Publicidad
LGTB

Los conservadores enloquecieron con esta orgía de helados

Alguien usó helados para enfrentar el problema de la terapia de reorientación sexual y las cosas se salieron de control.

por Dan Bratman; traducido por Elvira Rosales
03 Mayo 2017, 5:00pm

Bill Nye, presentados de la televisión inglesa, tiene todas las respuestas: ¿Cómo hacer un volcán con papel maché? Listo. ¿Cuáles son los efectos del calentamiento global? Nye lo sabe. ¿Terapia de conversión para gays? Tiene una respuesta para eso también. Y los conservadores están muy molestos.

El science guy se ha convertido en el defensor favorito de la ciencia en temas de gobierno, medio ambiente y la vida. Es desconcertante, pero parece que lo necesitamos en 2017. Y en su nuevo programa,Bill Nye Saves the World, el presentador siempre vestido pulcramente aborda todos los temas desde Stranger Things hasta la fluidez de género.

Pero en este segmento en particular, Bill toca el tema de la terapia de conversión con un estilo encantador, propio de él. Usó helado.

LEER MÁS: Un pastel de Ken "transgénero" causa controversia en internet

Diferentes sabores de helado lamentan la necesidad de Vainilla por hacer que todos los demás sean como él. Al menos hasta que lo seducen para que participe en un sundae orgiástico de tolerancia y autoexpresión. Es lindo, divertido y relevante, pero, según las quejas de los conservadores, falto de ciencia.

El fragmento —junto con otros segmentos que promueven los derechos LGBT— ha provocado que las publicaciones conservadoras llamen a Bill de todo, desde "El hombre asustado de la ciencia" hasta "manipulador de la ciencia por hacer que los "niños vean su enferma orgía de helados en caricatura".

LEER MÁS: Cocinando con muxes, el tercer género de Oaxaca

El editor en jefe de Daily Wire, vanguardia del imperioso Oscurantismo, Ben Shapiro estuvo más que dispuesto a ofrecer una perspectiva alternativa: "Ahora la ciencia es todo lo que la izquierda apoya", dijo Shapiro. "Un dato científico, el helado no posee genitales". Esa última parte, seamos honestos, es verdad. Y me alegro de que así sea.

Pero quizá lo más preocupante no es la falta de ciencia, sino que aún sea necesario un video que nos enseñe cómo la gente debería ser libre de tomar sus propias decisiones.

El intento de Bill Nye para salvar el mundo parece estar generando su propia terapia de conversión, pero a final de cuentas la gente que vea su programa no necesariamente cambiará de opinión. Todos seguirán creyendo lo que quieran. Así sucede en la vida real. Y en la vida real vas a tener que enfrentarte a muchas cosas que no te gustan.

Pero lo que nadie debería decirte es qué sabor de helado comer. Ya sea metafórico o de cualquier otro tipo.