FYI.

This story is over 5 years old.

inmigración

Trump habla de la migración desde México con imágenes de España: ¿hay motivos para la alarma?

El vídeo electoral de Donald Trump contrasta con la realidad en la frontera entre México y Estados Unidos, donde en la última década han cruzado la mitad de inmigrantes que los que lo hicieron entre 2003 y 2007.
5.1.16
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El candidato por el partido republicano a encabezar las presidenciales de 2016 en Estados Unidos, Donald Trump, vuelve a desencadenar una airada reacción en la opinión pública tras la difusión de su primer vídeo electoral. Pero esta vez no han sido sus controvertidas propuestas las que han desatado la polémica; propuestas que enumera en el anuncio.

Lo que ha estallado en los medios tras el chequeo de Politifact, una web dedicada a comprobar la veracidad de lo que afirman los políticos estadounidenses, es el uso de imágenes correspondientes a un intento de personas migrantes de cruzar la valla de Melilla, un enclave español en el norte de África, mientras una voz en off locuta la propuesta del candidato de levantar un muro en la frontera con México que "el Gobierno mexicano pagará", según el equipo de Trump.

Publicidad

Politifact ha localizado el metraje original en un vídeo colgado en la web del periódico italiano La Reppublica.

Corey Lewandowski, responsable de campaña del multimillonario y a quien el medio estadounidense POLITICO llama "el hombre detrás de Trump", aseguró en un correo que la selección del vídeo había sido a propósito, y que les servía para mostrar una de las mayores preocupaciones de los americanos.

"La utilización de este metraje ha sido intencional y seleccionado para demostrar el impacto severo de una frontera abierta y la muy tangible amenaza que los americanos enfrentan si no levantamos inmediatamente un muro para parar la inmigración ilegal. Los medios sesgados no lo entienden, pero los americanos que quieren proteger sus trabajos y sus familias sí", escribió Lewandowski.

Pero lo cierto es que estudios del Pew Research Center contradecirían esta afirmación: en 2011, menos de la mitad de los estadounidenses, un 46 por ciento, estaban a favor de levantar un muro o una verja en la frontera con Estados Unidos. Los contrarios a tomar esta medida estaban un punto por encima, en el 47 por ciento.

Un estudio más reciente del mismo instituto apuntaba que una amplia mayoría, un 72 por ciento, apoyaba que se debería permitir a los inmigrantes indocumentados que viven en los EEUU permanecer legalmente en el país si cumplían ciertos requisitos. Esta opinión también era mayoritaria entre los votantes republicanos, con un 56 por ciento de apoyo.

Publicidad

Aunque estos datos no se traducieron en fisuras entre los cargos electos republicanos cuando el presidente estadounidense, Barack Obama, dictó la mayor regularización de inmigrantes en décadas. La mayoría republicana en el Congreso de EEUU bloqueó cualquier iniciativa en ese sentido y la medida permanece paralizada por un juez federal.

La crisis de refugiados deja en papel mojado la regulación de la Unión Europea. Leer más aquí.

El escritor e investigador español Íñigo Moré es autor de Borders of Inequality, un estudio comparativo de las diferencias de renta entre la frontera de España con Marruecos, de EEUU con México y de Alemania con Polonia, que busca analizar los efectos que produce la desigualdad y que presenta las migraciones como expresión de esta falta de equidad. Moré se aventura a explicar las causas del por qué de la oposición republicana a la nacionalización de indocumentados.

"Los republicanos, hasta hace cinco o seis años, tenían la seguridad de que los votos de los nacionalizados iban más o menos la mitad a demócrata y la mitad a republicano, pero desde que el Tea Party, y Trump ya ni te cuento, se hicieron con el control del partido republicano, pues está clarísimo que cualquiera que nacionalices no les vote ni borracho. Esto lo que hace es que los republicanos estén furibundamente en contra", sostiene Moré.

"Han perdido un caladero de votos por sus propias políticas y peleado con la naturaleza de su propio país: Estados Unidos nunca ha sido anglo, jamás. Siempre ha sido en una época mitad italiano, mitad español y desde luego mitad mexicano. Los republicanos han decidido defender un país que no existe y que no ha existido nunca", añade el investigador.

Publicidad

El pasado julio, la Universidad de Texas en San Antonio señaló, mediante una investigación, que la inmigración venida de México a Estados Unidos se ha reducido a menos de la mitad en la última década. Entre los años 2008 y 2012 menos de 819.000 personas cruzaron esta frontera, frente a los 1,9 millones de 2003 y 2007. Íñigo Moré da algunos de los posibles motivos de este descenso.

"La regulación, ya desde el 11S los estadounidenses empezaron a tomarse las cosas por la tremenda, empezaron a solicitar todo tipo de documentos y yo diría que hay muchísimas dificultades para atravesar su frontera, incluso con papeles y todas las bendiciones", explica el investigador.

"Toda la inversión que se ha hecho para armar esa frontera, todos los discursos xenófobos, etcétera, terminan calando. Y el mensaje que se envía es 'no vengas. Mejor quédate en casa'. La frontera está cerrada a presión, en este momento, y no porque la hayan reducido, sino porque se le ha puesto una tapa", concluye.

Varios vídeos muestran el caos desatado en la frontera de México tras la detención del líder de un cártel. Leer más aquí.

Sigue a Quique Badia en Twitter: @qbadiamasoni

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES