Publicidad
cervecerías

Trump podría generar grandes problemas para las cervezas mexicanas

Luego de que Trump ganara las elecciones, las acciones de la compañía dueña de cerveza Corona en EEUU cayeron un 8 por ciento.

por Alex Swerdloff
11 Noviembre 2016, 6:40pm

Photo via Flickr user freddie boy

La actitud xenofóbica de Trump hacia México ya está generando consecuencias negativas y no para los mexicanos, aunque sin duda las habrá. Una megacorporación con sede en Nueva York percibe una caída en sus acciones gracias a la elección del candidato republicano, quien dice que construirá un "hermoso" muro entre México y Estados Unidos.

Según el análisis del Washington Post, Trump podría terminar deportando un estimado de entre 5 millones y 6.5 millones de inmigrantes indocumentados si cumple su palabra. Ignorando la evidente crisis humanitaria como consecuencia de tales acciones —y el hecho de que desvirtúa todo lo que Estados Unidos representa— las compañías locales de EEUU como Constellation Brands podrían compartir el dolor de los inmigrantes desde un punto de vista económico.

Después de todo, ¿quién carajo va a comprar cerveza si está demasiado ocupado cuando es cercado y deportado por los federales?

LEER MÁS: ¿Cómo afecta la victoria de Trump a los productores mexicanos?

Constellation Brands es el propietario de la cervecería de Corona; y el miércoles, la compañía percibió una caída en sus acciones del 8 por ciento, una pérdida atribuida a la posible deportación de algunos clientes locales de Corona en Estados Unidos.

En una reunión de inversionistas institucionales esta semana, Rob Sands, CEO de Constellation, dijo lo siguiente: "No espero que [la elección] afecte nuestro negocio a corto plazo y estas políticas se transforman, responderemos según el cambio y llegaremos a un acuerdo con el gobierno". Añadió, "Mientras Trump desarrolla sus planes, continuaremos adaptándonos".

El surtido de cervezas producido por Constellation incluye Corona Extra, Modelo Especial y Pacífico. La compañía estadounidense adquirió estas marcas de Grupo Modelo hace pocos años y las cervezas han ayudado a que las ventas de Constellation tengan un mejor desempeño. Al menos hasta la semana pasada. La actitud combativa de Trump contra México y sus habitantes ha causado una total incertidumbre respecto a los vínculos de Constellation en México.

Cuando MUNCHIES le pidió a Constellation Brands que hiciera un comentario respecto a la súbita caída en sus acciones luego de la elección de Trump, Michael McGrew, su vicepresidente de comunicaciones, nos proporcionó la siguiente declaración: "En general, creemos que el control republicano de la Casa Blanca y el Congreso serán una fuerza positiva para Constellation Brands en lo relacionado a los impuestos y cuestiones económicas. Si bien es demasiado pronto para saber exactamente qué cambios presentarán las políticas de la siguiente administración y cuáles serán dictadas por el Congreso, lo que puedo decir es que Constellation Brands tiene una larga historia trabajando efectivamente con representantes de todos los niveles de gobierno y de ambas fuerzas políticas, y esperamos que este trabajo continúe. La demanda de los consumidores por nuestras marcas de cerveza sigue siendo fuerte, lo cual impacta positivamente nuestra economía y la creación de empleos en Estados Unidos y esperamos continuar con el impulso que hemos ganado en el mercado a través de los años. Nunca hemos sido tan optimistas sobre el futuro de nuestra empresa como ahora".

LEER MÁS: Reacciones de algunos chefs ante la victoria de Trump

Bajo ninguna circunstancia es la primera vez que la xenofobia y las relaciones tensas entre Estados Unidos y México han puesto en peligro a Corona, como marca y como compañía. Corona fue importada por primera vez a EEUU a finales de los 70, y menos de una década después, ya estaba posicionada en el segundo lugar de las cervezas más importadas a Estados Unidos, luego de Heineken. Todo eso se vio interrumpido en los 80, cuando comenzó a extenderse el rumor de que los trabajadores mexicanos orinaban en las cervezas. Corona descubrió eventualmente, luego de que dos supermercados de Nevada retiraran dicha cerveza del mercado en 1987, que al menos un distribuidor de Heineken había difundido el rumor xenófobo con la esperanza de disuadir a los potenciales clientes.

¡Bienvenida a la era de Trump! El presidente Obama deportó a 2.5 millones de personas bajo la política de inmigración durante su administración, así que solo podemos imaginarnos cuántas personas marginadas logrará Trump hacer a un lado como si fueran la basura de la semana pasada. Incluso si crees que los inmigrantes son la pesadilla de Estados Unidos, tienes que reconocer que la situación puede causar un daño irrevocable en la industria cervecera.

Después de todo, hasta los repugnantes incitadores del odio necesitan cerveza.

LEER MÁS: Los vendedores de comida indocumentados expresan su opinión sobre Trump