FYI.

This story is over 5 years old.

China podría estar matando a los Pikachus sin razón alguna

El esfuerzo de los funcionarios para eliminar pikas - considerados una plaga - por casi 50 años podría estar dañando un ecosistema importante, dicen los científicos.
Photo by MichaelGat/Flickr

El pequeño roedor amarillo que conocemos como Pikachu, principalmente por el videojuego y los dibujos animados, no es únicamente una obra de ficción. De hecho, muchos creen que la criatura está basada en un pequeño ratoncito que podemos encontrar en China, conocido con el nombre de pika.

Pero, a pesar del aumento de la popularidad de su contraparte en la ficción, el pika sigue siendo el objetivo de las autoridades chinas, que han estado llevando a cabo una campaña de exterminio masivo contra esta criatura durante casi 50 años.

Publicidad

China ha estado tratando de eliminar a los pikas del país por lo menos desde 1958 — empleando una extensa variedad de diferentes tipos de venenos — debido a la creencia de que este animal es una plaga que ha arruinado los pastizales naturales en los que reside. Pero según una reciente investigación llevada a cabo por la Universidad Estatal de Arizona (ASU), deshacerse de los pika es innecesario y podría realmente implicar un peaje negativo para el medio ambiente.

Contrariamente a la opinión de que el animal es una plaga, los pikas son en realidad una "especie clave para la biodiversidad", afirman los investigadores Maxwell Wilson y Andrew Smith. Esto es debido a que las madrigueras que construyen estos animales ayudan a aumentar la tasa de filtración del agua y disminuyen el caudal de agua por tierra a través de la meseta tibetana, donde principalmente reside esta especie.

Wilson, investigador sobre la conservación de la ASU y co-autor del informe, declaró a VICE News que "cuando la gente empezó a envenenar a los pikas hace décadas pensaron que ello beneficiaría al medio ambiente, y en ese momento no había más información disponible al respecto". "Ahora queda claro que el envenenamiento está causando realmente una multitud de problemas."

Smith, también co-autor del estudio, quien lleva 30 años investigando la biodiversidad en China, dijo a VICE News que la meseta tibetana, donde habita el pika, es una región única. Éste área cuenta con 10 ríos principales que abastecen de agua al 20 por ciento de la población mundial, y que también fluyen a través de los países vecinos de India y Nepal y hasta países tan lejanos como Tailandia.

Publicidad

Según Smith, el estudio encontró fuertes vínculos entre las madrigueras de los pika y el flujo de agua, descubriendo que el flujo era "muy rápido en áreas donde hay colonias de pikas, y especialmente lento en las zonas donde los pikas han sido envenenados."

Los animales y los seres humanos también se ven afectados por la muerte de los pikas, debido a la consecuente disminución de las fuentes de alimentos carnívoros como resultado de la campaña de envenenamiento llevada a cabo por China. Cuando los pikas mueren, sus madrigueras se derriban, matando posteriormente a determinadas aves de la región, dijo Smith. Otros animales como las comadrejas o el zorro tibetano, además de otras especies en peligro de extinción como el leopardo de las nieves, van todos ellos en búsqueda del pika cuando las fuentes de alimentos son escasas, añadió.

China no es el único país que ha llevado a cabo la ejecución de este tipo de campañas de exterminio en masa contra ciertas especies de animales. Estados Unidos realizó esfuerzos en el pasado para eliminar a los perritos de la pradera, y países como Argentina, Mongolia y España también han emprendido campañas similares.

"El exterminio de la población para los pequeños mamíferos es común en todo el mundo", dijo Wilson. "Los Pikas, los conejos, los perritos de la pradera, todos ellos han sido reconocidos como especies clave, sin embargo, están siendo envenenadas dentro de su hábitat de distribución natural con consecuencias devastadoras. La persecución de los pequeños mamíferos no es sólo un problema de China, sino de toda la humanidad."

En el lado positivo cabe destacar que, según Smith, su investigación está comenzando a resonar con los principales biólogos chinos, quiénes han contactado con los investigadores en relación con las conclusiones de la ASU sobre el pika. Son precisamente estos científicos los que pueden ser capaces de persuadir al gobierno chino para cambiar dichas medidas y poner fin a esta política de exterminio, dijo Smith.

Foros por Andrew Smith.

Sigue a Kayla Ruble en Twitter: @RubleKB

Imágenes vía Flickr