FYI.

This story is over 5 years old.

Las serpientes pitones birmanas conquistan Florida y el estado organiza una cacería

El estado de Florida, en EEUU, ha organizado un concurso para capturar y sacrificar al mayor número posible de pitones birmanas. Organizaciones animalistas han exigido que los métodos usados para matar a esta especie invasora no alarguen su agonía.
Imagen por Stephen Neslage
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

David Steen, profesor de ecología y vida silvestre de la Universidad de Auburn, es una de los aproximadamente 1.060 personas que estuvieron hurgando en la región de los Everglades el mes pasado con la esperanza de capturar pitones birmanas, una especie invasora que ha encontrado un nuevo hogar en esta región.

Es la segunda vez que Florida levanta la veda en la caza de las serpientes, que engullen otros animales que viven en los pantanos en las afueras de Miami. El "Reto Pitón" comenzó a mediados de enero y concluyó el pasado fin de semana. Las autoridades estatales entregaron premios de hasta 5.000 dólares para quienes cazaran la mayor cantidad de serpientes y otros de 3.000 dólares para quienes capturaran a los especímenes más grandes. Aunque las pitones no son venenosas, se consideran serpientes peligrosas pues matan a sus presas por constricción.

Publicidad

"Íbamos por caminos de tierra a lo largo de los canales, en busca de estas serpientes que suelen tomar el sol en este tipo de hábitat, un paisaje verde y húmedo", cuenta Steen, un veterano observador de serpientes. Los días eran cálidos y las noches sorprendentemente frescas para La Florida — "pero eso fue bueno para encontrar las pitones, porque querían regresar cada día a estos lugares".

Stephen Neslage, izquierda, y Sean Sterrett Wrangle capturan a una pitón birmana durante la caza de esta serpiente en los Everglades de la Florida. Más de 1.000 personas se inscribieron para el evento de un mes de duración.

Sean Sterrett exhibe una pitón birmana de 3 metros de largo durante el llamado "Reto Pitón". Se cree que más de 100.000 ejemplares de esta especie invasora han colonizado los Everglades.

Steen y su equipo recogieron una sola serpiente, de 3 metros de largo, cuando uno de sus compañeros la encontró al rastrillar cerca de un canal.

"Se resistió y lo mordió", cuenta Steen. "Y era de 3 metros de largo, así que tenía un poco de fuerza, y él tuvo que esforzarse mucho para conseguir meterla dentro de la bolsa".

El viernes por la mañana, la Comisión de Pesca y Conservación de Vida Silvestre (FWC por sus siglas en inglés) del estado aseguró que 102 pitones habían sido capturadas. Las serpientes capturadas son sacrificadas y se utilizan para fines de investigación. Los cazadores pueden conservar las pieles si lo desean. No obstante, debido a los altos niveles de mercurio, las autoridades no recomiendan comer carne de pitón.

A diferencia de la caza de los osos negros permitida por este estado durante el mes de octubre, esta iniciativa ha sido recibida con respuestas más moderadas por parte de los grupos animalistas y conservacionistas.

"Los osos negros son un componente natural de la biodiversidad de la Florida. En el pasado han sido amenazados y protegidos por el Estado", matiza Steen. Pero las pitones "no son parte de la diversidad nativa, y [de hecho] representan una amenaza para la diversidad".

Publicidad

'PETA preferiría que la retirada de serpientes no quede en manos de aficionados'.

Las primeros pitones birmanas en los Everglades fueron vistas en la década del 80. Así lo informa la Comisión de Pesca y Conservación de Vida Silvestre de Florida. Sin depredador natural, algunas serpientes han llegado a medir hasta 5 metros. Su población se ha disparado a más de 100.000 especímenes, según algunas estimaciones, y se están — literalmente — tragando a otras especies de las zonas pantanosas del oeste de Miami a una velocidad alarmante.

"Espero que la gente entienda que esto es un esfuerzo por conservar la vida silvestre y nativa de la Florida que alberga el ecosistema de los Everglades" expresa Carli Segelson, portavoz de la FWC, en relación a la caza. "Tal vez por eso la gente está apoyando la iniciativa".

Cuando los investigadores de la Universidad de Florida y del Servicio Geológico de Estados Unidos investigaron con conejos de pantano el funcionamiento de collares con frecuencia de radio, se encontraron con que cuatro quintas partes de los conejos que murieron durante el experimento fueron devorados por las pitones birmanas. Otros estudios han encontrado que los avistamientos de mapaches, zarigüeyas, y linces casi se han detenido, y las serpientes son las principales sospechosas de su desaparición.

El Niño desencadena la peor sequía africana en décadas y provoca una colosal hambruna. Leer más aquí.

Publicidad

"Como biólogo, he leído algunos de los estudios. Soy consciente de que estas serpientes están teniendo un impacto adverso en la ecología de ese ecosistema del sur de Florida", afirmó DJ Schubert, biólogo del Instituto de Protección de los Animales. "Pero tenemos que recordar que esto no es culpa de las serpientes".

Se cree que las birmanas originales han sido mascotas exóticas, que, o bien se escaparon o fueron abandonadas en los pantanos por propietarios abrumados.

"Yendo más atrás aún, esto es realmente culpa de la industria — la industria del comercio de reptiles que los promueve como animales de compañía y es responsable de la importación de estos animales desde Indonesia, Malasia, y otros lugares donde se encuentra esta especie", enfatiza Schubert.

Stephen Neslage (arriba) y Dave Steen posan con su pitón birmana capturada, una de las más de 100 entregadas durante la caza.

La organización por los derechos animales Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) se opuso al pago de una recompensa por la captura de serpientes. PETA pidió a las autoridades de Florida que autorizaran únicamente el uso de armas de fuego o pistolas de perno cautivo — como Javier Bardem en la película "No country for old men" [No es país para viejos] — para matar a las serpientes, advirtiendo que la decapitación puede dejar a los reptiles decapitados agonizando durante horas.

"PETA preferiría que la retirada de serpientes no quede en manos de aficionados", dijo Lori Kettler, consejero general adjunto de la Fundación PETA.

Los elefantes del desierto de Mali en peligro de extinción por las milicias y los traficantes. Leer más aquí.

Publicidad

Después de la objeción expresada por PETA, las autoridades estatales cambiaron el protocolo en la metodología para la eutanasia recomendando que solamente el personal capacitado se encargara de matar a las pitones, expresó Kettler. Con todo, agregó, la FWC aún muestra a la decapitación como una opción en su página web.

"Los animales pierden de cualquier manera en esta situación", opinó.

La iniciativa de este año ya ha ido mucho más lejos que la primera prueba en 2013, cuando fueron capturadas sólo 68 serpientes. El Reto Pitón no dejará una mella significativa en la población de las serpientes, pero es probable que ayude a concienciar a la población sobre el problema, afirma Steen.

"Invierto mucho tiempo en actividades de divulgación, convenciendo a la gente que no mate a las serpientes", continúa. "Pero insisto, las especies nativas, no las pitones birmanas".

Todas las imagenes por Stephen Neslage

Sigue a Matt Smith en Twitter: @mattsmithatl

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs