Bernie Madoff es el rey del chocolate en la prisión

Hace diez años, Bernie Madoff negociaba con los bancos suizos, hoy en día hace negocios con chocolate suizo en la prisión.
18.1.17

Qué diferencia hace una década. Hace diez años, el economista deshonrado Bernie Madoff hacía negocios con los bancos de Suiza, recibiendo un flujo constante de dinero proveniente de la Union Bancaire Privée en Ginebra. Ahora, se dedica a hacer negocios exclusivamente con Swiss Miss, vendiendo paquetes para hacer chocolate caliente que almacena en la comisaría de la prisión.

Según el periodista Steve Fishman, Madoff está aprovechando al máximo su sentencia de 150 años de cárcel, afirmando que ha "monopolizado el mercado del chocolate" en el Complejo Penitenciario Federal en Butner, Carolina del Norte.

Publicidad

"Ha seguido aplicando sus instintos comerciales en prisión", dijo Fishman a MarketWatch. "Compró todos los paquetes de Swiss Miss de la comisaría y los vendió en el patio de la cárcel con cierta ganancia para él. ¡Monopolizó el chocolate caliente; si quieres un poco, tienes que ir con Bernie."

LEER MÁS: Si estás en Milán, ve a la cárcel a cenar

Fishman es el presentador de "Ponzi Supernova", una serie de seis audios que intenta presentar a Madoff como una figura casi simpática, cuyo esquema Ponzi (de ahí el nombre de la serie) con valor de $65 millones fue solo producto de un sistema financiero terrible y jodido —y bastante amoral—. "Se benefició de la forma en que el sistema económico funciona, cosa que la mayoría de la gente no comprende", sostiene Fishman. "No era un inadaptado. Vivía del sistema, el sistema lo aceptaba, porque se beneficiaban mutuamente".

Madoff ha sido defendido y abrazado (metafóricamente hablando) por sus compañeros reclusos en la lujosa prisión llamada satíricamente "Camp Fluffy" (Campo Esponjoso). Fishman dice que Madoff se ha convertido en una "estrella" en medio de un ambiente con poca seguridad. "Robó más dinero que cualquiera en la historia y robó a otros ladrones, eso lo convierte en un héroe", dice.

Según la New York Magazine, cuando Bernie llegó a Butner Medium I, rápidamente contrató a un compañero para que lavara su ropa por $8 dólares al mes, comenzó a acumular los snacks favoritos de la comisaría y forjó una reputación de ser mezquino. "No podías sacarle ni un helado", John Bowler, compañero de la cárcel, dijo a la revista.

En febrero del año pasado, Madoff consiguió un trabajo en la comisaría de la prisión, mismo que le dio acceso a los codiciados paquetes de Swiss Miss. Según la lista de productos de la comisaría en las instalaciones de Butner, un paquete de chocolate caliente con malvaviscos cuesta 20 centavos, mientras que la variedad más lujosa sin azúcar cuesta 35 centavos. El límite por prisionero son ocho paquetes. Por lo regular, tienes más probabilidades de que estos detalles a Bernie no le importen.