VICE News

El 'turismo favela' es la nueva atracción en Río de Janeiro

Comer sushi, escuchar jazz o ir a un bar a pasar el rato en algunas favelas de esta ciudad ya es posible para los visitantes, gracias a los programas de pacificación que se han implementado. VICE News fue a Babilônia para saber qué opinan sus...
1.8.16
En el Bar do David hay una maqueta de Projeto Morrinho, una iniciativa para transformar la imagen negativa de las favelas. (Imagen por Paula López Barba/VICE News).

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Poner una galería de fotografía neoyorkina en lo más alto de una favela de Río de Janeiro es muy osado. De hecho, la valiente propuesta de la 1500 Gallery en la favela de Babilônia, no cuajó y tuvo que cerrar sus puertas el pasado diciembre, tras año y medio de existencia. Lo que sí se puede hacer es comer sushi o escuchar jazz en estos barrios que los programas de pacificación han situado en el mapa de la oferta turística, gastronómica y cultural desde 2008, lo que cada día atrae a más gente.

Publicidad

Incluso Google ha ido a mapear algunas de las calles y negocios de varias de estas comunidades. Palito vive en Babilônia, y ha sido uno de los encargados de colocar la información de sus calles en Google. Piensa que la llegada del turismo a las favelas es algo positivo, que amplía las posibilidades de la comunidad.

Pero este es un tema polémico, como dice Luiz Alexandre Mees, profesor en la Universidade Federal do Estado do Rio de Janeiro (UniRio) que estudia el turismo en los asentamientos informales. "Es positivo para unos, pero depende del tipo de actividades que se desarrollen y de cómo se conduzcan esta prácticas. Es importante que los protagonistas sean sus habitantes y no agentes externos".

El turismo de favela empezó a ser visto como una mercancía a partir de los años noventa. Es una actividad pensada especialmente para los extranjeros, porque para los brasileños las favelas tienen demasiadas connotaciones negativas:narcotráfico, pobreza, precariedad y caos urbano.

La favela Rocinha fue la primera que recibió turistas y otras siguieron sus pasos porque lo vieron como una fuente de ingresos. Principalmente las de la zona sur de Río, la parte más rica de la ciudad, donde se encuentran las famosas playas cariocas.

WhatsApp, la nueva vía para evidenciar abusos policiales en favelas de Brasil. Leer más aquí.

Babilônia Black es una propuesta de afirmación de la cultura negra en las favelas de Río. (Imagen por Paula López Barba/VICE News).

A cinco minutos de la playa de Copacabana y entre exuberante naturaleza tropical, era imposible que la pintoresca favela de Babilônia pasara desapercibida. Convertida en uno de los ejemplos del éxito de la intervención de la Policía Pacificadora (UPP) y sus cuestionadas técnicas para acabar con el narcotráfico, este año han muerto aquí varias personas en tiroteos entre traficantes y policía. "Era la favela más tranquila de la zona sur y ahora está irreconocible" cuenta Gabriel, en el restaurante de sushi en el que trabaja en mitad de Babilônia.

El nació aquí hace veinte años cuando quienes mandaban eran los traficantes y no tiene tan claro que la situación haya mejorado con la UPP. "Ahora tenemos bandidos de dos facciones, más la policía. Para los turistas es bueno que haya policía, pero para la mayoría de los moradores era mejor antes"

Publicidad

De las más de quinientas favelas de Río, cuarenta y dos tienen UPP, pero no hay que olvidar que la policía en Río de Janeiro es también una amenaza. En 2015 fue responsable de uno de cada cinco homicidios en la llamada "ciudad maravillosa", según los datos del ISP (Instituto de Segurança Pública).

'Cuando los extranjeros ya vivimos en una favela, tenemos miedo cuando bajamos al asfalto'

Gabriel vive al lado de un foco de traficantes, les conoce y no les tiene miedo, pero sí teme estar en medio de un tiroteo. Cuenta cómo un amigo murió en el último enfrentamiento hace apenas dos meses. "A veces los medios de comunicación llaman traficantes a inocentes. Mi amigo ya no estaba envuelto en el tráfico, era un 'ex' y ha muerto ahora dejando un bebé recién nacido".

Estos trágicos acontecimientos asustan a los vecinos y alejan a los visitantes. Y es que, aunque los índices de violencia aumentan por toda la ciudad, cuando aparece la palabra favela en una noticia trágica, provoca un rechazo especial. "Es muy importante la percepción de la seguridad, cuenta Pol Dhuyretter en la terraza que ha construido entre su casa y su bar en lo alto de Babilônia.

"La economía de Babilônia sufre mucho por lo que transmiten los medios de comunicación. Hay más muertes por accidentes de tráfico y la prensa no lo estigmatiza". Este belga de 54 años llegó a Brasil en 2009 y reconoce que tardó bastante en aventurarse a entrar en una favela y que al principio, tenía sus reservas. "Es verdad que cuando los extranjeros llegamos a una favela tenemos que acostumbrarnos a algunas cosas, pero una vez que vivimos aquí tenemos miedo cuando bajamos al asfalto".

Atletas molestos con las pésimas condiciones de la Villa Olímpica en Río de Janeiro. Leer más aquí.

El belga Pol Dhuyretter reconoce que tardó en adentrarse en una favela, pero ahora vive en Babilonia. (Imagen por Paula López Barba/VICE News).

Decidió instalarse en esta comunidad porque fue donde pudo alquilar una casa rápidamente, sin cumplir las engorrosas exigencias que suelen imponer los propietarios de Río. Pero ahora lo elige para vivir junto a su pareja Bibiana Angel, de Colombia. Aquí han montado juntos Estrelas de Babilônia, un simpático bar con impresionantes vistas y un pequeño hostal. Hasta placas solares hay en la cubierta de su casa y forman parte de un proyecto más ambicioso, que Pol explica entusiasmado: el de convertir las favelas en barrios energéticamente autosuficientes.

Enamorados del lugar por la tranquilidad y el contacto con la naturaleza, ambos son conscientes de que no continuarán aquí si los narcotraficantes se vuelven a hacer con el control. En todo caso, no creen que eso pase en favelas tan estratégicamente situadas como esta, la cual por ahora es una se las más pacíficas.

'Es positivo para unos… pero es importante que los protagonistas sean sus habitantes y no agentes externos'.

Pero se rumorea que cuando acaben los Juegos Olímpicos la situación va a empeorar. En Río de Janeiro los servicios básicos están sufriendo las consecuencias de la crisis económica y política de Brasil. Falta dinero para sanidad, educación, transporte, gestión ambiental y seguridad.

A unos días de los Juegos Olímpicos, la ciudad se declaró oficialmente en bancarrota y ahora recibe ayuda del gobierno central para poder asegurar el éxito de un evento que atraerá las miradas de 5 billones de personas. Pero ¿Y después? Ni siquiera los policías de la UPP, a los que no les está permitido hablar de estos temas, son capaces de contener su incertidumbre.

Publicidad

"Dios dirá" es lo único que consigue decir un Teniente de la UPP de Babilônia cuando le preguntó qué pasará después de juegos en cuanto a seguridad. Él lleva poco tiempo en esta favela porque hace tres meses que cambió la unidad policial y en el barrio se rumorea que fue por un problema de corrupción con los traficantes.

Los asesinatos policiales van al alza en Río de Janeiro, previo a las Olimpiadas. Leer más aquí.

Base de la Unidades de Policía Pacificadora en la entrada de Babilônia. (Imagen por Paula López Barba/VICE News).

Precisamente, esta es una de las razones por la que mueren algunos inocentes a manos de la policía en Río, según César Muñoz, investigador de Human Rights Watch Brasil. La ONG acaba de presentar un informe que denuncia la brutalidad policial en Río de Janeiro. Los datos son espeluznantes, en el Estado de Río de Janeiro la policía ha matado a más de 8.000 personas en la última década, con más de 600 muertes el año pasado. El combate al narcotráfico armado es una guerra, pero algunos de los homicidios son ejecuciones extrajudiciales, como demuestran los vídeos y declaraciones anónimas de algunos policías que sustentan el informe.

A pesar de esto, en Babilônia no ha hay un especial rechazo a la policía pacificadora. Tampoco en Chapéu Mangueira, la favela vecina. Allí se encuentra el famoso Bar do David y su dueño conoce bien las diferentes fases por las que han pasado estas dos comunidades, ya que nació aquí hace 46 años. Dice que no está en contra de la Policía Pacificadora, pero que faltan los proyectos sociales. "El éxito de la UPP depende de los proyectos para cualificar a los jóvenes para el mercado de trabajo y evitar que se sientan atraídos por el narcotráfico. Esos proyectos no llegan, y sólo con la fuerza policial no se educa a un pueblo".

'Después de los tiroteos la gente está aprensiva, pero la violencia es general en Río'

Este expescador abrió en 2010 un modesto restaurante que ha ganado varios premios de gastronomía, entre ellos los de mejor boteco -bar- de Río y de Brasil.

Se trata del primer bar de favela premiado y recibe a diario a muchos visitantes que suben el morro para degustar su famosa feijoada de frutos de mar, una versión marinera del tradicional plato brasileño a base de frijoles. Insiste en que en líneas generales, Babilônia es más segura que otros lugares de la zona sur: "después de los tiroteos la gente está aprensiva, pero la violencia es general en Río de Janeiro y puedo asegurar que estás más segura aquí que allí abajo" dice, refiriéndose a Copacabana.

Publicidad

Es lo contrario de lo que piensan muchas personas que viven abajo y desde allí ven la favela como un lugar peligroso e inaccesible. Otros, como Miguel Plaza, un español que vive en Babilônia, no se sienten más seguros ni en un sitio ni en el otro. "Tienes que velar por tu seguridad todo el tiempo en todas partes de Río porque esta ciudad es violenta".

En la parte alta de esta favela hay un circuito de senderos para pasear y disfrutar de buenas vistas de Río. (Imagen por Paula López Barba/VICE News).

Miguel dejó Madrid nada más acabar la carrera de arquitectura para viajar y la semana que planeó pasar en Río se ha convertido en cuatro años. Se dedica a proyectos sociales y organiza actividades con el objetivo de que los niños de la favela sean conscientes de que su realidad está infrarepresentada. "Lo que se muestra en la televisión y en los artículos periodísticos sobre las favelas es sólo violencia y armas.

La favela es la vivienda social autoconstruida con un urbanismo autorregulado y a nivel cultural es muy interesante" Cuando sacamos el tema de la galería de fotos que no ha funcionado, Miguel cree que el enfoque no fue el más adecuado "Llegaron con un estilo arquitectónico académico, pero no escuchando el lugar. Por eso no funcionó".

En lo más alto del Babilônia, mientras varios chicos desmontan la flamante Galería 1500, hablo con Rafael Rodrigues, nacido aquí y ahora encargado del espacio y me cuenta por qué no tuvo éxito. "La comunidad no lo acogió, casi no venía nadie. Hay otros proyectos culturales que sí funcionan, pero la fotografía todavía no entra bien aquí".

Ahora están pensando cómo aprovechar el edificio diseñado por RUA, el reputado estudio de arquitectura al que le fue encargada la obra. Barajan un albergue, espacio de fiestas o de clases. Algo que sea rentable y que les sea útil y les guste a los vecinos de la comunidad porque, al fin y al cabo, son ellos quienes la han consolidado con mucho esfuerzo.

Sigue a VICE News En Español en Twitter:_ _@VICENewsEs

Sigue a Paula López Barba en Twitter: @paulalopezbarba