Drogas

Se solicitan verdugos en el gobierno de Sri Lanka

El presidente busca verdugos con "excelente carácter moral" pues el país se prepara para reintroducir la pena de muerte.
LC
traducido por Laura Castro
16.2.19
La horca y una cuerda.
Imagen vía Pixabay.

Artículo publicado originalmente por VICE Australia.

El regreso de la pena de muerte a Sri Lanka trae consigo nuevas oportunidades de trabajo, pues el gobierno acaba de publicar que hay vacantes de "verdugo" en un periódico local. El anuncio, emitido por el comisionado general de prisiones de Sri Lanka esta semana, dice que se solicitan varones de entre 18 y 45 años que tengan "excelente carácter moral" y una "muy buena mentalidad y fortaleza mental", informa Reuters. Esto se debe a que el presidente del país sigue adelante con sus planes de restablecer la pena de muerte como parte de su intención de imponer castigos inflexibles, al estilo filipino, a los traficantes de drogas.

"No sabemos si el gobierno restablecerá la pena de muerte, pero queremos contratar a dos verdugos para llenar las vacantes y estar listos en caso de que el gobierno quiera ejecutar a los narcotraficantes", dijo Thushara Upuldeniya, portavoz del servicio penitenciario. A cambio de ejecutar a personas condenadas por delitos relacionados con las drogas, el candidato seleccionado recibirá un pago de 36,310 rupias de Sri Lanka ($3,900 pesos apróx.) por mes, lo que representa un salario por encima del promedio para un empleado del gobierno, según Reuters. Las entrevistas de trabajo se llevarán a cabo el próximo mes.

No ha habido una ejecución en Sri Lanka desde 1976, ya que todas las penas de muerte para delitos capitales como asesinato, violación y narcotráfico se conmutaron por cadena perpetua. El último verdugo del país renunció en 2014, argumentando sufrir demasiado estrés después de ver un ahorcamiento por primera vez, y otro empleado que el gobierno contrató el año pasado nunca se presentó a trabajar.

Publicidad

Sin embargo, el presidente Maithripala Sirisena espera poner fin a la moratoria de 43 años de la pena de muerte y volver a implementar la medida punitiva en los próximos dos meses en un intento por frenar el crimen y mantener el orden, informó el periódico local Colombo Page. Durante una visita de estado a Filipinas el mes pasado, Sirisena elogió la guerra contra las drogas del presidente Rodrigo Duterte —una campaña sangrienta y violenta que ha cobrado la vida de más de 12,000 personas desde 2016—, justo en medio de un ambiente de preocupación por el hecho de que Sri Lanka pudiera convertirse en un nuevo centro de tránsito de drogas en Asia.

"La guerra contra el crimen y las drogas que está llevando a cabo es un ejemplo para todo el mundo, y personalmente para mí", dijo Sirisena en un banquete estatal con Duterte, según el sitio de noticias filipino Rappler. "La amenaza de las drogas está muy extendida en mi país y siento que deberíamos seguir su ejemplo para controlar este peligro".

Upuldeniya dijo que actualmente al menos 25 personas condenadas por delitos relacionados con drogas podrían ser ejecutadas, incluidos dos traficantes. También señaló que hay otras 436 personas, incluidas seis mujeres, en el corredor de la muerte por otros delitos varios.

Sigue a Gavin en Twitter o Instagram.