FYI.

This story is over 5 years old.

'Estamos Aquí': la exposición sobre trabajadores rurales latinos

Esta expo despertó la curiosidad por la comunidad latina en Wisconsin.
Photo courtesy the Neville Public Museum.

Estamos Aquí es el título de una nueva exposición presentada en el primer piso del Museo Público Neville en Green Bay, Wisconsin. La exhibición analiza la identidad latina en la comunidad inmigrante y migrante de Wisconsin, una región famosa por su población alemana, polaca y escandinava. En el Condado de Oconto y el vecino Brown, el censo de 2016 reveló que el porcentaje de blancos llegaba al 96 por ciento y 88 por ciento, respectivamente.

Publicidad

Si no fuera por Antonio Saldaña, en asociación con el grupo de defensa local Casa ALBA Melanie, estas voces latinas podrían haber sido ignoradas completamente. De hecho, gran parte de la exposición —diseñada y construida durante dos años— está inspirada en las experiencias de Saldaña como trabajador migrante.

Los Saldaña, una familia de trabajadores migrantes, habían estado viajando a Wisconsin anualmente desde 1930. Cada verano pasaban un tiempo en Estados Unidos cosechando pepinos para la compañía Bond Pickle Company, actualmente cerrada. En la entrada de Estamos Aquí está erigida una réplica de la habitación de Antonio, donde sus 13 hermanos y sus padres, vivieron una temporada durante la cosecha en Wisconsin. Saldaña señala un lugar en el piso, cerca de la puerta, donde él solía dormir. Nacido en el Condado de Oconto, comenzó a trabajar en los campos de pepino cuando tenía 4 años. "Tan pronto caminaras o hablaras, podías empezar a trabajar", recuerda Saldaña. Calcula que por un día de trabajo, la familia entera recibía $60-70 dólares en los años 70 (alrededor de $400 dólares actuales).

Un campo de migrantes en 1967. Foto cortesía del Neville Public Museum.

Quizá tuvieron casitas modestas, pero no había un "hogar" real para los Saldaña. Cuando no estaban cosechando pepinos en Wisconsin, recolectaban jitomates en Ohio o cosechaban algodón, cebollas o zanahorias en Texas. Los primos de Saldaña se encargaban de la siembra de naranjas en Florida y California. "Era difícil hacer amigos por la barrera del lenguaje; casi siempre estábamos con otros migrantes. Fue muy difícil conseguir educación por tanta mudanza", explica Saldaña. "Cambiamos de escuela muchas veces, pero de alguna manera lograba quedarme por mi inteligencia".

Publicidad

LEE MÁS: En honor a los mexicanos que trabajan en las cocinas neoyorquinas

Saldaña consiguió la residencia permanente de Wisconsin a la edad de 14 años, cuando tuvo la oportunidad de vivir con su hermana mayor en Green Bay e ir a la escuela de tiempo completo. Saldaña es un estadounidense de cuarta generación, pero fue el primero de su familia en obtener el diploma de la secundaria y luego en conseguir el título universitario.

A pesar de que hace mucho que las granjas de pepino desaparecieron, las principales industrias del estado siguen sostenidas por la mano de obra latina. Uno de los primeros muros de la exhibición dice: "La mitad de todos los trabajadores de la industria lechera son latinos". La mitad de todos los empleados de procesamiento de carnes son latinos también. Y sus contribuciones están detalladas artísticamente en Estamos Aquí. El resto de la exposición ilustra numerosas tradiciones latinas, en su mayoría mexicanas: fiestas, costumbres familiares, vestidos y gastronomía. Una sección dedicada a las mezclas culturales exhibe un poncho de los Packers dorado y verde brillante.

The Saldaña family cabin. Photo courtesy the Neville Public Museum.

La inauguración de Estamos Aquí despertó la curiosidad por la comunidad latina en Wisconsin. Las peticiones para que Saldaña acuda a escuelas, iglesias y grupos comunitarios sobre su experiencia como trabajador migrante han ido en aumento. Cuando le preguntan sobre los desafíos que enfrenta un latino —embajador informal de la comunidad latina— en una comunidad predominantemente blanca durante la era de Trump, contesta que ahora la gente se cuestiona si será deportado, porque "es ilegal" y "¿cómo va a saltar el muro?"

Publicidad

Para preparar cada charla, Saldaña sondea la zona en donde dará su discurso un par de días antes, no tanto por temor, sino para prepararse mentalmente si acaso la gente no quiere escuchar lo que tiene que decir. "La gente me conoce por mi columna Diverse Voices (misma que ha escrito por 13 años en Green Bay Press-Gazette). Pero sigo recibiendo comentarios y debo conocer el sitio al que voy". Un buen medidor del ambiente son los carteles de Trump que hay. El Condado de Clark, por ejemplo, lidera la producción de lácteos en Wisconsin y casi el 64 por ciento votó por Trump en 2016.

Foto cortesía del Neville Public Museum.

Saldaña es pragmático sobre el ambiente político hostil en su hogar: "Le digo a la gente, 'Trump no inventó el racismo. Pero, ¿tanto odio? Es por la retórica; concede permisos racistas para decir cualquier cosa. Peleamos por todo. Una vez que la gente se sienta más cómoda con nosotros, las cosas irán mejor'".

La recepción de Estamos Aquí, la prensa y sus conferencias en el área han sido positivas. La semana pasada, un compañero congregado de la iglesia le dijo, "Solo quería decirte que vi tu historia en TV, no puedo creer que toques el piano en nuestra iglesia". Un miembro de la audiencia durante una de sus conferencias no podía creerlo: "¿Eso pasó aquí? ¿Eso pasaba en Wisconsin? ¿Cómo puede ser?" A lo que Saldaña respondía, "No lo sé; seguro has comido un pepino. ¿Cómo crees que llegó hasta tus manos?"

El propio Saldaña también está muy satisfecho con el resultado de la exposición. "Para mí, Estamos Aquí fue un sueño hecho realidad porque era algo que siempre había querido. Cuando salió a la vista del público, todos lo amaron. Nunca imaginé que así saldrían las cosas y nunca había recibido tantas críticas positivas. Estas puertas están abiertas para que pueda enseñar a los demás".

El próximo proyecto de Antonio es preservar la casa migrante en donde su familia vivió. Logró encontrarla hace tres años y recaudar fondos suficientes para trasladarla al Parque Histórico Heritage Hill. Conservaría el hogar de sus padres en la historia de Wisconsin, sería una declaración en nombre de todos los migrantes latinos diciendo "ESTAMOS AQUÍ".