sudan del sur

En imágenes: la guerra en Sudán del Sur los obligó a huir, e incluso a vivir bajo los árboles

En el año 2013 estalló un conflicto armado y desde entonces más de 20.000 personas se han visto en la necesidad de desplazarse y vivir en campamentos improvisados, según las últimas estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas.
7.6.17
Imagen vía Alyona Synenko/ Comité Internacional de Cruz Roja
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

En el año 2013 estalló un conflicto en Sudán del Sur cuando el presidente Salva Kiir, de la etnia dinka, denunció un intento de golpe de Estado por parte de su vicepresidente, Riek Machar, perteneciente a otra etnia.

Desde entonces, según estimaciones de la ONU, más de 20.000 personas han huido de la violencia a la región alta del Nilo. Este conflicto armado ha traído hambruna, y se cree que hay más de un millón de niños que padecen desnutrición aguda.

Publicidad

Para algunos de ellos, esta es la segunda o tercera vez que se han visto obligados a dejar todo atrás y ahora viven en refugios improvisados e inadecuados, algunos incluso se han establecido debajo de los árboles para resguardarse de la lluvia o el sol en la localidad de Aburoc, al sur de este país.

Esta situación ha obligado a familias enteras a vivir bajo los árboles y carecen de las necesidades más básicas incluyendo agua y comida. (Imagen vía Alyona Synenko/ Comité Internacional de Cruz Roja).

El desplazamiento masivo ha aumentado drásticamente, al igual que el número de personas que viven en campamentos improvisados. (Imagen vía Alyona Synenko/ Comité Internacional de Cruz Roja).

La pésima calidad y escasez del agua ha dado lugar a un aumento del número de enfermedades transmitidas a través de esta vía. (Imagen vía Alyona Synenko/ Comité Internacional de Cruz Roja).

Las personas que viven en Aburoc se han visto obligadas a sobrevivir con un litro de agua por persona y día. (Imagen vía Comité Internacional de Cruz Roja).

"Tengo que esperar horas en fila para conseguir agua", dice Nyanini, de 19 años, de Kodok, quien apoya a su madre en la recolección del liquido vital. (Imagen vía Comité Internacional de Cruz Roja).

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs