Le pedimos a Cómo asesinar a Felipes que calificara sus discos del peor al mejor
Foto prinicpal de Ignacio Galvez

Le pedimos a Cómo asesinar a Felipes que calificara sus discos del peor al mejor

La banda chilena pasó por el rasero su consistente discografía.
2.2.17

Se puede decir que la carrera de Cómo Asesinar a Felipes es aún joven, pero vaya que tiene tela para cortar. Las premisas del quinteto de Santiago de Chile son la búsqueda y la experimentación, lo que hace que perderlos de vista por un tiempo para luego retomarlos pueda conllevar más de una sorpresa. Estas características se reflejan en una colección de discos extraños y brillantes a partes iguales, de los cuales nos ocuparemos en este artículo, pero también es bueno destacar algunos otros proyectos puntuales que el grupo suele llevar a cabo como el hecho de compartir escenario con big bands de jazz, hacer shows especiales en tributo a los clásicos de hip hop o prescindir para siempre del uso del teclado –instrumento clave en su sonido hasta el día de hoy- para reemplazarlo con un saxo tenor y relatarlo en forma de historieta. Cómo Asesinar a Felipes es, ante todo, una banda valiente y que se ríe en la cara de las convenciones. Sí, es hora de que la prensa especializada deje de clasificar su música como un mix de jazz y hip hop.

Hablamos con ellos para que nos cuenten cómo califican sus discos, esos hijos descomunales que vienen pariendo desde 2008.

Aquí vamos.

5. Cómo asesinar a Felipes (Potoco Discos, 2008)

El debut de la banda quedó en la base de su ranking, pero así y todo varias de sus canciones son inamovibles en sus setlists en vivo, aún en la actualidad.
Después de grabar un disco, lo natural es que estas canciones sigan evolucionando al ir siendo interpretadas en vivo. Eso es lo que pasó con nuestro primer disco. Las registramos pero nos gustan mucho más las versiones que crecieron con el tiempo. Fue el comienzo de la banda, una explosión de energía, nos estábamos conociendo en términos personales y musicales, pero aún no definíamos en un cien por ciento el sonido y estética de la banda, era más bien una etapa de búsqueda. Se puede ver la esencia de CAF en el desarrollo del loop como elemento de composición, también en la filosofía del menos es más, jugar con la repetición, la calma, la tormenta y el trance. Algo interesante y condicionante es que este disco fue grabado en cinta, de manera análoga, lo cual responde al interés de la banda por lo orgánico, que aún permanece diez años después.

4. Colores y Cadáveres (Independiente, 2011)

En Colores y Cadáveres tienen al guitarrista de jazz Raimundo Santander de invitado, materializando la única colaboración con un guitarrista en la historia de la banda ¿Evitan las guitarras de puro tercos o con algún fundamento filosófico?
Puede ser un poco de terquedad. La idea inicial de la banda era un trío jazz clásico de piano, bajo y batería; lograr un mundo sónico sólo con esos elementos, lograr musicalizar la poesía de Koala, lo que no nos quitó las ganas de invitar un guitarrista cuando pensamos que era el momento adecuado. Además contamos con Dj Spacio, que puede hacer entrar en escena cualquier instrumento que necesitemos para determinada sección por medio del mágico sample.

3. Un disparo al centro (Potoco Discos/koolarrow records, 2009)

Alguna vez comentaron que este disco es el que atrajo la atención de Billy Gould de Faith No More, quien poco tiempo después se convertiría en su productor ¿Por qué decidieron mandarle este disco en particular?
Fue casual. Era el único disco que teníamos a mano, ya que el anterior estaba agotado. Dentro de todo, es un gran disco y retrata un momento muy especial de la banda, pero no fue elegido conscientemente como nuestro caballo de batalla. En el tiempo que compusimos ese álbum estábamos muy pegados con música docta, y teníamos la inquietud de saber cómo se escucharía trabajar con un fagot, cuerdas, oboes, y todos los colores que brinda una orquesta sobre nuestra música. El resultado fue increíble, pero a la vez fue muy intenso, y las canciones que surgieron eran devastadoras al tocarlas en vivo, tanto para el público como para nosotros, así que luego de semejante experimento, quisimos volver al sonido más puro de la banda. Aquí invitamos a grandes exponentes de tres géneros musicales que representan nuestra esencia: en Jazz invitamos a Raimundo Santander, en Hip Hop a Epicentro y en Punk-rock a Álvaro España, vocalista de una histórica banda chilena llamada Fiskales Ad-hok.

2. CAF V (koolarrow records, 2014)

CAF V representó el primer disco en el que Billy participó por completo ¿Qué sintieron que cambió respecto a la forma que trabajaban anteriormente? 
Grabar en San Francisco, California junto a Bill fue una experiencia única. La vibra de esa ciudad nos encanta y estar en el proceso de registro junto a alguien con tanta experiencia es increíble. Hay que sumarle que fue el primer y único disco grabado junto a Gabo Paillao, el pianista de CAF entre el 2013 y el 2015. Él fue un gran aporte en muchos sentidos al sonido de la banda y al nivel de improvisación en las composiciones. Con este disco la banda dio muchos pasos incluyendo abrir parte de la gira de Faith No More por Sudamérica, en Buenos Aires, Sao Paulo y Santiago. Son canciones con mucha fuerza, muy directas. Sumamos el uso de sintetizadores para crear atmósferas y llegar a paisajes sonoros que siempre quisimos.

1. Comenzará de nuevo (koolarrow records, 2012)

Comenzará de Nuevo es un disco oscuro, dentro de un catálogo oscuro. Comienzan a utilizar melodías más incidentales y a usar sintes distorsionados dentro de canciones ciertamente perturbadoras ¿Fue este el momento más hardcore de la banda?
Este disco es el más importante ya que nos ayudo a definir por completo nuestra búsqueda. La idea nació en una gira por el sur de Chile. Escuchábamos mucho rock progresivo y quisimos desarrollar canciones largas, incidentales, olvidarnos de la inmediatez; canciones que contaran historias sin apuros. En términos de timbre fue notoria la experimentación con sintetizadores. Además quisimos darle un matiz que mostrara de qué parte del globo veníamos, tratando de dotar a las canciones de una identidad latinoamericana en cuanto a la búsqueda de ritmos y armonías. Si dudas definió al disco siguiente y al actual -en el que estamos trabajando-. También tiene un valor emotivo importante ya que fue la última placa compuesta con el pianista original de la banda, Marcos Meza.

Foto de Ignacio Galvez

¿Qué pueden contar del disco en el que están trabajando?
Bien, el nuevo disco es el primero que componemos con Cristian Gallardo en el saxo alto y flauta, quien utiliza muchos efectos en sus instrumentos. Sigue la línea de sus predecesores pero esta vez con más psicodelia e improvisación. También trabajamos con Bill como productor y tiene la colaboración de Jared Blum de The Talking Book y Vision Heat. Su lanzamiento será el primer semestre 2017 por koolarrow records.