nfc divisional

​Dak Prescott frente a Aaron Rodgers ¿será la estafeta generacional?

Hay cuentas pendientes del pasado que los Cowboys de Dallas buscan vengar frente a los Packers de Green Bay. Sigue bien clavada en la mente de los aficionados
14.1.17
Fotografía por Brace Hemmelgarn-USA TODAY Sports

Hay cuentas pendientes del pasado que los Cowboys de Dallas buscan vengar frente a los Packers de Green Bay. Sigue bien clavada en la mente de los aficionados, de uno y otro equipo, la astilla de la recepción que le fue negada a Dez Bryant hace dos años, también en un juego divisional. Era una recepción que ponía a Dallas a una yarda de irse adelante en el marcador en los minutos finales del encuentro, y que fue revertida de forma dudosa por los oficiales aduciendo que Bryant no tuvo control completo del balón mientras caía al suelo.

Publicidad

Dos años después, ambos equipos vuelven a toparse en la misma instancia de la postemporada y además del morbo generado por aquel partido, el momento en que llegan los dos equipos le suman atractivo al encuentro. Por un lado, los Packers llegan como el equipo más enrachado en la Conferencia Nacional con siete victorias en fila, mientras que por el otro, los Cowboys se presentan con un récord de 13-3, el mejor de toda la conferencia.

La clave: El ataque de Dallas

Los Cowboys se presentan con una de las ofensivas mejor balanceadas de la NFL. Es el quinto mejor ataque en yardas totales en la liga, y el segundo en ataque terrestre.

Con el novato Dak Prescott como mariscal de campo, Dallas es un equipo que es eficiente en el pase, aunque no suele ir largo. Echa mano de todos sus receptores, y gusta de ir con frecuencia al slot, lo que le da una gran variedad de jugadas en el ataque y estira la cobertura de las defensivas rivales.

Además, el también novato corredor Ezekiel Elliott, ha sido uno de los principales activos del ataque vaquero liderando la liga en yardas por tierra con 1,631.

Fotografía por Jason Bridge-USA TODAY Sports

Todo esto, jugando detrás de una línea ofensiva que aporta tres jugadores al Pro Bowl, y que fue considerada la segunda mejor unidad de la liga, según el portal Pro Football Focus.

La esperanza: Aaron Rodgers

El mariscal de Green Bay llega agigantado a su encuentro frente al mejor equipo de la Nacional. Aaron Rodgers ha ido creciendo conforme su equipo también lo hizo, y en la racha de siete triunfos seguidos de los Packers, el pasador tuvo un rol fundamental.

Publicidad

En cada uno de los últimos tres partidos, Rodgers lanzó para 300 o más yardas, acumulando 12 pases de anotación en total. Además, lleva ocho partidos seguidos sin permitir intercepción.

Si los Packers quieren pelearle el partido a Dallas tendrán que mantener a Aaron Rodgers en el campo y darle el tiempo de posesión, aunque es posible que no cuente con su mejor receptor Jordy Nelson. Pero, por la vía aérea, Rodgers se enfrentará a una defensiva secundaria solida.

Es cierto que el perímetro de los Cowboys no tiene un solo jugador de élite. Ninguno de sus integrantes irá al Pro Bowl. Sin embargo, como unidad, su desempeño ha ido de menos a más, superando lesiones, y resultando hasta sorpresivo. El portal Pro Football Focus la califica como el mejor perímetro de toda la NFL.

Es una unidad que juega de forma riñonuda y que cubre con intensidad sus deficiencias individuales. Cuando jugadores como Morris Claiborne o Barry Church han tenido que ausentarse por lesión han habido jugadores como el sorprendente novato Anthony Brown que entran al campo con un nivel similar al que salió.

El gran reto de graduación que tiene este perímetro está en frenar el gran momento de Aaron Rodgers. Y si por algo se ha caracterizado la defensiva secundaria de Dallas es por apretar el puño a la hora cero y sacar la jugada grande.

La incógnita: Jordy Nelson

El ataque terrestre de los Packers es solido ante defensivas débiles, pero ordinario ante equipos contendientes. Es por eso que Aaron Rodgers necesitará tener todos sus blancos disponibles en el ataque aéreo.

Publicidad

Ahí es donde entra la incógnita de Jordy Nelson, el receptor al que Rodgers más ha buscado en el año. Nelson salió del partido frente a los Giants luego de sufrir un duro golpe que le fracturó dos costillas.

Aunque lo más probable es que Nelson no juegue el domingo, el entrenador en jefe Mike McCarthy, ha dicho que será hasta el sábado, cuando los Packers hagan su última práctica antes de viajar a Dallas, que verá si Nelson puede jugar.

El gran salto: Dak Prescott

Nunca un novato ha ganado un Súper Bowl. Es el dato que resuena una y otra vez en los análisis sobre las posibilidades de los Cowboys y de su mariscal Dak Prescott para llevarse el título.

Fotografía por Matthew Emmons-USA TODAY Sports

Pero si de algo se ha encargado Prescott en su fantástico primer año como profesional, ha sido de reventar los pronósticos. Cada vez que los analistas pedían prudencia ante una nueva prueba, Dak aprobaba el examen.

Sin quererlo y hasta sin buscarlo, Dak Prescott encabeza un cambio generacional. Ya parece haber dado cuenta de Tony Romo en su propio equipo, y ahora busca despachar al último de los caudillos que quedan vivos en la Conferencia Nacional: Aaron Rodgers. Concluir la obra frente a Brady o Roethlisberger en el Súper Bowl sería la madre de todas las batallas.

El favorito: Dallas

Los Cowboys saltan al campo con un equipo más completo y con más recursos que los Packers que dependerán mucho de Aaron Rodgers. Y además, lo harán en su casa. Ya en la temporada regular, Dallas venció a Green Bay como visitante en la Semana 6 por marcador de 30 a 16.

El portal de apuestas Odds Shark pone a los Cowboys como favoritos por marcador de 29 a 18 sobre los Packers.

Publicidad

La explosiva ofensiva de los Falcons frente a la dura defensa de Seattle

Los Falcons de Atlanta buscarán imponerle a los Seahwaks de Seattle todo el peso de su arrollador ataque aéreo como su principal arma para intentar llevarse el triunfo en su propia casa.

Fotografía por Jasen Vinlove-USA TODAY Sports

Atlanta llega al juego divisional con un Matt Ryan convertido en el segundo mejor mariscal de toda la liga en yardas por aire con 4,944, y el segundo también en anotaciones con 38. Tendrá su mejor blanco en Julio Jones que fue el segundo mejor receptor de la liga en yardas por recepción. Esas son las credenciales de unos Falcons que tienen al que bien podría considerarse el mejor ataque de toda la liga.

El gran ataque aéreo de Atlanta se topará con una defensiva secundaria de los Seahawks que, aunque ya no impone el respeto de hace unos años, está considerada como la quinta mejor de la liga, en parte gracias a la gran temporada que está teniendo el safety Kam Chancellor y al siempre puntilloso Richard Sherman. Ese será el enfrentamiento clave del partido, y la unidad que logre sacar la mejor parte se llevará el boleto a la final de Conferencia. La gran interrogante para el perímetro de Seattle es que no es lo mismo sin Earl Thomas, el talentoso safety que quedó fuera de la temporada por una fractura en la tibia.

La línea ofensiva de los Seahawks podrá trabajar a gusto. En el juego de comodines ante los Lions de Detroit, le dio a su corredor, Thomas Rawls, los huecos necesarios para tener su mejor partido del año con 161 yardas terrestres y una anotación. Y es que al igual que Detroit, Atlanta no presenta una defensa solida contra la carrera, ni logra imponer su línea defensiva al rival. Si con Rawls y Russell Wilson, Seattle logra establecer su ataque terrestre, tener tiempo de posesión y mantener a Matt Ryan fuera del campo, Seattle lleva la ventaja.

A pesar de que es uno de los juegos que se proyecta más cerrados en la fase divisional, el pronóstico de Odds Shark da a Atlanta como favorito por marcador de 34-15 sobre Seattle. Los Seahawks no son tan dominantes de visita como sí lo son en su casa, y además, la explosiva ofensiva de los Falcons parece mucho hueso como para roer.

En la temporada regular, ambos equipos protagonizaron un encuentro muy parejo que se llevó Seattle en su casa por marcador de 26 a 24.