FYI.

This story is over 5 years old.

Música

El Phenakistomixer es un tocadiscos para pinchar animaciones en vivo

Hablamos con Vesna Krebs, más conocida como VJ MissTake, sobre su invención, el Phenakistomixer.
28 Abril 2015, 1:49pm
Imágenes cortesía de la artista, GIF de la autora

PHENAKISTOMIXER 3.0 de Miss Take en Vimeo.

Los peculiares platos de Phenakistomixer 3.0 funcionan sustituyendo los acostumbrados discos de vinilo por diversas capas de ilustraciones y las pistas de música por ondas de luz sonoras. Las animaciones monocromáticas aparecen una tras otra amplificadas sobre una pantalla formando una espiral, a la vez que el audio responde cada vez que se cambia de disco. Tras la mesa, controlándolo todo, está la artista visual Vesna Krebs, asumiendo su papel de DJ bajo el nombre de MissTake y mezclando sus diseños audiovisuales dibujados a mano.

Se trata de la tercera versión del Phenakistomixer, una herramienta para el espectáculo visual en vivo que empezó como un intento experimental de Krebs para conseguir una forma de arte visual más tangible. Tras centrarse durante varios años principalmente en trabajos digitales, como los efectos de feedback de vídeo, refracción de luz, interfaces digitales como Kinect y otras cosas, decidió dar un paso atrás. “Sentí la necesidad de volver a crear algo con mis propias manos”, dice a The Creators Project, “para poder entender todo el proceso”.

Krebs explica que poco después: “Durante la exploración de antiguos dispositivos de animación di con el fenaquistiscopio”. Este dispositivo de principios del siglo XIX, que funciona de forma similar a un zoótropo, crea la ilusión de animación a través de un disco giratorio que presenta unas ranuras equidistantes. Krebs continúa explicando que, coincidiendo con su descubrimiento: “Me enteré de una convocatoria de artistas para el festival Roboexotica (un festival de robots DIY para servir bebidas) que se celebra en Viena. Puesto que tanto los cócteles, los tocadiscos y el vídeo implican el concepto de 'mezcla', se me ocurrió la idea de crear un proyecto visual inspirado en el fenaquistiscopio para mezclar cócteles con tocadiscos”.

Fue en este festival donde la artista, con ayuda del programador Borut Kumperscak, lanzó la primera versión de su proyecto, con dos platos, un mezclador de vídeo retro y una colección de diseños cuidadosamente detallados. La obra, que presenta un formato de 360 grados gracias al software personalizado de Kumperscak, fue el resultado de un largo proceso de ensayo y error, pero finalmente, como todo cóctel bien equilibrado, consiguió mezclar la cantidad justa de cada uno de los ingredientes.

Tras realizar los aburridos cálculos para encontrar los parámetros exactos para cada animación, que resultaron ser 32 fotogramas para un solo vinilo, Krebs puso su tocadiscos a 45 revoluciones y ajustó el control de tono para fijar meticulosamente los fotogramas visualizados. Luego, ajustando la cámara a 25 fps, con una velocidad de obturación de 1/500 de segundo, el Phenakistomixer 1.0 cobró vida, intoxicando a los asistentes del festival con una visualización cinética de “cócteles visuales”.

Animada por el éxito de su primera sesión de Phenakistomixer en vivo, la artista decidió seguir desarrollando su obra en una segunda versión, que presentó en el festival Strictly Analog. Esta edición actualizada suponía una “gran mejora visual y técnica” con respecto al Phenakistomixer 1.0, afianzando la función del dispositivo como herramienta para actuaciones en vivo. “Además de un lenguaje visual completamente nuevo”, explica, “los diseños se mejoraron con el uso de capas transparentes sobre los vinilos, animaciones dibujadas a mano fotograma por fotograma sobre película. Con esta versión, también empecé a experimentar con parámetros de sincronización de plato y cámara y otras técnicas para conseguir una dramaturgia visual más amplia”. El Phenakistomixer 2.0 fusionó estos elementos en láminas transparentes solapadas adornadas con figuras en blanco y negro y bucles de GIF en vivo.

Ahora, en su última visión, los diseños del Phenakistomixer se han sonificado gracias a un componente añadido en los platos de Krebs que convierte la luz en un paisaje sonoro sintético y reactivo. Manipulando otro antiguo dispositivo, el variphone (un sintetizador visual de principios de los años 30), consigue “escanear de forma lineal platos monocromáticos con un sensor óptico y traducir la intensidad de la luz reflejada en ondas sonoras”, explica Krebs. “Ahora mismo esto se hace pasando fotogramas de vídeo por un software personalizado”.

Pero no satisfecha con esta tercera versión, Krebs espera seguir desarrollando sus experimentos con los platos y seguir construyendo otras versiones en el futuro. “Estoy pensando en lanzar algunos de los diseños como vinilos reales”, dice, “y estoy en medio de un proceso de experimentación con una aplicación basada en iOS para poder utilizar dispositivos iOS para reproducir los vinilos (en lugar de utilizar una cámara normal)”. Al mismo tiempo, Krebs tiene otros proyectos en marcha, como una actuación interactiva de cuatro horas sobre “comida y existencia” para la Cuatrienial de Praga.

Traducción de Rosa Gregori.

Artículos relacionados:

Una artista convierte un plato giradiscos en un ilustrador automático

Que la fuerza acompañe al tipo que puso un tocadiscos en un halcón milenario

Ya tenemos aquí el tocadiscos hecho con Lego