Drogas

Encontraron un enorme narcotúnel hacia México debajo de un KFC abandonado

Las autoridades encontraron el pasadizo subterráneo luego de la detención del propietario del edificio con metanfetamina, cocaína, heroína y fentanilo.
Drew Schwartz
Brooklyn, US
24.8.18
Capturas de pantalla vía YouTube / WKRG

Como si hubiera salido de la trama de Breaking Bad, un restaurante de pollo frito decidió copiar el modelo, luego de que agentes federales descubrieran un extenso túnel secreto para el traslado de drogas que conducía a México desde un KFC de Arizona, Estados Unidos.

Agentes de ICE descubrieron el elaborado túnel subterráneo de 180 metros después de que policías de tráfico locales detuvieran al residente de Arizona Iván López con cocaína, metanfetamina, heroína y fentanilo —con una valor de más de 1 millón de dólares— la semana pasada, informó The Fort Worth Star-Telegram. Después de investigar algunas propiedades que poseía, ICE revisó el restaurante abandonado de KFC que había comprado recientemente y encontró un pequeño agujero de 20 centímetros que conducía bajo tierra desde el piso de la cocina del edificio.

Publicidad

Cuando descendieron dos pisos, encontraron un pasadizo forrado de madera que abarcaba casi dos campos de futbol y terminaba debajo de una casa al otro lado de la frontera en San Luis Río Colorado, México. Los agentes creen que los contrabandistas accedían al túnel a través de una compuerta escondida debajo de una cama de la casa, llevaban las drogas bajo tierra a través de la frontera y recogían el cargamento a través del piso del restaurante en Arizona usando una cuerda. ICE publicó un video desde el interior del pasadizo, que muestra cómo los traficantes podrían haberlo usado para el tráfico de drogas:

"A esta organización de narcotraficantes le tomó mucho tiempo construir este túnel y habría sido muy costoso", según declaraciones de las autoridades. "Tal esfuerzo requiere necesariamente una combinación de varias personas en ambos lados de la frontera, involucradas en una intrincada y arriesgada conspiración transnacional para construir una estructura tan secreta".

Según los informes, López fue arrestado con 118 kilos de metanfetamina, 6.3 kilos de cocaína, 13.6 kilos de heroína y casi 3 millones de dosis de fentanilo después de que los policías lo vieran "entrar y salir" del KFC abandonado, con un cargamento de "grandes contenedores" que transportaba a su automóvil justo antes de ser detenido. Ahora se enfrenta a una letanía de cargos relacionados con drogas, incluida la conspiración para construir un túnel fronterizo, un cargo súper específico que, si es declarado culpable, podría llevarlo a cumplir una condena de prisión de entre diez años y cadena perpetua, según la denuncia penal.

Sigue a Drew Schwartz en Twitter.