Las mujeres de países en desarrollo tienen menos posibilidades de tener celular

Una encuesta a personas en 11 países con sueldos bajos o medios encontró que las mujeres tienen 14 por ciento menos de posibilidades de tener celular que un hombre, a veces hasta 38 por ciento.

|
12 Marzo 2015, 9:29pm

​Una mujer utilizando un teléfono celular en Kenia. Imagen: Gates Foundation/Flickr

Los teléfonos celulares están aumentando su consumo en el mundo que está en desarrollo, pero la adaptación de esta tecnología no es igualitaria: las mujeres se están quedando atrás.

La brecha de género en el uso de teléfonos móviles es el tema de ​un reporte hecho por la GSMA, una asociación conformada por 800 operadores móviles alrededor del mundo. La investigación descubrió que que las mujeres en 11 países con ingresos bajos o medios tienen un 14% menos de posibilidades de tener un teléfono celular respecto a los hombres.

Para ponerlo en otras palabras: en estos países hay 200 millones de mujeres que no tienen celular, respecto a los hombres. Y cuando los tienen los utilizan menos.

La brecha varía mucho entre país y país: en el sur de Asia las mujeres tienen 38% menos de posibilidad de tener un teléfono. En Kenia solo existe un 7 por ciento de brecha. Los autores del estudio dice que esto se produce debido al uso generalizado del ​sistema M-Pesa para la transferencia de dinero.

Los hombres y mujeres encuestados para este estudio de GSMA (personas de Colombia, México, Nigeria, República democrática del Congo, Kenya, Jordania, Turquía, India, China e Indonesia) respondieron sobre cómo la tecnología puede ayudar al género femenino para mantenerse en contacto con sus amigos y familiares, para tener más tiempo libre, hacerlas sentir seguras y darles más independencia.

¿Por qué las mujeres se están quedando atrás? La mayor barrera es muy obvia: el costo.

Respecto a esto, la tecnología móvil tiene el potencial para hacer frente a las desigualdades de género. Por ejemplo, el estudio señala que "En todos los países al menos el 64% de las mujeres dicen que tienen (o podrían tener) mejor acceso a negocios y oportunidades de empleo al poseer un celular".

¿Por qué las mujeres se están quedando atrás? La mayor barrera es muy obvia: el costo. Los hombres y mujeres encuestados dijo que el costo de un teléfono era la mayor barrera de adopción en el caso de las mujeres, luego viene el costo de la cuenta de teléfono. En todos los países se encontró que el costo es un problema más grande que la falta de alfabetización digital.

¿Por qué este es un problema de género? Muy simple, las mujeres en estos países no suele tener ingresos o autonomía económica. En todos estos países los hombres tienen más posibilidad de pagar su propia cuenta de teléfono y los autores señalan que incluso cuando las mujeres reciben un sueldo puede que no tengan la posibilidad de decidir cómo lo gastan.

Screen Shot 2015-03-02 at 15.37.04.png

Imagen: ​GSMA

Otra barrera es la disponibilidad de la red, lo que suena completamente tecnológico pero también tiene un ángulo social: las mujeres en áreas rurales tienen menos oportunidades de ir a áreas urbanas donde puedan tener cobertura. De acuerdo a las normas sociales en algunos de estos países ellas son mas proclives a estar en casa.

"En muchos entornos, particularmente los más conservadores, las mujeres pasan más tiempo que los hombres cuidando de sus casas, niños o adultos mayores y la señal dentro de las casas suele ser más débil" explica el estudio. "Las mujeres en áreas rurales también tienen menos posibilidades de viajar a áreas urbanas respecto a los hombres, donde la cobertura de la red suele ser mejor". Respecto al costo, las mujeres tienen acceso a celulares más básicos y menos posibilidades de elegir tarjetas SIM, lo que también puede ser un factor limitante.

La tercera barrera identificada es particularmente interesante, dado el conocimiento que la tecnología móvil potencialmente ayuda a las mujeres a sentirse más seguras: muchos encuestados sugirieron que los problemas sobre seguridad y hostigamiento son importantes. Esto sucede también en los hombres, pese a que era un problema más grande para las mujeres. La mayor preocupación es el riesgo de ser asaltadas o acosadas por extraños.

La GSMA sugiere algunas recomendaciones para los operadores móviles que les podrían ayudar a llegar a más mujeres (lo que, después de todo, hace crecer su mercado), tales como ofrecer teléfonos más baratos y desarrollar características de seguridad.

Lo que está claro es que el mayor acceso a la tecnología está intrínsecamente unido con la solución de problemas sociales, desde la desigualdad de ingresos hasta el acoso por género. La tecnología móvil y la tecnología en general están en una situación embarazosa y tienen el potencial de ayudar a solucionar estos problemas al mismo tiempo que reciben algo a cambio.