Actualidad

"Oh, oh, algo salió mal": Interacciones en internet para sanar tu corazón

Las huellas están ahí. Que se vuelvan fósiles, solo es cuestión de tiempo, y ya está sucediendo.
11.12.17

Desde comprar comida, stalkear a tus viejos compañeros de la primaria, hasta conocer a tu pareja, o incluso terminar con ella. No es novedad que casi todo puede ocurrir en la virtualidad. Donde incluso, podríamos encontrar a nuestro doble con solo arrastrar una de nuestras selfies al buscador de imágenes de Google.

Sí, lo probé:

Internet alberga millones de mensajes automáticos, e interacciones que dejan huellas. Éstos rastros de virtualidad quizás sean los fósiles que ayuden a los seres del futuro a comprendernos, como las pinturas rupestres nos sirvieron a nosotros para intentar entender a nuestros antecesores.

Mientras tanto, hay días en los que pueden entregarnos respuestas existenciales, y reflexiones poéticas o al menos bizarras, que ni nuestro mejor amigo, terapeuta, o filósofo de turno, acertaría.


e v i d e n c i a _

Al terminar una relación tortuosa a la que queremos desterrar de nuestra historia, en un simple mensaje de Google podemos encontrar una solución épica:

Parece que esta vez será para toda la vida. Cerramos Tínder, damos de baja a las amistades eróticas, limpiamos nuestros celulares de fotos comprometedoras. Y cuando por fin nos hemos borrado del universo de los solteros, de repente, se termina:

También ahí, en la poesía de la web y sus mensajes automáticos, una solución que va al hueso parece gritarnos desde la pantalla:

Intentamos buscar respuestas, sobre qué hacer de nuestra vida. Pero a veces, simplemente, no hay término medio.

Y la única opción parece estar en un captcha:

Actualizamos nuestra foto de perfil, compartimos videos de gatitos tiernos. Reencuadramos imágenes, para que una aburrida reunión con amigos parezca una tremenda fiesta, y un pan con manteca aparente ser un desayuno gourmet en nuestras historias de Instagram. Con cada me gusta nuestra autoestima acaricia las nubes. Pero Google quiere ponerla a prueba:

En días felices, podemos encontrar arte hasta en la imagen satelital de un Googlemaps:

Las huellas están ahí. Que se vuelvan fósiles, solo es cuestión de tiempo, y ya está sucediendo.

Relacionados:

Esta cuenta de Instagram compila los peores tatuajes de la historia

El artista del café que está obsesionado con penes

Hicimos un cadáver exquisito con la poesía del buscador de Google