Una reflexión sobre el desastre de Pokémon y Burger King en los 90
Illustration par Lia Kantrowitz

Una reflexión sobre el desastre de Pokémon y Burger King en los 90

Cómo la euforia por juguetes de Pokémon provocó dos muertes y mucho pánico.
30.7.17

Este artículo fue originalmente publicado en MUNCHIES Estados Unidos.


La década de 1990 fue, sin duda, la edad de oro de las comidas infantiles.

El paquete estándar para niños comenzó con una hamburguesa (o nuggets de pollo), patatas fritas y un refresco: simple y confiable. Era una época antes de las rodajas de manzana y la leche, esas opciones "saludables" que existen hoy en día. La experiencia era maravillosa, altamente calórica, de producción masiva, en toda su gloria saturada de grasa y demasiada fructosa. Y la joya de la corona, por supuesto, era el juguete que venía con la comida.

Publicidad

Algunos de los juguetes más icónicos de la década de los 90 —Teenage Mutant Ninja Tortugas , Tamagotchi o personajes Disney— llegaron a las bandejas grasosas de todo el mundo. Pero quizá el mayor frenesí ocurrió con la llegada de los juguetes coleccionables de Pokémon en Burger King. La Pokemanía llegó a un punto de fiebre en 1999, y esta crisis provocó bajas.

La revista TIME ayudó a introducir el fenómeno japonés conocido como Pokémon al público general con su artículo de portada del 22 de noviembre. Al centro de la página —espacio normalmente reservado para jefes de Estado, líderes religiosos y magnates de los negocios—, un Poliwhirl saltaba hacia el lector.

"Para muchos niños es una adicción: tarjetas, videojuegos, juguetes, una nueva película. ¿Es malo para ellos?", se preguntaba TIME.

La portada de TIME en 1999, anunciando la Pokemanía.

La seguridad, en ese momento, estaba a nivel psicológico: ¿Cómo afectarían los Pokémon al cerebro, la actitud y el comportamiento de los niños? ¿Sería la "obsesión de atraparlos todos" una moda consumista o perjudicial?

Mientras padres, periodistas y psicólogos analizaban las implicaciones actitudinales de la moda, surgía un Poképeligro mucho más mundano. El 11 de diciembre de 1999, Kira Alexis Murphy, de 13 meses de edad, murió sofocada en el norte de California. Se cree que un Pokémon de Burger King fue la causa.

La compañía había comenzado una campaña masiva para promocionar Pokémon: The First Movie, que se estrenó el 10 de noviembre de ese año, un mes antes de la muerte de Kira. La promoción de 56 días, una de las más grandes de la historia, tenía vigencia desde principios de noviembre hasta finales de diciembre. La sorpresa durante ese período de dos meses era uno de los 57 diferentes juguetes. Lo más interesante de la promoción es que los juguetes estaban encapsulados dentro de una Pokébola, el recipiente ficticio utilizado para capturar Pokémones.

Publicidad

Por lo que respecta a la muerte de Kira, el juguete en sí no era el problema. Ella murió luego de que la mitad de la Pokébola, midiendo menos de 6 cm de diámetro, quedara adherida a su rostro. De alguna manera bloqueó su nariz y boca, formando un sello hermético.

La madre de Kira, Jill Ann Alto, tomó una ducha durante unos 20 minutos. Cuando salió, su hija estaba muerta. Las dos hermanas de Kira, entonces de cuatro y cinco años, fueron testigos de la muerte.

"Yo salí y la encontré con la pelota en la boca y la nariz", dijo Alto, afligida, a Los Angeles Times . "Tuve que sacársela".

La Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos (CPSC) intervino, instando a retirar inmediatamente los juguetes y suspender los regalos. Pero la promoción continuó.

"Una muerte debería ser una señal muy grave de que hay un problema", dijo Ann Brown, presidenta de la CPSC de 1994 a 2001, a Knight Ridder / Tribune Business News en enero de 2000. "No deberían esperar tener un montón de bebés muertos antes de hacer algo".

Un portavoz de Equity Marketing, el fabricante de juguetes asociado con Burger King, declararía más tarde que el juguete "cumple o supera todas las directrices federales de seguridad". Y Charles Nicolas, un portavoz de Burger King, argumentó: "No concluyeron que la bola fue la causa [de muerte]".

Las Pokébolas retiradas. Foto vía Wikimedia Commons.

Diez días después, el 23 de diciembre, sucedió de nuevo: una niña de 18 meses de edad en Kansas casi se sofocó. Cuando su padre sacó la mitad de una Pokébola de su boca, los labios de la muchacha se habían vuelto azules. Después de este incidente, la indignación aumentaba.

Publicidad

"Cuando nos enteramos de la primera muerte, nos dimos cuenta de que podría ser un problema nacional", dijo Brown a MUNCHIES, quien renunció a la CPSC en 2001. "Este fue el peor escenario: una importante cadena de comida rápida, no sólo una tienda de juguetes, distribuyéndolos por millones".

LEER MÁS: Adiós al kinder sorpresa y a la cajita feliz en Chile

Y la venta estaba siendo un éxito rotundo: algunos restaurantes de Burger King vendían cada día 1.000 comidas infantiles al día. Numerosos lugares se llenaron son el llanto y los gritos de niños, padres frustrados y productos agotados. Pero solo era cuestión de tiempo.

Las autoridades criticaron a Burger King por actuar con demasiada lentitud. El éxito de Pokémon, al parecer, fue la razón de por qué la cadena parecía actuar tan lento y no retirar el producto.

"[Burger King] recién cedió, [pero] tuvimos que obligarlos", dijo Brown al Washington Post a finales de enero de 2000.

El lunes 28 de diciembre comenzó la retirada voluntaria por parte de Burger King en conjunto con la CPSC. La fecha es importante. Burger King había lanzado su propio comunicado de prensa temprano, el 27 de diciembre, un domingo; medida que Brown considera tenía la intención de hacer pasar desapercibido el anuncio.

Las advertencias se imprimieron por todas partes: en los forros de la bandeja, en los artículos de llevar a cabo, y en las bolsas de freír. Burger King también compró tiempo comercial en televisión por cable y en red para informar al público, y dio un número de 800. Lamentablemente, estos esfuerzos no fueron suficientes.

Publicidad

"Es una opinión personal", dice Brown, "Pero imagino que no querían publicidad tan horrible, Burger King es un restaurante familiar".

Cuando se retiraron los juguetes, se aconsejó a los consumidores a deshacerse de las Pokébolas, devolverlas o eliminarlas. Incluso si hacías la devolución, obtenías una orden de papas fritas gratis y los niños podían quedarse con el juguete.

El esfuerzo fue masivo: se publicaron anuncios en más de 8.100 sucursales de Burger King en todo el país; un anuncio fue publicado en USA Today; se enviaron avisos a 56.000 oficinas de pediatras y 10.000 salas de emergencia, e incluso a sitios web "frecuentados por los fans de Pokémon". Las advertencias se imprimieron por todas partes: en los forros de la bandeja, en los implementos de las órdenes para llevar; y en las bolsas de las papas. Burger King también compró tiempo comercial en televisión nacional y por cable para informar al público, e incluso proporcionó un número telefónico gratis para atención. Lamentablemente, estos esfuerzos no fueron suficientes.

LEER MÁS: La comida chatarra te está, literalmente, encogiendo el cerebro

El martes, 25 de enero de 2000, casi un mes después de esta movilización, Zachary Jones, de cuatro meses de edad, fue encontrado muerto en su cuna en Indianapolis, Indiana. Él también se había asfixiado con una Pokébola. "Es difícil creer que vas por algo de comer para los niños, pero en realidad traes un juguete letal", dijo Michael Jones, el abuelo del niño, al Chicago Tribune. Su muerte fue la última atribuida a los juguetes Pokémon de Burger King.

Un letrero afuera de una sucursal de Bruger King en 20015. Foto vía usuario de Flickr Mike Mozart

En los años siguientes, Burger King tuvo algunos incidentes con otros juguetes, pero nada comparado con el evento de los Pokémon. Además, existen rumores de que Bruger King eliminará los juguetes por completo. Ahora puedes sustituir el juguete por una galleta y, el año pasado, Ezelna Jones, ejecutiva de marketing para Burger King Sudáfrica, dijo que Burger King "se alejaría de los juguetes" en un esfuerzo por "reducir el plástico".

El legado de Pokémon, por otro lado, ha tenido una historia diferente. Desde la euforia por el juego Pokémon Go, lanzado en julio de 2016, la histérica Pokemanía ha levantado una vez más su fea cabeza.

Más de diez personas han muerto jugando el juego, una vez más tratando de "atraparlos todos".