Marca España

Albiol se ha grabado un vídeo abroncando a unos okupas

Badalona es una ciudad moribunda que ahora tiene su propio vigilante, Xavier García Albiol.

por Pol Rodellar
10 Octubre 2018, 9:04am

Fotogramas vía el Twitter de Xavier García Albiol

Solo hace falta un minuto y once segundos para que Xavier García Albiol, el hasta ahora presidente del Partido Popular de Catalunya, convenza a unos okupas de que son gente malvada. Durante esos segundos también les lanza frases como “No se puede entrar en los pisos saltando si uno no es el propietario”, “Lo que sí que os digo es que no quiero ningún follón” o “Como haya ruidos vamos a tener problemas todos”. Aquí tenéis el tuit de Albiol con el vídeo enlazado:

El caso es que Albiol se ha grabado un vídeo en el que hace de justiciero y se lo ha subido al Twitter y a Insta. El vídeo lo grabó el pasado mes de septiembre en un edificio del barrio de La Salut, en Badalona. Según el propio Partido Popular, una familia de vecinos se puso en contacto con Albiol porque estaban desesperados frente a una supuesta situación de problemas de convivencia con los okupas. Una situación que Albiol podía solucionar. Badalona ahora es una ciudad moribunda que necesita su propio vigilante. Gotham City tiene Su Batman, Metropolis su Superman; ahora Badalona tiene a Albiol.

Albiol sintió la llamada de la justicia y por eso, a principios de septiembre anunció su candidatura para la alcadía de Badalona de 2019. ¿Su lema? “Recuperemos Badalona”. Parece que el tipo va en serio y ya se ha lanzado a la calle a impartir lecciones de ética y moral.

Pero volvamos al vídeo. Solo hace falta un minuto y once segundos para que Albiol demuestre todas sus actitudes racistas y un control basto y barato del medio audiovisual. Por una parte, no solo pretende convertir en cómica una expresión típicamente latina (ese “¿Qué pasó?”) repitiéndola (“Qué pasó es lo que pregunto yo.”), sino que, encima, el editor del vídeo, ha decidido (con la aprobación de Albiol, claro) animar los subtítulos en esta parte del vídeo de una forma completamente distinta a la del resto, enfatizando el momento y engrandeciendo la contestación del presidente del PP catalán y ridiculizando el discurso de los okupas.

Este formato de subtítulos que apoyan un punto de vista en vez de ofrecer objetividad, se repite en varias partes del vídeo. De hecho se repite en todos esos momentos en los que Albiol está especialmente “lúcido” y “genial”, acompañados además de golpes sonoros que dramatizan sus intervenciones, intentando dotar la escena de un tono épico al estilo de la banda sonora de Piratas del Caribe pero que más bien parecen sacados de Equipo de Investigación, con todo lo que esto supone a nivel de sensacionalismo y, por qué no decirlo, de ridiculez.

Pero hay más, Albiol no duda en mostrar una actitud claramente violenta y amenazadora, ya sea en la puesta en escena (entrando parcialmente en el piso) o disparando frases que invocan el caos y la destrucción —“Como haya ruidos vamos a tener problemas todos”—.

Así, todo el vídeo se torna cómico en sí, bordando la caricatura y la parodia. La burla con la que Albiol trata a esos okupas es, al final, del mismo calado que la que ejercen los espectadores hacia este mismo vídeo, quienes, lejos de compartir el discurso del colega justiciero, se mofan de su actitud y de toda la estética del vídeo. Es más, la propia existencia de esta pieza es ya demencial, algo totalmente ridículo. Me remito al título, “ALBIOL PLANTA CARA A LOS OKUPAS”.

Pero el sensacionalismo y el ridículo es algo común en el universo albiolano, un mundo tremendamente coherente. Por ejemplo, en el vídeo, el aspirante a alcalde exige a los vecinos okupas una “convivencia normal y punto”, es por esto que no es de extrañar que en su bio de Twitter el tipo espete lo siguiente: “Presidente del Partit Popular de Catalunya. De Badalona, me siento catalán y español. Todo con mucha normalidad”. Sin duda la idea de la “normalidad” y lo “normal” es algo que preocupa a este individuo y que puede inquietar a otros muchos, pues exigir “normalidad” no es más que exigir una homogeneización de comportamientos e ideas. Pero en fin, supongo que cuando todos estos vídeos ya hayan penetrado en la psique de todos sus potenciales votantes y la derecha vuelva a alzarse imponente en España, podremos ver con nuestros propios ojos en qué consiste exactamente esta idea de “normalidad”. Ahí va una pista: “Como haya ruidos vamos a tener problemas todos”.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.