FYI.

This story is over 5 years old.

Highlights

El presidente de Mauritania manda una final de Copa a penaltis porque se aburría

El máximo mandatario mauritano, Mohamed Ould Abdel Aziz, hizo detener la final de la Copa de su país porque al parecer no le entretenía lo suficiente. "Id acabando que me piro, anda".
2.12.15
"¡No puedorl, no puedoooorl!". Foto de Tiksa Negeri, Reuters.

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

El pasado fin de semana, el presidente de Mauritania Mohamed Ould Abdel Aziz protagonizó un episodio digno de la película El Dictador de Sacha Baron Cohen. Según el medio italiano La Gazzetta dello Sport, el dirigente africano detuvo la final de la Copa mauritana entre el FC Tevragh-Zeina y el ACS Ksar en el minuto 63 y decidió que el encuentro se decidiera por penaltis "porque estaba aburrido".

Otras versiones —la oficial, concretamente— apuntan a que el presidente "tenía prisa", por lo cual la federación detuvo el encuentro (que en ese momento iba 1-1) e hizo que pasara directamente a la tanda de penaltis para asegurar que el mandatario pudiera entregar los premios a los jugadores. Al parecer, el presidente Aziz tenía la agenda repleta (era sábado noche, y claro…) porque se celebraban los 55 años de la independencia del país.

Más allá de la pregunta obvia —¿no podrían haber empezado el partido un poco antes?—, la versión del aburrimiento es claramente mejor. Un rollo similar a ser Jim Carrey en Como Dios: "Tíos, este partido no me mola, que se acabe ya". Y zas, un chasquido de dedos y a otra cosa.

Aziz aseguró al respecto que "terminar un encuentro con ambos equipos de acuerdo no significa violar la ley"… y, lo más divertido: "El fútbol es famoso por su flexibilidad, especialmente cuando todas las partes lo aceptan". Sí, claro, sobre todo es flexible si el presidente dice que más les vale detener el partido si no quieren terminarlo con una bola de hierro dentro de una cárcel.

A todo esto, El FC Tevragh-Zeina se impuso en la tanda de penaltis y se llevó a casa el título. Esperamos que al menos la entrega la hiciera el propio Aziz después de tomarse la molestia de quedarse.