Publicidad
running

Las zapatillas para correr maratones por debajo de las dos horas ya son una realidad

La humanidad ya ha roto la barrera del sonido o aprovechado la energía acumulada en un átomo, y ahora las compañías de zapatillas buscan romper la barrera 'superhumana' de las dos horas en una maratón.

por VICE Sports y VICE Sports Staff
14 Marzo 2017, 11:05am

Imagen vía Nike

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Correr una maratón es una de esas cosas que se hacen por placer pero que, paradójicamente, duelen y mucho. Recorrer 42 kilómetros ininterrumpidamente con un par de piernas y una voluntad que amenaza con quebrarse después de los treinta y tantos kilómetros es cosa seria, tan seria que se necesita dar un cambio de vida radical para llegar mental y, sobre todo, físicamente en plena forma a la carrera.

Mejorar los tiempos para los corredores, profesionales o amateurs, puede resultar una labor frustrante. No siempre las cosas salen como se espera, ya que entra en juego una gran cantidad de factores. ¿Pero qué pasaría si un día despertáramos y nos dijeran que existe un par de zapatillas que pueden mejorar el desempeño de todo corredor hasta en un 4%? Quizás un 4% parece un margen ridículo, pero para un fondista de élite unos cuantos minutos pueden cambiarle la vida.

Gracias al empleo de las nuevas tecnologías, Nike ha diseñado unas zapatillas que pretenden desafiar el récord del mundo de las maratones, que está fijado en las 2 horas, 2 minutos y 57 segundos. Para lograrlo, el monstruo del calzado deportivo creó las Vaporfly 4%, unas zapatillas se supone que convierten a un corredor hasta un 4% más rápido. La barrera de las dos horas se ha planteado, desde hace años, como un reto que divide lo humano de lo superhumano. Para alguien que se dedica a tiempo completo a este deporte, bajar de los 120 minutos es un reto imposible, pues se necesita de un aguante físico desconocido hasta el momento.

Las Vaporfly 4% pesan algo menos de 200 gramos, casi 50 gramos menos que las últimas zapatillas diseñadas para los maratonistas olímpicos estadounidenses. Su suela está compuesta de una especie de espuma que no solo absorbe el impacto de los pasos, sino que al mismo tiempo impulsa al corredor aprovechando de mejor forma la energía acumulada al contraer el empeine de los pies. Nike había pensado plasmar este innovador diseño desde hace más de una década, pero no fue hasta el 2014 que se pusieron manos a la obra.

Imagen vía Nike

En junio, Nike pasará de la teoría a la praxis cuando tres de los mejores maratonianos del mundo, Zersenay Tadese —récord mundial de la media maratón—, Lelisa Desisa —dos veces ganadora de la maratón de Boston— y Eliud Kipchoge —medallista de oro olímpico en los JJOO de Río 2016—, corran una maratón especial para poner a prueba la tecnología incorporada en los tenis e intenten romper la barrera de las 2 horas.

Así como la humanidad rompió la barrera del sonido y pudo aprovechar la energía acumulada en un átomo, ahora tiene pensado correr en plan extraterrestre. De lograrse, solo nos faltaría poder viajar a la velocidad de la luz.