La guía Noisey para entrarle a Napalm Death
Foto por Martyn Goodacre / Getty Images

La guía Noisey para entrarle a Napalm Death

Los pioneros veteranos llevan reinventándose durante tres décadas, del grind al death metal y todo lo que hay en el medio.
7.8.18

Este artículo apareció originalmente en Noisey US.

Cuando una banda es incluida en el Libro Guinness de los récords, es fácil verla como un acto de variedad. Este tipo de honores suelen darse a artistas que intentan cosas absurdas como tocar con baquetas gigantes o intervenir los decibeles para ser la banda más ruidosa del mundo, pero para Napalm Death, el honor llegó orgánicamente. Aunque tienen el récord por la canción más corta que se ha grabado en la historia con "You Suffer", esta banda es mucho más de lo que la canción de 1.316 segundos puede exponer. En el transcurso de sus 16 álbumes y 14 EPs, Napalm Death ha probado ser un grupo vastamente ambicioso, incluso si superficialmente eso pareciera ir en contra de lo que representan.

Publicidad

Al ser uno de los predecesores del grindcore, Napalm Death fue tildada de ser la banda más extrema, incluso antes de tener una alineación estable. Es ampliamente sabido que solo el baterista Mick Harris tocó en los lados A y B del debut de la banda Scum, y que ninguno de los miembros fundadores siquiera participó en el lado B. Pero, al existir estos cambios constantes, esto resultó en que no había una sola voz que dirigiera a la agrupación. Al no haber un status quo, obtuvieron algo de libertad, pues no tenían nada que debían defender o mantener.

Desde fuera, uno podría escuchar a Napalm Death y decir con sorna que toda su música suena igual. Eso no solo es reduccionista, es completamente falso. Después de definir el grindcore en sus primeros dos álbumes, la llegada del vocalista Mark "Barney" Greenway, los guitarristas Mitch Harris y Jesse Pintado, y el bajista Shane Embury, hizo que Napalm Death se alejara de su sonido clásico después de perfeccionarlo. A comienzos de los 90, pasaron al mundo del death metal, con más solos de guitarra, riffs más técnicos, y un estilo vocal un poco más particular gracias a Greenway.

Del mismo modo, a mitad de esa década, la banda sacó cuatro álbumes consecutivos que confundieron aún más a sus fans. Empezando en 1994 con Fear, Emptiness, Despair y terminando en 1998 con Words from the Exit Wound, estos álbumes carecieron de la velocidad que caracterizaba a la banda y, en lugar de eso, se enfocaron en el groove, que era lo que estaba de moda en ese entonces. Con frecuencia suelen hablar de estos álbumes como precursores del nu-metal, pero vistos desde hoy, estos muestran la habilidad de la banda de adaptarse, pues toma lo que está ocurriendo en la escena del metal y logra encontrar la forma de hacer que eso funcione a su favor.

Publicidad

A pesar de que algunos de sus primeros álbumes son considerados (con razón) como clásicos, Napalm Death ha probado tener una de las carreras más consistentes en el metal. Después de volver a su sonido clásico en los 2000, la banda sacó algunas de sus mejores canciones en las última década. Napalm Death, más enfocado en la melodía, la atmósfera y la experimentación avant-garde, ha demostrado que se rehusa a resignarse y más bien ha expandido su sonido en una época en la que la mayoría de bandas decide volver simplemente a tocar sus éxitos.

Pero entonces ¿cómo hace alguien para incursionar en una discografía tan densa, y en una banda que todavía es reconocida con burla por "You Suffer"? Aceptando todo el espectro de la banda, desde las canciones de un segundo hasta los temas más sentimentales —y toda la política izquierdista que hay en medio—, y entendiendo que, sin importar la era, siempre habrá algo que valga la pena encontrar.

Napalm Death como pioneros del grindcore

Como muchos álbumes que terminan siendo los cimientos de géneros completos, Scum es más importante que bueno. Aunque muchas bandas estaban incrementando el tempo en los 80, como Siege, Extreme Noise Terror, Discharge, o G.I.S.M., ninguna tuvo el alcance de Napalm Death. En gran parte, esto se dio gracias a John Peel de la BBC, que apoyó a la banda desde sus inicios, ayudando así a que Scum fuera el número siete en las listas independientes de Reino Unido, y permitiendo que el segundo álbum de la banda, From Enslavement to Obliteration, llegara al número uno en la misma lista solo un año después.

Aunque Scum tiene algunos temas destacables, al final se trata de dos grupos de chicos intentando llevar el metal y el punk a sus límites. En el lado A, canciones como "Scum" y "Siege of Power" presentan versiones rudimentarias de lo que después se convertiría en el sonido distintivo de la banda, con tonos de bajos distorsionados y un galope de D-beat junto a eso que, 30 años después, sigue sintiéndose potente. Y también están, por su puesto, las cortísimas canciones como "You Suffer" y "The Kill", que a pesar de ser breves, se sienten completas.

Publicidad

La alineación del lado B logró hazañas similares, con canciones como "Life?", "Success?", y "M.A.D.", en las que se fueron por un enfoque de dos voces, con Harris contrapunteando con gritos penetrantes los cantos guturales de Lee Dorrian. Este estilo de ir y venir de voces dio sus frutos en From Enslavement to Obliteration, pues las grabaciones no solo sonaban mejor —uno ya podía escuchar los instrumentos diferenciados unos de otros— sino que además la banda pensaba más en sus ataques. Al escuchar canciones como "Its a MANS World", "Lucid Fairytale" y "Practice What You Preach", uno puede ver a un Napalm Death más agudo, donde todavía se puede sentir a Harris dirigiéndolos hacia un torbellino vertiginoso, pero en donde también es capaz de dar un paso al costado y en ocasiones dejar que la banda recupere el aliento con un par de grooves.

Playlist: “The Kill” / “Scum” / “You Suffer” / “Siege of Power” / “Its A MANS World” / “Lucid Fairytale” / “Practice What You Preach” / “Inconceivable” / “Worlds Apart” / “Mentally Murdered” / “Musclehead”

Spotify | Apple Music

Napalm Death Metal

Aunque los aportes de Dorrian en Napalm Death duraron poco, para muchos este es él mejor momento creativo de la banda. Aunque Greenway suele ser clasificado como el catalizador para el cambio de la banda al death metal, las raíces de ese sonido ya estaban presentes en From Enslavement to Obliteration. "Unchallenged Hate" y "Display to Me" se dirigen a un terreno de fraseos de guitarras y grooves de baterías propias del death metal, pero sería hasta 1989, con el EP Mentally Murdered, que la banda terminaría de darle forma a su fascinación por esta nueva tendencia de metal extremo. Con canciones como "Rise Above" y "Cause and Effect", Dorrian cantaba en su registro más bajo y la banda lo seguía, con secciones de un doble bombo más lento de Harris y riffs que empezaban a mostrar la habilidad técnica de la agrupación.

Mentally Murdered fue lo último que Dorrian grabó con Napalm Death, y cuando Greenway entró a reemplazarlo, la banda desechó el grindcore sin pensarlo dos veces. Harmony Corruption, de 1990, fue toda una sorpresa para los fans, pues anteriormente la banda sacaba discos con 27 canciones en poco más de media hora, y había pasado a sacar diez que duraban casi 40 minutos. Hay bastante relleno en Harmony Corruption, ya que incluso algunas de sus mejores canciones se sienten excesivas, pero "Suffer The Children" y "Extremity Retained" muestran a la banda acomodándose en este nuevo acercamiento. Utopia Banished de 1992, sería una mejora frente a Harmony Corruption en casi todos los aspectos. La grabación se ajustaba más a la banda, y Harris le había cedido el puesto de baterista a Danny Herrera. Aunque Harris había sido clave para establecer el sonido de la banda, así como el del grindcore, su apodo de "Human Tornado" (El tornado humano) todavía era apropiado, y en Harmony Corruption su inclinación por nunca asentarse en un beat hacía que el álbum sonara caótico de una forma poco halagadora e incluso desordenada.

Publicidad

En Utopia Banished, Napalm Death demostró cuán poderoso podía ser en esta nueva escena, con canciones como "I Abstain" y "Dementia Access" probando que este cambio al death metal podía ser algo en lo que, de hecho, podían ser muy buenos. Pero realmente fue con canciones como "Judicial Slime" o la apropiadamente titulada "Idiosyncratic" con que Napalm Death mostró interés en romper las barreras del extreme metal. Claramente, la banda estaba cansada de ser encasillada, y busco la forma de encontrar nuevas audiencias.

Playlist: “Unchallenged Hate” / “Display to Me” / “Rise Above” / “Walls of Confinement” / “Cause and Effect” / “Suffer The Children” / “Extremity Retained” / “I Abstain” / “Dementia Access” / “Idiosyncratic” / “Judicial Slime”

Spotify | Apple Music

Nu-Napalm

Los mediados de los 90 fueron años extraños para el metal. El death metal había explotado, había llegado al mainstream y rápidamente se había convertido en un estilo que, exceptuando a unas cuantas bandas, llegaba a ser cada vez más repetitivo. En ese mismo momento empezó a sonar el groove metal, un género que, con la ayuda de Rage Against The Machina, serviría de base para el nu-metal. Fue una época de abundancia creativa pero también de gran confusión, y se podía ver a las bandas viejas intentando crear nuevas ideas y algunas veces terminar cagándola en el proceso. El material de mediados de los 90 de Napalm Death suele ser considerado como lleno de mierdas inescuchables, pero eso es tal vez una exageración. Fear, Emptiness, Despair de 1994, es el más débil de los cuatro álbumes de ese periodo, y aunque todos suenan un poco anticuados, no son tan malos como la gente dice que son.

Tal vez es culpa de las terribles portadas, pero si uno escucha Diatribes de 1996, se puede notar que Napalm Death estaba reteniendo su pesadez y al mismo tiempo se volvía más tolerable. "Greed Killing" cumplía con todas las aristas para que una canción tuviera éxito en el mainstream —bueno, excepto por la voz de Greenway— y creativamente, la estaban sacando del estadio. "Ripe for the Breaking" y "Dogma" tomaron técnicas clásicas de Napalm Death y las retorcieron hasta que se sintieron frescas, y en Inside the Torn Apart de 1997 y Words from the Exit Wound de 1998, Napalm Death sonó aún mejor. Canciones como "Breed to Breathe", "Reflect on Conflict" y "The Infiltrator" pegan duro incluso hoy en día, con el tipo de sonido que bandas como Code Orange ha estado robándose desde hace unos años.

Publicidad

Playlist: “Twist the Knife (Slowly)” / “More Than Meets the Eye” / “Greed Killing” / “Ripe For the Breaking” / “My Own Worst Enemy” / “Dogma” / “Breed to Breathe” / “Reflect on Conflict” / “Drown in the Zero” / “Prelude” / “The Infiltrator” / “Cleanse Impure” / “Clutching at Barbs”

Spotify | Apple Music

Cómo Napalm Death recuperó su 'grind'

Aunque es sabiduría popular el hecho de que, después de cuatro álbumes de pura experimentación, Napalm Death regresó a sus raíces, hay que decir que eso no es del todo cierto. Aunque Enemy of the Music Business de 2000, Order of the Leech de 2002, y The Code is Red…Long Live de Code de 2005, fueron un regreso a un sonido más agresivo, el grindcore había evolucionado durante la ausencia de Napalm Death del género. Y no solo eso, la banda cambió de alineación por primera vez en una década. Enemy of the Music Business fue el último álbum con Pintado en la guitarra y el primero fuera de Earache Records. Es un álbum de puro veneno contra su sello anterior y, aunque las canciones no están mal, ninguna deja una impresión duradera. Lo mismo se podría decir de Order of the Leech, en el que Mitch Harris toca las guitarras en ausencia de Pintado e intentan hacerlo funcionar. Pero es con The Code is Red cuando empiezan a reacomodarse en el groove.

Después de estos tres álbumes de material decente aunque poco memorable, Napalm Death volvió vigorizado, con una serie de discos que compiten con sus primeros trabajos. Smear Campaign de 2006 demostró que Napalm Death era capaz de hacer grind junto a bandas mucho menores que ellos, pero también probó que estaban dispuestos a tomar riesgos nuevamente. "When All Is Said and Done" es su versión de una canción de rock puro, incorporando elementos con los que fueron criticados en los 90, pero con un estilo de producción que se adaptaba mejor a este sonido. De un modo similar, canciones como "Sink Fast, Let Go" e "In Defence" mostraron que la banda todavía podía noquearte, haciendo canciones que podían ir en mil direcciones pero sin salirse de control.

Publicidad

Time Waits for No Slave de 2009, es tal vez el álbum más agotador de este periodo, pero también es el más consistente. Aquí, Napalm Death brinda piezas maestras de grindcore moderno, escribiendo canciones que, desde un punto de vista de composición, son completamente distintas a las de sus primeros días. Al empezar con "Strong Arm", el disco muestra a la banda en su punto más álgido, con composiciones caóticas que, incluso cuando le bajan a la locura un poco, siguen siendo completamente arrolladoras. No hay una sola canción de relleno, haciendo de este no solo uno de sus álbumes más cohesivos, sino posiblemente su mejor trabajo. Utilitarian de 2012 y Apex Predator de 2015 siguen la misma línea, con la banda plantándose en la escena del grind, pero con más confianza para explorar, lo que hace de estos álbumes trabajos mucho más versátiles, y sin la preocupación de que por eso los llamaran vendidos nuevamente.

Playlist: “Thanks for Nothing” / “Out of Sight, Out of Mind” / “Silence is Deafening” / “Sink Fast, Let Go” / “When All Is Said and Done” / “In Deference” / “Strong-Arm” / “Work to Rule” / “On the Brink of Extinction” / “Errors in the Signals” / “Analysis Paralysis” / “Will By Mouth” / “Smash a Single Digit” / “How the Years Condemn”

Spotify | Apple Music

Napalm Death como art-rock experimental

A pesar de estar tan dispuestos a cambiar constantemente su sonido, hay un grupo de canciones que no encaja en ninguna de las secciones previas. Ya sean canciones de los años 90 que se sienten muy particulares, o temas como "Everyday Pox", su colaboración con John Zorn, hay mucho que destacar. Este es un lado de Napalm Death del que poco se habla y casi nunca se le da a la banda el crédito que merece por esto. Canciones como "Smear Campaign" y "Atheist Runt" son piezas con influencia de Swans que muestran gran habilidad para ralentizarse y extenderse, mientras que canciones como "Time Waits for No Slave", con sus extraños coros, prueban su capacidad de salir de su zona de confort. Son estos temas los que hacen que, incluso hoy, Napalm Death sea tan interesante y tan único. Están dispuestos a alejarse de la manada y comprometerse completamente con estas jugadas de una forma que muy pocas agrupaciones están dispuestas.

Playlist: “Contemptuous” / “Indispose” / “Just Rewards” / “Lifeless Alarm” / “Morale” / “Smear Campaign” / “Atheist Runt” / “Time Waits for No Slave” / “Everyday Pox” / “Fall on their Swords” / “Apex Predator - Easy Meat” / “Dear Slum Landlord…” / “Caste as Waste”

Spotify | Apple Music

Conéctate con Noisey en Facebook.