FYI.

This story is over 5 years old.

oriente medio

Miles de sirios huyen de la provincia de Alepo, mientras kurdos y régimen luchan en Qamishli

Más de 40.000 sirios huyen de los combates en el norte de Siria entre gobierno y rebeldes a pesar de la tregua, mientras fuerzas kurdas y régimen se están enfrentando en Qamishli por segundo día consecutivo.
21.4.16
Un miembro de las fuerzas especiales kurdas dispara un DSHK en Qamishli (Imagen vía Asayish)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Naciones Unidas expresó su profunda preocupación el miércoles por la suerte de los más de 40.000 sirios que han huido de los combates cerca de la norteña ciudad de Alepo, que se han incrementado en los últimos días como consecuencias de los combates entre fuerzas del gobierno y grupos rebeldes a pesar de la tregua.

La reanudación de la violencia incluyó ataques aéreos gubernamentales en la provincia de Idlib, que al parecer asesinaron a más de 40 personas en dos mercados de alimentos llenos de gente.

Publicidad

Los recientes enfrentamientos y ataques aéreos, parecen estar dando muerte al frágil alto el fuego iniciado hace seis semanas. La tregua fue negociada por Estados Unidos y Rusia para allanar el camino a unas primeras conversaciones de paz entre las facciones enfrentadas.

El principal organismo de la oposición, el Alto Comité de Negociaciones (HNC por sus siglas en inglés), expresó el martes que los ataques aéreos son parte de una "peligrosa escalada" de la violencia. Estas declaraciones ocurrieron un día después de que el grupo declarara terminada la tregua y suspendiera indefinidamente las conversaciones de paz con el gobierno sirio.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos afirmó que el ataque aéreo en el mercado de Maarat al-Numan, en la provincia de Idlib, representa el ataque más mortífero desde que la tregua entró en vigor el 27 de febrero.

El alto el fuego en Siria se vuelve en contra de Al-Qaeda. Leer más aquí.

Un voluntario de los equipos de rescate contó que los aviones de guerra habían impactado simultáneamente en mercados de dos ciudades de Idlib, matando al menos a 38 personas en Maarat al-Numan y a otras 10 en las cercanías de Kafr Nabl.

"Tenemos más de 20 vehículos que han estado trasladando a los heridos y muertos a los hospitales de la zona", explica Ahmad Cheikho, un miembro del cuerpo de defensa civil, un servicio de rescate que opera en territorio controlado por la oposición.

Publicidad

No estuvo claro de inmediato a quién pertenecían los aviones responsables de los ataques aéreos. Tanto la fuerza aérea de Siria como la de sus aliados rusos han estado operando a pesar de la tregua.

Damasco y Moscú aseguran sólo estar bombardeando territorio en poder de combatientes islamistas — quienes no forman parte de la tregua de alto el fuego —, pero los grupos de la oposición lo desmienten y afirman que el gobierno sirio y Rusia utilizan a los islamistas como excusa para justificar ataques más amplios.

Consultado por si se trataba del ataque más letal desde que se inició la tregua, el líder del Observatorio, Rami Abdulrahman, dijo: "Creo que sí".

Ahmed al-Seoud, jefe de la División 13, una facción apoyada desde el extranjero que lucha bajo la bandera del Ejército Libre Sirio, afirmó también que los ataques en Maarat al-Numan habían dejado un saldo de alrededor de 40 muertos y unas 80 personas heridas.

El ejército sirio no pudo ser contactado para hacer comentarios y la agencia estatal de noticias SANA no hizo mención de los ataques aéreos en Idlib.

La lucha por Alepo

Los combates en la vecina provincia de Alepo, principalmente en torno a la propia capital de provincia, se han convertido en la mayor amenaza para el frágil cese de las hostilidades y han contribuido de forma determinante a la decisión de la delegación de la oposición de suspender su participación formal en las conversaciones de paz.

Publicidad

La oposición acusa al gobierno de violar el acuerdo de cese de hostilidades al lanzar una nueva ofensiva en un intento de recuperar Alepo, la ciudad más poblada de Siria antes de la guerra, la cual ha quedado dividida en zonas controladas por el gobierno y otras por los rebeldes desde hace años.

El gobierno y sus aliados rusos aseguran estar luchando sólo contra los militantes islamistas, quienes no están dentro por la tregua, y acusan a la oposición de violar el alto el fuego en otras partes de Siria.

Más de 40.000 personas provenientes de zonas residenciales y asentamientos han sido desplazadas a campamentos debido a los enfrentamientos de los últimos días. La mayoría ha sido empujada hacia el este, hacia la estratégica y vital ciudad fronteriza de Azaz, y también hacia los campamentos para desplazados internos de Bab al-Salam y Saijou, según informó la Oficina de la ONU para Asuntos Humanitarios (OCHA).

España y la UE dan la espalda a las Ciudades Refugio, pero ellas no se rinden. Leer más aquí.

"Teniendo en cuenta la afluencia anterior de más de 75.000 personas desplazadas en el subdistrito de Azaz en enero y febrero, se espera que las necesidades humanitarias aumenten exponencialmente", añadió la oficina de Naciones Unidas.

Las recientes derrotas rebeldes en el área cercana a la frontera con Turquía han dificultado el acceso a las agencias internacionales de ayuda, quienes intentan acceder a la población civil. Es una de las áreas que despierta mayor preocupación para quienes tratan de proteger a los civiles sirios de cualquier daño.

Publicidad

"Estamos extremadamente preocupados por la intensificación de los combates en el norte de Siria y su impacto sobre la población civil, así como por la entrega de la ayuda humanitaria en la zona. Continuamos monitoreando la situación de cerca", expresó Ariane Rummery de la agencia de refugiados de la ONU.

Las agencias de ayuda han distribuido canastas de alimentos, mantas, bidones, colchones y aislantes térmicos para miles de nuevos desplazados, y preparan una ampliación de la respuesta, agregó Rummery.

La ONG Médicos Sin Fronteras comunicó que actualmente hay más de 100.000 personas atrapadas en el lado sirio de la frontera con Turquía, de los cuales 35.000 han huido durante la última semana de los campamentos que han sido capturados por combatientes de Estado Islámico o simplemente han quedado demasiado cerca de la primera línea de combate.

Turquía ha cerrado la frontera para todos excepto para las personas más gravemente enfermas o heridas.

"Una vez más vemos decenas de miles de personas obligadas a huir pero prácticamente no hay lugar seguro a donde ir. Están atrapados en este conflicto sangriento y brutal", afirmó Muskilda Zancada, jefa de la misión de MSF en Siria mediante un comunicado.

Riad Hiyab, coordinador general del HNC, dijo en una conferencia de prensa en Ginebra el martes: "El régimen y sus aliados están trabajando para apoderarse de Alepo, lo que significa apoderarse de 650.000 ciudadanos. El régimen y los rusos están utilizando todo tipo de armas".

Publicidad

Combates entre fuerzas kurdas y milicias pro-gubernamentales en Qamishli

Los enfrentamientos entre facciones kurdas y pro-gubernamentales en la ciudad nororiental de Qamishli sirio han entrado en un segundo día, en el más sangriento brote desde hace algún tiempo.

La violencia entre la policía kurda, conocida como Asayish, y las fuerzas leales al presidente sirio Bashar al-Assad estallaron el miércoles por la mañana tras una disputa en un puesto de control de la milicia pro Assad de las Fuerzas de Defensa Nacional (NDF).

Las fuerzas de seguridad kurdas rápidamente recibieron el apoyo de un cuerpo de elite estilo SWAT, conocido como HAT, así como combatientes kurdos de las Unidades de Protección Popular (YPG). Las dos partes intercambiaron fuego de ametralladora y lanzamiento de cohetes, en encarnizados combates por el control de la prisión de Allya en poder del gobierno, y que ahora, según informan activistas locales, estarían en manos kurdas.

Al menos tres miembros de la Asayish han muerto, mientras que las fuerzas kurdas han informado de al menos cuatro miembros de las NDF muertos, así como de varios heridos y 12 prisioneros capturados, según ha informado el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. Francotiradores pro-gubernamentales también han matado a dos civiles, según las noticias pro-kurda ARA.

Vídeos de la Asayish muestran a miembros del HAT enmascarados en acción, disparando fusiles de asalto y ametralladoras pesadas montadas en camionetas, así como manejando un pequeño dron de reconocimiento.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsES