FYI.

This story is over 5 years old.

Costillitas de cerdo al horno

Está es la receta favorita de costillas de cerdo de Frank Underwood ('House of Cards'). Si le gustan a este malvado, tu las vas adorar.
13.6.16

"Las sirvo con ensalada de papas o col y medio costillar para cada persona, por lo menos".

Porciones: 4

Ingredientes

2 costillares de cerdo

1 taza de azúcar moreno

chile en polvo, al gusto

paprika, al gusto

sal, al gusto

pimienta negra, al gusto

ajo en polvo, al gusto

cebolla en polvo, al gusto

cayena, al gusto

estragón seco, al gusto

tomillo seco, al gusto

mostaza seca, al gusto

Tip del Chef: Todos los ingredientes pueden ir 'al gusto', se recomienda empezar con 1 cucharada. ¡Tú decides!

Publicidad

Direcciones

1. Consigue un par de costillares de cerdo. Retira las membranas —esa piel lechosa/traslúcida que cuelga de los huesos como un pedazo de papel mojado— desde atrás de los racks.

2. Realiza un operativo de búsqueda en tu alacena de especias. ¿Qué tienes? Necesitarás mucho azúcar moreno. También vas a querer, en vago orden de importancia: chile en polvo, paprika, sal, pimienta negra, mostaza seca, ajo y cebolla en polvo. Un poco de cayena para un toque extra. (A veces uso una pizca de hierbas secas como estragón o tomillo, y lo que sea que tenga a la mano).

3. Mezcla todas las especias y hierbas en un bol. Agrega mucho azúcar moreno, como una taza. Puedes usar el resto del aliño para hacer una salsa (ver abajo) y también para una próxima vez. Añade un par de cucharadas de sal y bastante pimienta negra. Suficiente chile en polvo y paprika para darle mucho color. Etcétera. Mézclalo todo. ¡Diviértete!

4. Frota las costillas con la mezcla. Cúbrelas por completo. Esto se transformará en un costra picante, dulce y carnosa dentro del horno. Envuelve las costillas en plástico de cocina. Déjalas reposar en el refrigerador durante toda la noche o durante un rato, como sea. No necesitas mucho tiempo, porque estás cocinando lentamente.

5. Saca las costillas del refrigerador el tiempo suficiente para que no estén frías al momento de meterlas al horno. Calienta el horno a 120 °C. Coloca las costillas en algo donde permanezcan suspendidas, para que puedan recibir todo el aire caliente a su alrededor. Déjalas en el horno durante cuatro horas aproximadamente. Casi al final, yo reviso las costillas y aumento el calor para darles una textura extra crujiente y contrarrestar lo suave de la carne interna.

Opcional: Haz una sencilla salsa en la estufa. Empieza con cualquier salsa barbecue que tengas. Incluso si no tienes ninguna, sabrá bien. Calienta mucha mantequilla en una sartén. Corta en finos cubitos una cebolla y sofríela hasta que esté traslúcida, pero no dorada. Vierte un poco de la mezcla con la que cubriste las costillas (unas cuantas cucharadas), hasta que esté un poco tostada, luego agrega bastante catsup, la misma cantidad de vinagre de sidra de manzana, quizá un poco de mostaza Dijon y el jugo de un limón, si tienes. Revuelve continuamente hasta que hierva y luego baja la flama a fuego lento. Agrega más de lo mismo antes mencionado, si lo crees necesario. Deja la salsa al fuego cociéndose un momento. Sirve las costillas y báñalas con este salsa para tener un plato espectacular.

De Here's the Rub Behind the (Slightly) Racist Ribs in 'House of Cards'