Publicidad
Tech by VICE

Diez preguntas para una mujer que recuerda cada instante de su vida

“Mi primer recuerdo es el de estar con la cabeza entre las piernas en un lugar oscuro, con una luz rojiza”.

por Laura Woods
07 Enero 2019, 5:00am

Todas las imágenes cortesía de Rebecca Sharrock

Si coges cualquier libro de la serie de Harry Potter, lo abres por una página al azar y empiezas a leer, Rebecca Sharrock (29 años) continuará narrando el pasaje de memoria. “Hay muchos tipos de valentía”, empiezo en la página cuatro de La piedra filosofal y, al instante, Rebecca prosigue: “Hay que tener un gran coraje para oponerse a nuestros enemigos…”.

Rebecca recuerda cada instante de su vida, en orden cronológico y con todo lujo de detalle. En su caso, los recuerdos se manifiestan como flashbacks hiperrealistas que incluyen olores, fragmentos de conversaciones que es capaz de reproducir palabra por palabra y a veces incluso sensación de dolor físico. Esta extraña capacidad se conoce como hipertimesia o memoria autobiográfica altamente superior (HSAM, por sus siglas en inglés), y Rebecca es una de las cerca de 80 personas de todo el mundo a las que han diagnosticado este trastorno.

Obviamente, tenía un montón de preguntas sobre los recuerdos de Rebecca, su cerebro y cómo ha afectado a su mundo el hecho de tener un conocimiento enciclopédico de su propia vida, así que la llamé por teléfono a su casa para averiguarlo.

bebe
Rebecca el día que nació, el cual, por su puesto, recuerda

VICE: ¿Qué es lo primero que recuerdas?
Rebecca Sharrock: Recuerdo estar con la cabeza entre las piernas en un lugar oscuro, con una luz rojiza, por lo que supongo que es cuando estaba en el útero y no sabía mi edad. Es el recuerdo más antiguo que tengo, ya que mis recuerdos están ordenados cronológicamente.

¡Guau! Vale, voy a ponerte a prueba un poco más. ¿Qué recuerdas de tu segundo cumpleaños?
Fue justo antes de que naciera mi hermana, Jessica, pero en ese momento no era consciente de que mi madre estaba embarazada. Recuerdo estar sentada a la mesa, con un pastel decorado con trenes de plástico, y que estaba más interesada en los trenes que en las velas. Cuando nos hubimos comido el pastel, que tenía una blonda, me llevé los trenes, que pasaron a ser mis juguetes favoritos durante varios meses. A esas edad no sabía que estaba cumpliendo años, solo que había cambiado algo.

¿Cuál es tu recuerdo más vívido?
Cuanto más antiguos son mis recuerdos, más vívidos se vuelven. En mi caso, los recuerdos más recientes no son tan profundos e intensos. Recuerdo cuando tenía tres años y estaba en la cama, en casa de mis abuelos. Le pregunté a mi madre qué habíamos cenado unas semanas antes. Ella siempre contestaba diciendo, “No lo sé, Becky, hace mucho tiempo de eso”, a lo que yo respondía, “Pero algún día, ahora mismo también será hace mucho tiempo”. Y ella me decía, “Sí, pero para entonces tú tampoco te acordarás”.

¿Cómo de intensos son tus recuerdos?
Lo recuerdo todo, especialmente los olores. Si voy a algún sitio y busco sentirme de una forma concreta antes de irme, recupero el recuerdo del aroma de un momento feliz.

chica joven
Rebecca trabaja en la defensa de los derechos de las personas autistas, dando charlas para organizaciones y escuelas

¿Cómo se diagnostica y demuestra la HSAM? ¿Cómo eran las pruebas?
Fue un proceso muy largo. Mis padres contactaron con el laboratorio McGaugh/HSAM, en la Universidad de California Irvine. Allí se descubrió la HSAM en 2006 y es el único sitio en el que pueden darte un diagnóstico oficial. El proceso entero duró varios años. Tuve que hacer varias pruebas y me hicieron varios TAC. Al principio del proceso me hicieron varias preguntas, grabaron mis respuestas y dos años después me pidieron que reprodujera exactamente las respuestas que había dado. En un primer momento estaba muy nerviosa porque me dijeron que la mayoría de la gente suele ser incapaz de decir en qué día de la semana ocurrieron unos acontecimientos determinados, pero yo superé la prueba.

¿Para ti era importante recibir un diagnóstico oficial?
Totalmente. Antes de saber que tenía HSAM, estaba con la autoestima muy baja porque pensaba que me pasaba algo muy malo. Tener una respuesta me ayudó mucho. Pasó lo mismo antes de que me diagnosticaran autismo: era otra incógnita acerca de mí para la que no tenía respuesta.

Realmente no supe de la HSAM hasta que tuve 21 años, per sí me daba cuenta de que era un poco distinta a los demás cuando empecé a socializarme más, de adolescente. Me obsesionaba más que mis amigos con determinadas cosas. Antes del diagnóstico, lo achacaba todo al TOC que también me diagnosticaron.


MIRA:


¿Dirías que la HSAM es más un don o una maldición?
Es una mezcla de ambas. Es una maldición porque no puedo olvidar las malas experiencias y vuelvo a vivir todas las emociones, lo que a veces me fastidia el día. Lo positivo es que también vuelvo a vivir las buenas experiencias, como hoy, que he estado rememorando mis recuerdos de infancia.

¿Tienes que evitar determinados acontecimientos o situaciones, sabiendo que vas a recordarlos para siempre?
Sin duda, tengo que ir con mucho cuidado. Tengo que estar al corriente de la actualidad para futuras pruebas memorísticas, así que prefiero leer los periódicos. Si veo algo conflictivo en la tele, ese recuerdo puede quedarse grabado en mi mente para siempre. Tomo medicación para controlar la ansiedad que eso me provoca. Si sé que puede llegar a ser un día estresante, como las compras navideñas, me tomo un Valium como precaución. Mi terapeuta me ha enseñado formas de evitar esas situaciones, pero es cierto que a veces son inevitables.

¿Cómo te sientes cuando la gente te pide que demuestres tu trastorno o pone a prueba tu memoria?
A veces eso hace queme sienta un poco violenta y avergonzada, como si fuera un mono de feria. Hay ocasiones en las que son muy escépticos, y algunos han llegado a enviarme mensajes diciéndome que soy una farsante.

Si hubiera una cura total para tu trastorno, ¿te la aplicarías?
Me la aplicaría para deshacerme de los malos recuerdos de un plumazo, pero quiero conservar los buenos. Todavía se está investigando qué parte del cerebro controla los recuerdos a corto y largo plazo, para así poder elegir de forma segura cuáles desactivar.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.