VICE News

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, se salva de su destitución

La oposición no consiguió los votos suficientes en el Congreso para removerlo del cargo por sus sospechosos lazos con la empresa brasileña Odebrecht.
22.12.17
Foto por Jorge Silva/EPA.

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, eludió este jueves una destitución en el Congreso, donde la oposición no consiguió los votos suficientes para removerlo del cargo por sus lazos con la empresa brasileña Odebrecht, una sorpresiva victoria que podría acarrear un costo alto para su ya debilitado gobierno.

Kuczynski habría logrado dividir al grupo opositor con la promesa de liberar al exmandatario Alberto Fujimori, padre de la lideresa del partido Fuerza Popular y que cumple una condena por abusos a los derechos humanos, según una importante legisladora del partido “fujimorista” que domina el Congreso.

Publicidad

A la oposición le faltaron 8 votos para aprobar el pedido de remoción de Kuczynski por el parlamento unicameral de 130 miembros.

“Peruanos. Mañana empieza un nuevo capítulo en nuestra historia: reconciliación y reconstrucción de nuestro país. Una sola fuerza, un solo Perú”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter después de la votación en una larga sesión que comenzó con Kuczynski defendiéndose ante los legisladores.

La presentación del mandatario en el Congreso para asumir su defensa por una serie de pagos recibidos de la constructora Odebrecht a firmas consultoras vinculadas a él, había coincidido con un pedido formal del encarcelado expresidente Fujimori para que se le conceda la libertad, presentado ante una comisión que lidera Kuczynski.


Relacionado: Condenan a seis años de prisión a vicepresidente ecuatoriano por caso Odebrecht.


Aunque el gobierno negó la posibilidad de un acuerdo con el partido Fuerza Popular para evitar la destitución a cambio de la liberar a Fujimori, observadores creen que se discutió tras bambalinas. El expresidente de 79 años está cumpliendo desde 2007 una condena de 25 años de reclusión.

Casi toda la oposición había dicho que votaría por la salida de Kuczynski, un escenario que la mayoría de los peruanos apoyaba según un reciente sondeo de IPSOS.

“Mis colegas tendrán que explicarnos sus votos pero tengo entendido que han hablado con muchos de ellos ofreciéndoles la libertad del presidente Fujimori”, afirmó la legisladora Cecilia Chacón de Fuerza Popular. “Vamos a ver si cumplen o no cumplen”.

Publicidad

Poco después de la votación, decenas de simpatizantes del mandatario llegaron hasta su casa en un barrio residencial de Lima para felicitarlo. Kuczynski salió sonriendo, los saludó alzando la mano y hasta se animó a dar unos pasos de baile.

Pero la inesperada victoria de Kuczynski, un exbanquero de 79 años, podría significar que tendrá que conceder más espacio a la oposición para mantener la gobernabilidad y lograr hacer las pases con el Congreso, con la mira en los tres años que le quedan de mandato.

“Estoy segura que no va a haber ningún acto de soberbia de nuestra parte y más bien siempre va a haber apertura al diálogo”, dijo la primer ministra Mercedes Aráoz tras la sesión.

Kuczynski se lava las manos

En su discurso en el Congreso, el mandatario reiteró que su empresa consultora Westfield Capital, que trabajó alguna vez con la constructora Odebrecht, nunca contrató con el Estado y que nunca incurrió en un conflicto de intereses.

Sin embargo, Kuczynski admitió que Westfield Capital recibió depósitos de Odebrecht por asesorías cuando era ministro pero que había entregado la gestión de la firma a su entonces socio, el empresario chileno Gerardo Sepúlveda.

“Nunca participé en las asesorías, ni realicé ningún tipo de gestión de intereses mientras fui ministro”, sostuvo Kuczynski acompañado de sus dos vicepresidentes.


Relacionado. Un nuevo capítulo del 'caso Odebrecht' se abre en México: implica a un exfuncionario de Peña.


Odebrecht informó al Congreso peruano que transfirió 4,8 millones de dólares a consultoras vinculadas a Kuczynski, y pagó a una de ellas cuando era funcionario del Gobierno del expresidente Alejandro Toledo.

Odebrecht implicó a los expresidentes Ollanta Humala y Toledo, ambos acusados de sobornos. Humala está en prisión a la espera de un juicio y Toledo -que vive en Estados Unidos- tiene una orden de captura con fines de extradición.

Una destitución de Kuczynski era el peor escenario para los mercados financieros de Perú, que está dando señales de una recuperación económica.

“Kuczynski pasó la valla, pero está quedando muy debilitado”, dijo el legislador opositor Víctor García Belaunde.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs