiblemente como símbolo de potencia sexual y poder. En la literatura medieval, se reprodujeron escenas de hombres practicando la autofelación junto a otras imágenes de sexo anal, bestialismo y masturbación, tal vez como parte de una campaña del cristianismo para recordar a sus fieles que el sexo sin procreación es pecado y vergonzoso.

Esta práctica también ha estado presente en la cultura moderna desde hace tiempo, en gran medida alimentada por los mitos (como el de Manson) o por las bromas homófobas. Durante las décadas de 1970 y 1980, vimos al actor porno Ron Jeremy alardear de su capacidad de hacerse cosquillas en el pene con la punta de la lengua. En la película de 1975 Every Inch a Lady, el actor porno Vito Aras ⎯conocido también como Dr. Infinity⎯ se subió de un salto a una mesa, pasó las piernas por encima de la cabeza y se hizo una felación; asimismo, no tuvo reparos en hablar de las virtudes de la autofelación en una entrevista para National Screw, al año siguiente.

“Liberar el esperma dentro de uno mismo genera una energía que puede llevar al infinito”, dice Aras. “La energía autogenerada te permite hacer lo que quieras. Al chuparme el pene, he creado una condición humana muy estimulante… El control de tu esperma conduce al infinito, y del infinito a un nuevo mundo”.

Este sistema de creencias es el opuesto al que vemos en grupos como NoFap: según esta ideología, el esperma se considera una energía que puede controlarse y usarse, pero en lugar de reprimirla, hay que liberarla. En la cara de uno.

Publicidad

Todas estas figuras míticas allanaron el camino a Al Eingang, uno de los campeones de la autofelación más prolíficos en internet, cuya misión es la de desmitificar esta práctica y acercarla a todo el mundo.

“Imagina que alguien te la está chupando y es capaz de sentir lo mismo que tú, de forma que puede ir ajustando los movimientos para proporcionarte la estimulación perfecta”

Eingang es creador y administrador de Solosuck.com, una plataforma en la que, desde mediados de los noventa, vende sus vídeos y los aprendices de la autofelación disponen de un repositorio de guías, recursos y foros activos. Según explica, es capaz de chuparse el pene desde “los 10 u 11 años”. Para él, era algo tan natural como usar la mano. Al parecer, se debe a un trastorno genético cuyos efectos secundarios le confieren más flexibilidad.

Al cabo de unos años con su plataforma, empezó a recibir cartas de personas que lo calificaban de dios.

“Imagina que alguien te la está chupando y es capaz de sentir lo mismo que tú, de forma que puede ir ajustando los movimientos para proporcionarte la estimulación perfecta”, me explicó Eingang. “Se produce una especie de bucle de retroalimentación que da lugar a sesiones largas y satisfactorias de interrupción del orgasmo. Puedo pasarme mucho rato llevándome al límite y tocándome con la punta de la lengua las partes más sensibles del pene hasta casi alcanzar el clímax pero sin llegar a desencadenarlo”.

Eingang grabó su primer vídeo, “A Young Man From Nantucket”, en 1987, con la videocámara Hi8 de un amigo ⎯que por aquel entonces era de lo más puntera⎯. Él hizo toda la producción, desde la grabación a la edición. Envió la cinta a varias revistas gais y la acogida fue increíble. Multitud de productores y directores contactaron con él para ofrecerle colaboraciones en contenidos nuevos.

“Cuando empecé con esto, no había internet”, señala Eingang. “Por eso pensaba que poca gente vería mis vídeos y que no tendrían mayor repercusión en mi vida”.

Publicidad

Pero con la accesibilidad generalizada a internet, Eingang empezó a encontrar fotos de los vídeos que había hecho para las revistas.

“Al ver que no había vuelta atrás, decidí ser yo mismo quien subiera mi contenido”. A mediados de los noventa creó solosuck.com y el sitio está en activo desde entonces. “Todavía está a la venta ‘A Young Man from Nantucket’ en mi sitio web y la gente lo sigue comprando.

“Para mí no es un sustituto del sexo con otras personas (que me encanta), sino algo único y apasionante en sí mismo”

Eingang señala que, desde que empezó el confinamiento, las ventas de sus vídeos han experimentado un crecimiento. No ha vuelto a grabar nuevo contenido desde los noventa, pero ahora a la gente le ha dado por buscarlo. Él supone que se debe al tiempo que tenemos que pasar todos en casa.

“Para mí no es un sustituto del sexo con otras personas (que me encanta), sino algo único y apasionante en sí mismo”, dijo.

En el foro de Reddit r/autofellatio, con más de 38 000 miembros, también han aumentado las publicaciones de usuarios que intentan practicar la autofelación por primera vez, lo cual da una idea de la cantidad de tíos aburridos y cachondos que hay que han decidido sacar provecho del aislamiento.

“Quiero conseguir chupármela esta cuarentena. ¿Algún consejo profesional para un principiante?, preguntaba un usuario. “¡Solo la punta! Pero queda mucho aislamiento por delante”, decía otro, que acompañana su mensaje con una foto en la que aparece intentando tocarse el pene erecto con la boca. Otros envían mensajes de ánimo o sugerencias: “¡Bien! Ya lo conseguirás… ¡la perfección está en la práctica!”. “Joder, muy bien, tío! Mantennos informados del progreso 😊”.

En los foros de Solosuck, los usuarios también intercambian consejos y demuestran sus habilidades y progresos. Son espacios en los que predomina el espíritu de comunidad y la camaradería y uno se puede refugiar de una sociedad que los tacharía de asquerosos o extravagantes.

Publicidad

“En las décadas que llevo haciendo esto, algo que oigo muchísimo es: ‘Esto me ha ayudado a tranquilizarme, a darme cuenta… Bueno, antes pensaba que era monstruo y un rarito’”, dice Eingang. “’Ahora veo que soy un monstruo y un rarito, pero que como yo hay muchos más. Eso me hace sentir mejor’”.

La guía para chupar tu propio pene

Llegar a tocarte el pene con la boca es cuestión de paciencia.

“No es algo que vaya a suceder de la noche a la mañana, para nada. Y a veces la gente recurre a la fuerza bruta para conseguirlo”, dice 6monthsuck. “Ayuda mucho una rutina de estiramientos diarios durante varias semanas. Yo empezaría por ahí”.

Para 6monthsuck, la clave han sido los vídeos de yoga y darse largos baños con agua caliente durante las dos semanas que lleva con su proyecto, y asegura que, gracias a esto, ha pasado de una distancia de 10 a 5 cm de separación entre la boca y el pene.

“El momento del primer contacto es mágico, pero aun te falta profundizar entre 2,5 y 5 cm para poder chupártela”

El miembro de r/autofellatio y moderador veterano de los foros de Solosuck blacksunshineaz dijo que tardó meses en volver a poder besarse la punta del pene ahora, a sus veintitantos años, del mismo modo que lo hacía como adolescente. Él recomienda hacer yoga y pilates, y que nadie intente ir demasiado deprisa.

“El momento del primer contacto es mágico, pero aun te falta profundizar entre 2,5 y 5 cm para poder chupártela”, señala. “Es una pena, porque yo llevo practicando muchos años y ahora no creo que vaya a ser capaz de llegar”.

No hace falta decir que también es preciso estar mentalmente preparado para el momento. Como dijo el exredactor de VICE Brian Moylan en un artículo de 2012 sobre el tema, la sensación de sentir el propio semen en la boca puede ser muy novedosa para los hombres heteros. Podría pensarse que eso es lo que uno esperaría si intenta llevarse el pene a la boca, pero para algunos tíos, esa culminación acaba siendo algo parecido al momento en que el perro al fin llega a morderse la cola.

Esa reacción es natural y forma parte del proceso de búsqueda de lo que nos da placer, pero puede resultar confusa para los hombres que siempre se han considerado heterosexuales y que de repente se descubren disfrutando con un pene en la boca.

“Siempre me gusta saber que contribuyo a que haya más orgasmos en el mundo”

“En mi opinión”, señala 6monthsuck, el mayor error que comete la gente es pensar que la autofelación es un fetiche. Si todo el mundo fuera capaz de hacerlo, probablemente sería una forma de masturbación habitual”. Para él, no tiene nada que ver con la sexualidad, sino con el hecho de darse placer de una forma nueva.

“Siempre me gusta saber que contribuyo a que haya más orgasmos en el mundo”, dice Eingang, haciendo alusión a sus años de trabajo dedicados a Solosuck. “Vivimos en un mundo complicado y pocas cosas hay que me parezcan tan maravillosas como esta… A fin de cuentas, es el ser humano comportándose como el animal que es”.

Este artículo se publicó originalmente en VICE EUA