La cruzada de Rajoy contra internet en Catalunya

¿Hasta dónde puede llegar el Gobierno con la intervención de páginas web que promuevan el referéndum?

|
28 septiembre 2017, 4:00am

Estamos en la recta final del 1-O, el referéndum de Catalunya que tanto ha alterado el cauce político habitual de una supuesta democracia. Durante estos días hemos vivido episodios realmente delirantes y febriles, desde la aprobación exprés de una Ley del Referéndum hasta la detención de cargos de las instituciones de Catalunya por parte de la Guardia Civil, pasando por un Piolín en un barco, unos huelveños gritando "¡A por ellos, oé!" y, además, el cierre de más de 140 páginas web relacionadas con la consulta del 1-O. ¿Qué pasa con esto?

Hablamos con Josep Sanjuàs, cofundador de Talaia Networks y Doctor en Informática por la UPC, sobre qué coño está haciendo el Gobierno de Rajoy con internet en Catalunya.

VICE: A nivel de intervención en las redes, ¿qué es lo que ha hecho el estado español hasta ahora? ¿Ha bloqueado más de 140 webs o ha hecho que los proveedores de internet capen ciertos dominios? ¿Qué diferencia hay?
Josep Sanjuàs: Vale, hablemos de cómo censurar una página web. Lo primero que debemos tener en cuenta son los elementos que intervienen cuando una persona quiere visualizar una página. Básicamente hay un servidor, que es un ordenador que aloja la web; luego está el cliente, que es el dispositivo mediante el cual accede a esta página web y, en medio, está la red que es la encargada de comunicar el servidor con el cliente.

Si una persona crea una página web en un servidor español, es muy fácil para el estado español desconectarlo, presionando al proveedor

Hay varias formas de bloquear una página web y todas se basan en atacar alguno de estos tres puntos. La forma más obvia es desconectando el servidor, si es que físicamente está en las jurisdicción donde se puede actuar. Si una persona crea una página web en un servidor español, es muy fácil para el estado español desconectarlo, presionando al proveedor. Si no, también se puede presionar a la persona que ha creado esa página web para que la retire, aunque el servidor no esté físicamente en España.

¿Y también se puede bloquear la red?
Sí. Para que dos ordenadores se puedan comunicar por internet cada uno tiene que estar identificado con un número llamado dirección IP. Como recordar estos números es muy difícil para las personas, existe un servicio llamado DNS que traduce los nombres (como por ejemplo "google.com") a una dirección IP concreta. Existen varias organizaciones destinadas a gestionar grupos de dominios. Por ejemplo, el dominio ".es" lo gestiona Red.es desde España y ".cat" la Fundación PuntCAT desde Catalunya. Están los regionales y luego los suprarregionales, como ".net", ".com", ".org", que gestionan organizaciones de EE. UU. Entonces, sin contar con la colaboración de la persona que ha puesto un servidor ni el proveedor del servidor, se puede presionar directamente a la organización que gestiona el servicio DNS donde está hospedada la página web y si ellos sacan este registro, la página ya no es accesible.

Apagar internet es muy fácil para un gobierno, solo hay que ir a los operadores de telecomunicaciones y que en vez de apagar páginas web apaguen algunos routers, y ya está

Joder, yo cuando se hablaba de proveedores, llámame inocente, siempre pensaba en que se referían a proveedores de internet, rollo Movistar, Amena, Orange y todo eso. ¿No tiene nada que ver?
Si no se puede intervenir a los servidores ni el servicio DNS que traduce el nombre a dirección IP, se presiona a los proveedores de acceso a internet, a los operadores de telecomunicaciones, para que bloqueen directamente direcciones IP o páginas web. Esto es lo que está pasando ahora mismo en Catalunya. Básicamente existen unos dispositivos instalados por los propios operadores que interceptan y permiten modificar el tránsito de datos. Estos dispositivos se llaman Middleboxes (también conocidos como firewall o proxy transparente), y con ellos cada operador puede impedir a sus propios clientes el acceso a una página web bajo mandato judicial. En este caso, la página web sigue siendo accesible desde otros proveedores y desde el resto del mundo.

¿Cómo se puede luchar contra estos bloqueos y qué están haciendo en Catalunya para evitar estos bloqueos? Porque yo no paro de ver páginas supuestamente censuradas por todas partes.
El punto de partida que hay que considerar es que, a la práctica, internet es un sistema muy centralizado. Cosa que significa que existen unas pocas entidades u organizaciones que controlan la mayor parte de las comunicaciones. Se podría hablar de los proveedores de servidores, que cada vez están más concentrados en grandes grupos como Google, Amazon o Microsoft; podríamos hablar de los operadores de comunicaciones, que en España hay, básicamente, cuatro de grandes, y un porcentaje enorme del tráfico de red que se mueve en España pase por esos cuatro operadores.

Cuan más concentrado está el servicio en unas pocas manos, más fácil es controlarlo.

Cualquier contramedida que pueda proponerse para evitar la censura de páginas web pasa por luchar contra la centralización

En un sistema mucho más distribuido se tendría que actuar sobre muchos más elementos para censurarlo. Cualquier contramedida que pueda proponerse para evitar la censura de páginas web pasa por luchar contra esta centralización.

Una medida importante consiste en publicar un contenido en internet de una forma que sea fácil de replicar. Eso, la Generalitat, por ejemplo, lo ha hecho en la página que los ciudadanos tienen que consultar dónde tienen que votar. Han hecho una cosa muy inteligente que es publicar una página autocontenida, con toda la información y datos encriptados de los ciudadanos incluidos. Por esto han salido varias réplicas hechas por ciudadanos u organizaciones como Wikileaks y el Partido Pirata de Catalunya.

¿Sirve de algo ir cerrando webs que se van duplicando todo el rato?
Es absurdo tratar de esconder información a base de bloquear réplicas sucesivas de una página web. En este caso particular, es cierto que ha dificultado el acceso a la información, pero también motiva más a la gente a ir a votar, porque se siente agredida y activa el efecto Streisand: el hecho de que quieras bloquear una información hace que esta información se convierta en algo mucho más deseado.

Es absurdo tratar de esconder información a base de bloquear réplicas sucesivas de una página web, motiva más a la gente a ir a votar

¿Qué más formas tenemos para esquivar la censura?
Otra fórmula es utilizar más canales de comunicación, no únicamente una página web oficial. Como decíamos antes, los Middlesboxes solo pueden aspirar a bloquear una dirección IP o un dominio entero. Por lo tanto, si una organización publica también información en una página de Facebook o un perfil de Twitter, será mucho más difícil para un gobierno bloquear redes sociales enteras, que se percibiría como una reacción desmesurada. WikiLeaks, por ejemplo, ha hecho un mirror de la web del referéndum y la ha colgado dentro de "wikileaks.org" y, técnicamente, no existen los medios para bloquear este contenido sin bloquear todo WikiLeaks.

Si una organización publica también información en una página de Facebook o un perfil de Twitter, será mucho más difícil para un gobierno bloquear redes sociales enteras

Otra forma técnicamente más robusta es publicar los contenidos utilizando redes que faciliten la anonimidad de los servidores y que dificulten la censura. El proyecto más conocido es Tor, donde pueden publicarse servidores escondidos, de los que nadie conoce la dirección IP o su localización. Tor proporciona también un navegador que los usuarios pueden utilizar para acceder a estas páginas escondidas o a páginas de internet a través de la dirección IP de otro usuario de la red Tor.

La Generalitat no ha publicado ningún servicio escondido dentro de Tor. Lo habría podido hacer y habría sido mucho más difícil de detener, pero a la vez hubiera sido más difícil de acceder por parte de los usuarios, que deberían instalar el navegador de Tor.

Sí, yo no tengo ni idea, por ejemplo. Una cosa, ¿qué es eso que compartió Puigdemont para acceder a las webs, lo de los proxy en una red privada? ¿Qué significa todo esto?
Hasta ahora hemos revisado contramedidas que puede aplicar quien publica un contenido, ahora veamos medidas que pueden aplicar las personas que quieran acceder a ese contenido.

La Generalitat no ha publicado ningún servicio escondido dentro de Tor. Lo habría podido hacer y habría sido mucho más difícil de detener

Si, cuando la información está bloqueada por un Middlebox —por un proveedor de acceso a internet—, todavía se puede acceder desde otros países. Aquí es donde entra el tema de los proxys y las VPN.

Aunque existen diferencias técnicas, ambas tecnologías consiguen, esencialmente, lo mismo: en vez de que tu ordenador acceda directamente a una página web, este se conecta a otro ordenador que está en otro país y se descarga la página web, actuando como un repetidor.

Pues yo accedí con el Firefox, creo.
Es que también hay proxys web, que seguramente es la solución más sencilla para los usuarios. Son páginas web donde tú puedes pedir a qué página web quieres acceder. El servidor proxy es el que accede a internet y te muestra la información.

Si internet entera funcionara como Tor, sería imposible censurar contenidos con tanta facilidad

¿Qué habría que hacer para tener un internet incensurable?
Si internet entera funcionara como Tor, sería imposible censurar contenidos con tanta facilidad. Para censurar Tor es necesario encontrar a los responsables de los contenidos, cosa muy difícil porque es una red anónima, o tratar de detener la red Tor entera, porque al ser un sistema peer-to-peer, no está bajo control de nadie en particular.

Todo lo que ayudara a descentralizar internet dificultaría la censura, también que la gente optara por operadores de comunicaciones pequeños. Al final todo se basa en que las comunicaciones no estén gestionadas por unos pocos. Aquí, a los cuatro operadores de telecomunicaciones que existen les es muy difícil no hacer caso de un requerimiento de bloqueo de un contenido por parte del gobierno central.

La semana pasada Julian Assange publicó en su cuenta de Twitter que España podría bloquear internet en Cataluña y recomendaba descargarse aplicaciones como Briar o FireChat. ¿Es demasiado alarmista esta afirmación del apagón de internet en Catalunya? ¿Es técnicamente factible?
Apagar internet es muy fácil para un gobierno, solo hay que ir a los operadores de telecomunicaciones y que en vez de apagar páginas web apaguen algunos routers, y ya está.

Internet está más centralizado de lo que se piensa y todo está en manos de unas pocas empresas a las que enviar requerimientos

¿Sería algo totalmente localizable en puntos concretos?
Sí, sí, completamente. Al final es fácil por esto, porque internet está más centralizado de lo que se piensa y todo está en manos de unas pocas empresas a las que enviar requerimientos.

Ahora, cuánto de probable es este apagón, es difícil de decir. Es una medida muy drástica, propia de regímenes antidemocráticos. Pero lo cierto es que ya han pasado cosas que hasta hace poco muchos ya consideraban impensables: se han censurado centenares de páginas web con una velocidad extraordinaria, y hay dudas razonables de si se han respetado los procedimientos legales establecidos, que normalmente son mucho más lentos.

En el caso hipotético de un apagón, ¿cómo podríamos comunicarnos? ¿Cómo funcionan estas aplicaciones?
Estas aplicaciones organizan una red oportunista con los dispositivos que tienen alrededor. No utilizan internet como método de comunicación, el teléfono no habla con internet sino con los teléfonos que tiene a su alrededor.

Se han censurado centenares de páginas web con una velocidad extraordinaria, y hay dudas razonables de si se han respetado los procedimientos legales establecidos

¿Como una especie de Bluetooth?
Exacto, utilizan Bluetooth para comunicarse si pierden el acceso a internet. Con ellos se puede terminar mandando mensajes encriptados a gente aunque no los veas directamente, a través de otros usuarios que actúan como pasarela hasta que llegan a su destinatario. La entrega de los mensajes no está garantizada y es más lenta pero no depende de internet por lo que es incensurable.

Comentaste que el estado ya ha bloqueado "gateway.ipfs.io". ¿Qué es esto?
IPFS es una red de distribución de contenidos distribuida. Básicamente facilita la creación de contenidos que luego se convierten en permanentes. Es similar a Tor, para acceder a IPFS tienes que bajarte un programa y configurarlo.

El gateway es una pasarela para acceder a los contenidos IPFS desde el navegador web, de forma más cómoda. Lo que ha censurado el Estado es esta pasarela porque la Generalitat publicó su web del referéndum en IPFS —o alguien que hizo un mirror, pero creo que fue la propia Generalitat, porque Puigdemont tuiteó esa dirección IPFS—.

¿Y esto es grave?
Creo que tiene un punto alarmante porque es un ejemplo de bloqueo indiscriminado. IPFS tiene muchos otros contenidos y cuando bloqueas el Gateway de IPFS también estás bloqueando otros contenidos que nada tienen que ver.

O sea, que se han visto afectados otros contenidos que no tienen nada que ver con el referéndum.
Sí. De todas formas no se ha generado mucho revuelo con esto porque actualmente IPFS es una tecnología que no está muy extendida, todavía menos que Tor.

La descentralización se convertirá en un pilar para la protección de la libertad de expresión y la construcción de democracias de mayor calidad

Afortunadamente la descentralización es una tendencia en alza. A parte de Tor o IPFS, también cabe mencionar las tecnologías Blockchain (como Bitcoin y Ethereum), que abren la puerta a reducir la centralización en la economía y van a revolucionar muchas industrias.

La descentralización se convertirá en un pilar para la protección de la libertad de expresión y la construcción de democracias de mayor calidad.

A nivel moral, ¿cómo se perciben dentro de la comunidad de la peña de internet y las redes que un estado cape ciertos dominios o se chape internet?
Tengo conocidos con la ética hacker, basada en principios como la libertad de acceso a la información y el rechazo a la autoridad. En estos entornos la censura está muy mal vista. La situación se está viviendo con una mezcla de sensaciones, entre la estupefacción por cuán lejos se está llegando, el "yo ya lo decía que iba a pasar", el humor con réplicas de páginas en dominios como "referendum.lol" y la sorpresa por la involucración de figuras públicas como Snowden y el propio Assange. Personalmente, me ha parecido un pequeño hito para la descentralización de internet que una figura pública como Puigdemont tuitee una dirección IPFS.

¿Hasta dónde puede llegar el Gobierno de España? ¿Qué sería lo más loco que podría pasar?
Yo creo que lo más grave que podría pasar no se encuentra en el plano tecnológico, sino en el plano de la fuerza.

Más VICE
Canales de VICE