Drogas

Estos ladrones fueron sorprendidos robando sapos alucinógenos

El Área de Conservación local cree que los ladrones querían lamer los sapos del Desierto de Sonora por sus propiedades psicodélicas naturales.
Drew Schwartz
Brooklyn, US
DS
traducido por Daniela Silva
1.8.18
Foto (izquierda) vía Spur Cross Ranch Conservation y (derecha) vía VICELAND

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

El viernes por la noche, una banda de ladrones supuestamente se coló en un área de conservación en el desierto de Arizona con linternas y bolsas de supermercado, y comenzaron a cazar. De acuerdo con el Área de Conservación Spur Cross Ranch, se querían robar unos sapos, de aspecto inocente que producen uno de los psicodélicos naturales más potentes de la Tierra, del desierto de Sonora.

Publicidad

Según KNXV, filial local de ABC, desde entonces la policía inició una investigación sobre los bandidos, que supuestamente lograron huir con un puñado de sapos. Desafortunadamente para ellos, pasaron caminando justo frente a una cámara de seguridad, que los sorprendió en el desierto con una bolsa de supermercado que supuestamente estaba llena de sapos.

Los sapos producen un veneno que contiene 5 MEO DMT, un psicodélico extremadamente potente que los chamanes han estado cosechando durante décadas. Ingerir el veneno del sapo es bastante mortífero para los perros y los mapaches, pero con los humanos puede inducir un estado eufórico, a veces con alucinaciones visuales. El biólogo local Randy Babb le dijo a ABC 15 que los ladrones probablemente querían lamer a los sapos, para drogarse con el veneno. Los usuarios ya descubrieron cómo extraerlo de los sapos acariciando las glándulas de sus espaldas, permitiéndoles secarlo en forma de cristal para poder fumarlo.

Algunos oficiales del área de conservación mostraron imágenes de los ladrones, quienes, entre reírse y hacer bromas extrañas sobre la masturbación, parecían estar pasando un buen rato ahí, cerca de la oficina del policía local. Mientras tanto, los ladrones de sapo todavía están en libertad, extremadamente drogados en algún patio trasero repleto de anfibios alucinógenos.

Sigue a Drew Schwartz en Twitter.