Charlamos con Michael Rother, una leyenda del Krautrock
Foto por Cynthia Franco.

Charlamos con Michael Rother, una leyenda del Krautrock

El exintegrante de las emblemáticas bandas alemanas como Kraftwerk, Neu! y Harmonia, nos contó los mejores momentos de este movimiento.
23.10.17

Michael Rother tiene una personalidad apacible, es muy paciente y se enfoca por completo en el presente. Con 17 álbumes en su carrera, se trata de un músico dedicado a la expresión artística en su forma más pura, lejos de conceptos complicados. Lo que más disfruta en la vida es compartir su música, ha tureado prácticamente en todos los continentes y confiesa que son las reacciones y energía del público que asiste a sus conciertos, lo que lo mantiene vivo y componiendo. La audiencia mexicana no le falló, el pasado sábado en la Noche Electrónica Alemana Mexicana, en el estacionamiento del Instituto Goethe. A continuación les compartimos la cálida narración de algunos pasajes representativos de su prolija historia musical.

Foto por Cynthia Franco.

Thump en Español: Musicalmente hablando, ¿qué te dejó haber sido miembro de Kraftwerk?
Michael Rother: Recuerdo momentos muy emocionantes, Florian Scheneider era un músico con ideas locas, sonidos interesantes, él introdujo elementos musicales que eran completamente nuevos para mí. lo curioso del tiempo que estuve en Kraftwerk es que todo sucedió porque una vez participé en un jam con Ralf Hütter (también miembro de Kraftwerk) y él ya se había salido de la banda cuando Florian me invitó a unirme para hacer conciertos. Trabajamos juntos únicamente por seis meses pero mis experiencias fueron alucinantes, especialmente en los conciertos la vibra de los asistentes nos empujaba a nuevas alturas. Esto sucedía únicamente en el escenario, pero no en el estudio. Tratamos de grabar un segundo disco, pero a la mitad del camino nos dimos cuenta que no estaba funcionando y nos separamos, después Klaus Dinger y yo seguimos como Neu! Y hablando de Neu!, ¿cómo eran sus procesos de descubrimiento y cómo definieron qué rumbo le querían dar al proyecto?
Cuando era niño viví en Pakistán y estuve expuesto a música tradicional antigua de ese país, me fascinaba escuchar esos músicos callejeros, me hacían sentir hipnotizado. Por supuesto que no entendía el tipo de escalas que se usan en esa música, pero la sensación de que no hay final, la repetición infinita, tuvo una influencia definitiva en mi percepción de la música. De regreso en Alemania descubrí la música pop cuando tenía 13 o 14, y esa fue la época de la explosión británica de bandas como The Kinks, The Beatles, The Rolling Stones, así que aprendí a tocar la guitarra imitándolos, pero más adelante me di cuenta que copiar no era lo que quería hacer, principalmente los movimientos sociales que estaban dándose en la época, como los levantamientos estudiantiles del 68, me hicieron pensar de una forma distinta. Klaus y yo éramos músicos "primitivos" de cierta forma, porque no teníamos educación musical de academia, mi mamá tenía entrenamiento clásico como pianista, pero para mí estaba muy claro que me quería mantener alejado de este tipo de educación rigurosa, que limitaba mi creatividad. Por su parte, Klaus era un músico muy poderoso, el modo en que le pegaba a la batería era único y con mucha determinación, y esta combinación de personalidades funcionaba muy bien en un inicio. Teníamos muy buena idea del camino que queríamos seguir como banda. La invitación a colaborar que te hizo David Bowie es legendaria, ¿qué memorias tienes de su persona, qué recuerdas de ese momento?
Klaus Dinger era un gran fan de David, yo nunca lo fui (ríe). Un año antes de que David me contactara, estuvimos trabajando con Brian Eno y nos contó que desde hace algunos años había estado en pláticas con David, para trabajar juntos, así que no me sorprendió que me llamara para colaborar con él. A pesar de que la colaboración nunca se dio, estoy seguro que hubiera resultado en algo muy interesante. Para ese entonces tenía una agenda muy apretada, mi primer disco solista que salió a principios de 1977, tuvo mucho éxito, así que ese momento fue fabuloso para mí; dos años antes Harmonia de había deshecho y eso fue muy frustrante. Pero de pronto comenzamos a vender arriba de dos mil discos, la popularidad de mi música estaba creciendo y estaba tan ocupado enfocándome en mi carrera solista, que no tuve chance de clavarme en por qué no se dio la colaboración. Por otro lado, había un par de personas de su disquera que no estaban de acuerdo con el amor que David le tenía a la música alemana experimental, las ventas de sus discos estaban cayendo y no estaban a favor de que él se expusiera a más ideas "locas". Paradójicamente, algunos años adelante, Robert Fripp -el guitarrista de King Crimson-, colaboró con él y salieron unas canciones excelentes, así que creo que mi guitarra también podría haber aportado algo muy bueno a su música. Recuerdo claramente una llamada telefónica muy larga que tuvimos, yo estaba muy emocionado y hasta sugerí que invitáramos a Jaki Liebezeit de Can, un gran baterista que habría hecho una buena participación. Finalmente le dijo a los medios de comunicación que fui yo quien declinó la oferta, aunque eso no es verdad. ¿Cómo fue el proceso de trabajo con Brian Eno para "Tracks and traces"?
En realidad nunca tuvimos la intención de grabar un disco, la grabación del disco fue muy casual, él comenzó a visitarnos, dábamos largas caminatas por el bosque, jugábamos ping-pong, bebíamos té, y algunas veces entrábamos al estudio. Yo tenía una grabadora de carrete y él trajo algunas cintas en blanco -la combinación perfecta-, y simplemente presionábamos el botón de grabar cada vez que teníamos una idea que valía la pena. Él procesaba mi guitarra con un pequeño sintetizador. Es bien conocido que Brian andaba mucho en la onda de teorías musicales, pero honestamente eso no me parecían importante; disfrutaba mucho su presencia, era muy modesto, nada que ver con la figura glamourosa de su época en Roxy Music, para entonces ya vestía siempre de negro, era muy amable, todo un caballero inglés. Nuestra colaboración nada tenía que ver con tecnología, nuestro equipo era muy sencillo, algunos sintetizadores, una máquina de ritmos, mi guitarra y un bajo.

¿Qué tendencias o proyectos de música electrónica actual te agradan, qué escuchas regularmente?
No soy un seguidor de música y mucho menos música actual, no es algo que me emocione particularmente. Si tuviera que elegir algún momento actual que sea significativo en relación al sonido, me quedo con el pequeño viaje a las pirámides que hice durante mi estancia en México, y fascinante experiencia de sentir el silencio en la punta de la pirámide, ¡eso sí fue impresionante!

Sigue a Thump en Español en: FacebookFacebook // Twitter.