Publicidad
feminismo

Las apps para evitar violaciones no solucionan el problema de la violencia sexual

Cada vez hay más apps para evitar las agresiones sexuales, pero las violaciones no han dejado de aumentar.

por Miriam Martínez
09 Octubre 2019, 4:00am

Foto por Daria Nepriakhina vía Unsplash

Una noche cualquier, caminando en búsqueda de un bus nocturno, un policía se acercó hacia mí y me aconsejó que me descargara una aplicación para el móvil. Esta aplicación me serviría para poder estar protegida ante posibles casos de abusos, agresiones o violaciones.

Después de instalarla delante del agente me comentó: "Díselo a tus amigas, así estáis protegidas". Así lo hice y no se si mis amigas se habrán descargado la aplicación, pero me vino a la mente una pregunta, que posiblemente muchas mujeres, se hagan la misma cuestión cuando miran su móvil: ¿Por qué tengo que tener una aplicación en mi móvil para sentirme segura y no hay aplicaciones en los teléfonos de los agresores para que no se acerquen a sus víctimas? ¿Por qué tenemos que ser las propias mujeres policías y el foco al agresor cada vez este más difuso?



Cecilia es estudiante y me dice que tiene la app en su teléfono "para que la use mi hermana pequeña cuando sale de fiesta". Como ella, más de 15 000 mujeres se han descargado la app AgreStop/EraStop desde que se lanzó en agosto según sus creadores: el Ayuntamiento de Bilbao. Tomás del Hierro, concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Bilbao, pidió tanto a los hombres como a las mujeres que se descarguen la aplicación para tener un contacto directo con la Policía Municipal.

El aumento de las descargadas de aplicaciones como EraStop o AlertCops se debe principalmente según datos del Ministerio de Interior por el aumento de un 22,7% de agresiones sexuales con penetración en España durante el 2018 —un total de 1.702 delitos de violación denunciados el año pasado, frente a los 1378 del 2017— y el resto de agresiones y abusos han sido sin penetración en un total de 17,5%. "Lo tengo activado debido a la situación que hay últimamente y nunca se sabe si puede ser de ayuda. Espero que nunca tenga que usarla" señala Tamara, periodista, a raíz de expresar con miedo el aumento de denuncias y violaciones que hay cada día, posteriormente expresó que "con estas apps nos sentimos más seguras cuando vamos solas por la calle. Ojalá que no existieran estas aplicaciones, pero es una forma de acabar con esta pesadilla".

"Las mujeres siempre se han hecho cargo de su propia seguridad, porque la sociedad nos ha hecho ser responsables de una misma"

Zarautz ha sido el tercer municipio en poner en marcha la aplicación EraStop y tal como cuenta Gloria Vázquez Herranz, Concejala de Igualdad, Medio Ambiente y Agenda 21 en el Ayuntamiento de Zarautz "el motivo principal de ofrecer esta aplicación a las mujeres, es que sirva como herramienta de protección para ellas". En la misma línea de argumentación, la responsable de comunicación del Ayuntamiento de Bilbao, Amaia Ruiz subraya que se "trata de una medida para aprovechar las nuevas tecnologías y facilitar la prevención de las agresiones sexistas" señala además que esta app surge después del Pacto por la Seguridad suscrito por todos los grupos del Ayuntamiento de Bilbao en marzo del pasado año y además sirve para que sea un método para "acercar la policía a la ciudadanía y facilita la labor policial".

Hace menos de un mes, una joven de 20 años en Badajoz, exclamó "voy a llamar a la Guardia Civil, desgraciado", este fue su grito de alerta hacia su agresor, un hombre de 59 años, en un finca a menos de un kilómetro de la localidad donde reside la víctima, Puebla de Sancho Pérez. La joven mediante resistencia, logró activar un sistema de alarma desde su móvil que había configurado apenas un mes antes y de esta manera pudo avisar a su hermano y a sus padres.

"Si de momento las aplicaciones permiten evitar agresiones, me parecen bien"" señala Lucía. Ella no tiene la app bajada, debido a que no conocía de su existencia y denuncia que "los agresores no tienen un castigo suficiente y por eso se siguen cometiendo agresiones. Todo es debido a la sociedad machista que existe".

Según Raquel Gallego Vega, Técnica en educación y prevención de Violencia de Género en la Fundación Mujeres "las mujeres siempre se han hecho cargo de su propia seguridad, porque la sociedad nos ha hecho ser responsables de una misma", continúa argumentando que el éxito de estas aplicaciones, calificadas por ella como como la versión tecnológica de "volver acompañada a casa", se debe a que hay que cubrir "unas necesidades como la del riesgo o la de la ayuda".

Para cubrir esas necesidades a las que se refiere Gallego, la psicóloga y sexóloga experta en educación afectiva-sexual, Cristina Callao señala que "las mujeres se descargan dichas aplicaciones por la necesidad de sentirse protegidas, mediante un click. Tienen en la mente que con estas aplicaciones, alguien les puede salvar". Estas necesidades y sentimientos nacen entre otros motivos por el aumento de un 20% del número de condenas a menores y de un 6% en adultos por delitos sexuales en España en 2018.

"Se da más importancia a cómo se salvó la víctima con la app, que quién era el agresor, que pasará con él y qué consecuencias tendrá la agresión en la vida de la víctima"

El último estudio del INE por delitos sexuales en España en 2018, ofrece además una comparación dependiendo de las Comunidades Autónomas. Andalucía cuenta con el mayor número de agresiones entre jóvenes con un 20,3%. A este le siguen Comunidad Valenciana, con una 15,7% y Cataluña, con un 12,2%. "Todos los casos denunciados en 2018 en España suponen algo más de cuatro violaciones cada día, aunque según expertas, apenas representan la punta del iceberg de una realidad silenciada" señala la Asociación de Mujeres en Igualdad que continúa recordando que "hay muchas mujeres con 40, 50 y 60 años, que sufrieron agresiones en la infancia y que no lo contaron. Hay que dar el paso a denunciar y tal como afirma ADAVAS León, la mayoría de los agresores son conocidos por la víctima o están en su círculo próximo".

Un aspecto que hay que tener en cuenta y que en ocasiones pasa desapercibido, es el enfoque que se da en los medios de comunicación a las agresiones sexuales, como el caso de la joven de Badajoz. Se dio más importancia a la aplicación y cómo la mujer tiene que descargar esa herramienta en su móvil, que al hecho que ocurrió. Así, tal y como explica la Asociación de Mujeres en Igualdad "hay que plantearse la implicación de los medios de comunicación en el abordaje de la violencia de género y el por qué se da más importancia a cómo se salvó la víctima con la app, que quién era el agresor, que pasará con él y qué consecuencias tendrá la agresión en la vida de la víctima".

"Menos aplicaciones y más implementación de programas de educación y sensibilización sobre la igualdad" subraya Raquel Gallego a raíz de preguntar qué medidas se deben tomar para acabar con la lacra de la violencia de género y abusos sexuales. Tal como indica el último estudio del INE, la Fiscalía General del Estado alertó en su memorial anual de 2018 de "muy inquietante" del incremento de la violencia de género y sexual entre jóvenes, especialmente en casos de delitos contra la libertad sexual ejercida en grupo, conocidos como manada.

En definitiva para Gallego "la base de esta transformación social hacia sociedades igualitarias se encuentra en la educación y no en aplicaciones y herramientas tecnológicas" y en el mismo sentido con claridad y rotundidad, Cristina Callao recalca que "hay que enseñar a los hombres a no dañar, no violar, no agredir, no matar. No a las mujeres a protegerse contra un atentado a la integridad física, emocional y psicológica".

Tagged:
violación
abusos sexuales
agresiones sexuales
apps contra las agresiones sexuales