Dinero

Cómo alcanzar tus metas financieras incluso cuando no estás motivado

Logra tus objetivos financieros sin tener que renunciar a tus cafés; gastando intencionalmente, encontrando formas inteligentes de ahorrar, y aumentando tus ingresos.
21.1.19
Ilustración sobre cómo lograr metas financieras.
Ilustración por Daniel Zender 

Artículo publicado originalmente por Free Estados Unidos.

Si eres como la mayoría de nosotros, llegaste al año nuevo con algunas metas. Aunque no pretenderé saber todas tus metas, hay una gran posibilidad de que estés buscando ganar dinero. No eres el único. La mayoría de nosotros deberíamos enfocarnos en mejorar nuestras finanzas. El año pasado, 1 de cada 5 estadounidenses reportaron que no estaban ahorrando ni un solo centavo. Las cosas no parecen mejorar para el nuevo año, ya que más de la mitad de las personas encuestadas por Bankrate a finales del año pasado dijeron que no esperaban que sus finanzas mejoren en 2019.

Publicidad

Sin embargo, es muy pronto en el año para ser tan pesimista. En cambio, es momento de pensar una estrategia que te ayude a lograr lo que sea que quieres, bien sea si es salir de deudas u obtener un tiempo libre para viajar. Al crear estrategias de corto y largo plazo, puedes construir un plan para encontrar más éxito financiero este año ¿Y si sigues quedándote corto? No te preocupes. También hay arreglo para eso.

El pensamiento a corto plazo puede ponerte en marcha

Encontrar maneras para ahorrar dinero cada día es la forma más fácil de comenzar. Entender tu gasto discrecional puede ayudarte a ver lo que en cambio podrías canalizar en ahorros. Las ganancias a corto plazo realmente suman, y te van a mantener motivado. No te preocupes. No me refiero al gasto de tus cafés. Más bien, intenta con uno de estos tres trucos.

Ten un día de cero gastos. Haz el compromiso de congelar tus gastos por un día. Esto te ayudará a ver en qué gastas normalmente. Una vez sepas dónde desaparece tu dinero, puedes decidir si ese es o no el camino realmente adecuado para ti.

Cancela una cosa. Revisa el extracto de tu tarjeta de crédito o débito del mes pasado ¿Cuántas suscripciones o cobros automáticos puedes encontrar? Escoge uno, y deshazte de él. Por ejemplo, si ves cobros por Hulu y Netflix, cancela uno y pon los ahorros en una cuenta separada. Reducir solo 10 o 20 dólares al mes suma unos cuantos cientos de dólares al año.

Publicidad

Realiza otros pequeños cambios. Aquí es donde muchos artículos económicos te dicen que hagas tu propio café en casa. Si amas tus cafés diarios, está bien. En cambio, conserva lo que te importa, y elimina gastos que no te importan tanto. Explora otros supermercados. Decide si todo lo que compras debe tener nombre de marca. Baja unos grados a la calefacción. Solo dí que sí a las reuniones de happy hour a las que realmente quieres asistir. Asegúrate de hacer una reserva oculta de efectivo por cualquier cambio que hagas. Por ejemplo, si normalmente compras almuerzo dos veces a la semana que cuesta 10 dólares al día, eliminar uno cada vez te llevará 40 dólares más cerca de tu meta financiera. Unos 480 dólares extra al año podrían acercarte bastante a tus próximas vacaciones.

Canaliza tu nerd interno para mantenerte motivado

Hay una gran probabilidad de que podrás acercarte a tu meta con al menos 50 dólares extra después de hacer estos cambios a corto plazo. Ya tienes dinero extra ¡Por fin! Ahora puedes salir a gastarlos, ¿no? No tan rápido.

Una vez has emprendido este viaje de ahorro, necesitas descubrir una manera de permanecer responsable y darte a ti mismo un golpe en la espalda cuando lo mereces. Sin embargo, lo más importante, es que quieres seguir guardando dinero para llegar a tus metas. Puedes realizar todas las estrategias para ganar dinero a corto plazo que existen, pero ninguna importa si el dinero se gasta de inmediato en algo más.

Publicidad

Abre una cuenta de ahorros con intereses altos. Una cuenta separada mantiene tu dinero fuera de vista, así puedes seguir ahorrando sin la tentación de gastar. Una vez tu cuenta crezca, como bonus, puedes ganar intereses significativos. Actualmente, una cuenta de ahorros con intereses altos con 1.000 dólares puede representar 20 dólares al año en intereses. Pon 10.000 dólares en tu cuenta, y sacarás 200 dólares solo por mantener tu dinero fuera de vista.

Rastrea tus ahorros. Crea una hoja de cálculo o descarga una aplicación para vigilar lo que estás ahorrando. Incluso si solo estás haciendo pequeños cambios, pueden molestar un poco hasta que comiences a ver los resultados. Usa ese número creciente para seguir ahorrando incluso cuando quieras desistir.

Celebra sin gastar (mucho). No, esto no se convirtió de repente en un artículo sobre cómo hacer tu propio confeti. Puedes celebrar sin derrochar. Si logras un objetivo una vez cada quince días o incluso una vez al mes, complácete a ti mismo con un pequeño despilfarro. Quizás es un pedicure o un six-pack de cerveza artesanal. Lo que sea que escojas, elige solo una celebración y luego sigue ahorrando. Piensa que es una pequeña trampa para tus dólares.

Intenta estas estrategias para ahorrar a largo plazo

Una vez has asegurado tu estrategia para ahorrar a corto plazo, es momento de que enfoques tu visión en el panorama general. Sumar 50 o incluso 100 dólares extra al mes es bueno, pero no te va a llevar a viajar de mochilero por Europa o a que puedas comprar una casa propia. Al menos no en un futuro cercano.

Eso significa que bien puedes reducir tu meta, expandir tu plazo previsto, o hacer más dinero. Para realmente impulsar tus ingresos, necesitas hacer algunos cambios a largo plazo.

Publicidad

Enfócate en los tres grandes. La mayoría de nuestros presupuestos se van en tres cosas: vivienda, transporte, y comida. Si el valor de tu renta sube, revalúa tus prioridades y decide si tiene sentido buscar un roommate o encontrar un lugar más barato. Piensa si puedes compartir transporte o usar el transporte público. Ten registro de tus gastos en el supermercado por un mes y mira si puedes cortar al menos solo 50 o 25 dólares para el mes siguiente. Lo que sea que puedas hacer para reducir tus gastos en estas categorías es una ganancia gigante para tu gasto en general.

Aumenta tus ingresos. Tal vez puedas tomar un curso o adquirir nuevas habilidades que te harán más valioso para tu empleador actual. O tal vez deberías dar el paso que la mayoría de millennials dan y buscar un trabajo nuevo y mejor pago. Una vez aumentes sus ingresos, deja todo ese dinero a un lado para ahorrarlo. Es tentador mejorar tu estilo de vida junto con tus pagos, pero así regresas al comienzo.

Comienza una actividad secundaria. No siempre es práctico intentar aumentar tus ingresos. Para algunas personas, encontrar un trabajo temporal es una mejor apuesta. En la era de los trabajos temporales, puedes intentar lo que sea desde pasear perros hasta ser escritor fantasma. Sin importar cómo logres dinero extra, asegúrate de que ese dinero se ahorre, no que se gaste. Una buena actividad secundaria podría sumar cientos o incluso miles de dólares a tus ingresos cada mes.

Así alcancé por mí misma un meta de gran valor

Suena abrumador alcanzar una meta, pero es posible, especialmente si te das el suficiente lapso de tiempo ¿Cómo puedo decir eso con certeza? Mi esposo y yo pusimos este plan a prueba cuando nos casamos con dos salarios de profesores.

Cuando nos comprometimos, mi esposo y yo sabíamos que teníamos algunos ahorros con los que nos sentíamos cómodos de invertir en nuestra boda, pero también sabíamos que para hacer el fondo de bodas que realmente queríamos, teníamos que ahorrar más. Para lograr 10.000 dólares extra, cada uno tuvo que ahorrar cerca de 250 dólares al mes por un año y medio ¡Resulta que los compromisos largos realmente sí tienen sus ventajas!

Una de las primeras cosas que hicimos fue reducir el número de veces que salíamos a comer para una cita. También hicimos cambios individuales. Yo reduje un poco mi propio hábito a Starbucks y busqué una mejor tarifa para mi plan de celular.

Esos pequeños cambios sí hicieron la diferencia, pero sabía que planear la boda sería lo suficientemente estresante aún sin preocuparme por quedarnos cortos con nuestro fondo. Así que en lugar de enfocarme solo en ahorrar, decidí ganar más dinero. Encontré formas de ganar más dinero en el trabajo al ir ocasionalmente los fines de semana, y también comencé a escribir.

Sin embargo, ninguno de esos cambios habría hecho la diferencia si hubiera gastado mis nuevos ahorros o ganancias. En cambio, me aseguré de guardarlos cuidadosamente en una cuenta destinada únicamente para nuestro gran día.

Se necesitó de sueños y determinación para lograr el objetivo de gran valor y poder atravesar todas las etapas. Una vez algunos de los cambios a corto plazo comenzaron a funcionar, hicimos algunos ajustes a largo plazo para lograr realmente más ingresos. Al final, alcanzamos nuestra meta. Hicimos la celebración que queríamos, y no terminamos con ninguna deuda.