FYI.

This story is over 5 years old.

arte

Un instrumento hecho de pelo de caballo y 20 barras de madera

20 barras de madera con un par de cuerdas para guitarra, son tocadas suavemente por una rueda cubierta en pelo de caballo.
Imagen cortes铆a del artista.

En los tiempos de Genghis Khan, los caballos ayudaron a la unificación de las tribus mongolas nómadas, quienes se expandieron y mantuvieron al imperio Mongol que se extendió de Europa Occidental hasta Siberia, India y el mar de Japón. Los caballos tuvieron un poder simbólico y fueron tan prácticos para el emperador, que 40 caballos fueron sacrificados ante la tumba de Khan, puesto a que los necesitaría en su vida futura.

Publicidad

El artista João Costa juega con el significado de los caballos mongoles en su nueva instalación Funeral de Caballos, 20 barras de madera con dos cuerdas de guitarra y una rueda con pelo de caballo, se convierten en escultura sonora e instrumento experimental. Se ve como una valla de picos pero suena como un soundtrack oscuro de Hollywood.

“El uso del pelo de caballo en arcos para tocar instrumentos como el violin y el chelo, siempre me ha intrigado,” dice Costa a The Creators Project. “Comencé a investigar sobre la historia de los arcos y los primeros usos del pelo de caballo para tocar cuerdas. Rápidamente me di cuenta que el pelo de caballo mongol es usado principalmente por sus características únicas, consecuentemente me atrajo la historia del imperio mongol.”

Costa se cruzó con un artículo de la Universidad de Colombia, escrito por Morris Rossabi, titulado “Todos los caballos de Khan,” el cual describe la importancia de los caballos mongoles para las campañas militares de la era de Khan. el comentario final de Rossabi sobre el sacrificio de los 40 caballos en la tumba del Gran Khan, tocó una fibra sensible en Costa. Fue ahí cuando decidí que el proyecto reflejaría el “llanto de los caballos, su último galope en vida, a través de la instalación sonora de 40 cuerdas.”

“Fue inspirado por la recreación de ‘Viola Organista’ de Leonardo da Vinci, y por la música de la banda islandesa Sigur Rós,” dice Costa. “También por Diferencia y Repetición, un libro del filósofo Gilles Deleuze.”

Publicidad

“Fue construida con una combinación de técnicas,” añadió Costa. “Los pedazos de madera fueron creados usando un router CNC, así como hojas de acrílico cortadas con láser. El circuito comprende motores DC e interruptores, así como una tira de LED en la parte trasera de los 20 módulos. La rueda está envuelta en pelo de caballo y el sonido es amplificado por las pastillas de guitarra.”

Funeral of Horses de João Costa en Vimeo.

Costa presentará Funeral of Horses este miércoles 16 de diciembre, en la Bell House de Brooklyn a las 7:00 PM. Después será expuesta durante el Programa Interactivo de Telecomunicaciones de la Universidad de Nueva York. el 20 y 21 en 721 Broadway, cuarto piso, Manhattan.

Mira aquí para ver más obra de João Costa.

Relacionados:

Una escultura sonora que genera llamadas al azar

Un instrumento que convierte loops en iluminación

Instrumentos poco convencionales