Estados Unidos

El pacto entre republicanos para apoyar al candidato vencedor se hace añicos

Los tres candidatos a la próxima elección en Estados Unidos, Donald Trump, Ted Cruz y John Kasich, rompen su pacto de lealtad en programa en vivo de televisión.
4.4.16
Imagen por Tannen Maury/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

En septiembre del año pasado —días más alegres para el Partido Republicano— todos los candidatos del Gran Old Party (GOP) a la presidencia firmaron un pacto de lealtad donde acordaban apoyar al candidato de partido que resultara ganador. La semana pasada, dicho acuerdo, el cual ya estaba fragmentado, se hizo añicos ante la audiencia televisiva en vivo.

La noche del martes 29 de marzo, en CNN, los tres candidatos republicanos restantes — Donald Trump, Ted Cruz, y John Kasich — señalaron rotundamente que preferirían saltar de un puente, antes que apoyar a quien sea que gane la nominación republicana.

Publicidad

Cuando Anderson Cooper de CNN cuestionó a Trump si aún daría su apoyo al candidato republicano, incluso si no se tratase de él, Trump respondió de forma directa como suele hacer, "No, ya no", dijo Trump. "No, ya veremos quién es".

La clase dirigente republicana "me han tratado de una forma muy injusta", añadió.

Kasich y Cruz también se retractaron de sus acuerdos de lealtad, si bien es cierto que de manera menos entusiasta que Trump.

"Si el candidato resulta ser alguien quien yo considere que está lastimando al país y dividiéndolo, no puedo apoyarlo", le dijo Kasich a Cooper el martes.

Cruz también declinó al decir que no apoyaría en absoluto al candidato del GOP. "No tengo el hábito de apoyar a alguien que ataca a mi esposa y mi familia", dijo Cruz, en referencia a la amenaza de Trump de "soltar la sopa" sobre la esposa de Cruz, Heidi. Tiempo después, Trump publicó vía Twitter una foto poco favorecedora de Heidi Cruz, comparándola con una imagen profesional de Melania Trump, por lo que Cruz le llamó "cobarde llorón".

"Nominar a Donald Trump sería un completo desastre", añadió el senador de Texas a CNN. "Creo que le otorgaría la elección general a Hillary Clinton".

Trump respondió que no le afectaba el no contar con el respaldo de Cruz. "No le estoy pidiendo que me apoye", dijo Trump. "Quiero el respaldo de la gente".

El hecho que ninguno de los candidatos republicanos haya dicho que apoyaría incondicionalmente al candidato de su partido es una de las señales más recientes de qué tan fracturado se encuentra el partido. Ahora que parece muy probable que Trump gane la nominación, llevándose los votos de muchos de los seguidores base del Partido Republicano, los líderes del partido están en completo pánico sobre lo que esto podría significar para la supervivencia del partido.

Así ven a Donald Trump los medios de Al-Qaeda. Leer más aquí.

El veterano encuestador republicano, Frank Luntz, sintetizó el pánico en Twitter de aquélla noche. "Ese sonido que acabas de escuchar [es el presidente del Comité Nacional Republicano] a quien le dio un paro cardiaco", escribió Luntz luego de que Trump dijera que no apoyaría al candidato republicano. "Si Trump se pone en contra del GOP, el GOP está muerto".

En un principio, Priebus exhortó a los candidatos a firmar el acuerdo de lealtad con la intención de evitar que Trump se perfilara como candidato de un tercer partido si perdía la elección primaria, dividiendo potencialmente a los votantes leales del Partido Republicano entre los empresarios y el candidato del partido. Si Trump apuesta por un tercer partido, de acuerdo con la lógica, estarían regalando la elección a los demócratas.

Publicidad

Sin embargo, Trump no mencionó en específico si violaría la segunda parte del acuerdo, al prometer que no se perfilaría para una apuesta como tercer candidato.

El juramento dice: "Yo [nombre] declaro que si no gano la candidatura republicana a la presidencia de los Estados Unidos de 2016, respaldaré al candidato presidencial republicano sin importar quién sea. Juro que no buscaré perfilarme como candidato independiente o agregado, tampoco buscaré o aceptaré la nominación a la presidencia de cualquier otro partido".

Ahora bien, dicho pacto se asemeja a un recordatorio inusual de aquellos tiempos, tan sólo hace ocho meses, cuando el Partido Republicano había acordado llevarse bien.

El día después de que firmara el juramento, Trump dijo a los reporteros que había estado de acuerdo con los términos del documento porque estaba confiado de que ganaría la nominación. "La mejor forma de ganar para los republicanos es que yo gane la nominación y vaya directamente en contra de quien sea que ellos nominen. Y por esa razón firmé el juramento", dijo en ese entonces.

La semana pasada en el ayuntamiento, Kasich resumió su propio remordimiento — y el de sus compañeros republicanos — sobre el acuerdo para apoyar a su candidato final. "Cada uno de nosotros ni siquiera debió responder a esa pregunta", dijo Kasich.

Sigue a Olivia Becker en Twitter: @oliviaLbecker

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs