broadly responde

Por qué tenemos tanta diarrea cuando nos viene la regla

Nuestro cuerpo es una maravilla asquerosa y resbaladiza.
12 Mayo 2016, 12:00pm
diarrea con regla
Photo via Flickr user Hypnotica Studios Infinite

Como un proyecto de ley enviado precipitadamente al Congreso con carácter de urgencia, la regla viene con montones de mierdas añadidas. Están la hinchazón, los cambios de humor, la expulsión a las afueras del poblado porque tus mayores temen que traigas una sequía... Y por supuesto las mierdas que implica la regla en sí. Como si no hubiera suficientes sustancias rezumando ya hacia su exterior, algunas mujeres sufren de una diarrea sin parangón.

Obviamente esto es horrible, pero también tiene cierto extraño sentido. Durante los primeros días del período, algunas mujeres sienten como si su pelvis tratara de expulsarlo todo por la vagina, incluso hasta el esqueleto. ¿Sabes esos tubos de pasta de dientes de tres colores? ¿Has intentado alguna vez que saliera solo un color? Pues no funciona.

"Cuando tengo el período, cago sin parar", explica a Broadly una mujer que, comprensiblemente, prefiere permanecer en el anonimato. "Una vez estaba visitando a mi novio cuando me vino la regla. Aquel fin de semana viví literalmente en el cuarto de baño. Y a veces también duele, como si me clavaran un puñal en el culo". Esta queja es bastante común. La inflamación, la sensibilidad ante los alimentos y las náuseas pueden hacer los coros a la canción que canta tu menstruación.

El responsable químico de esta mierda es la prostaglandina, un lípido que emplea el cuerpo para prevenir las pérdidas de sangre y fomentar la coagulación. Actúa estrechando los vasos sanguíneos de los músculos, lo que puede provocar que se contraigan (un tipo sintético de prostaglandina se administra a las mujeres para inducir el parto). Tras la ovulación, las paredes del útero se llenan de prostaglandinas y, cuando el tejido se descompone y empieza la menstruación, dichas prostaglandinas son expulsadas, enviando un mensaje al suave tejido muscular del útero. El mensaje dice: "¡Comprímete, maldito!". El exceso de prostaglandinas es la causa de los calambres menstruales: el útero se contrae demasiado, corta el riego sanguíneo y, generalmente, se somete a un sobreesfuerzo. Si las prostaglandinas llegan al torrente sanguíneo, envían el mensaje de "contraerse" a cada uno de los músculos relajados que encuentran en su camino, de modo que el colon se cree que es un útero y se pone manos a la obra.

Foto por Lior + Lone vía Stocksy

La progesterona también tiene algo que ver en todo esto. Se trata de una de las hormonas que controlan el ciclo menstrual: espesa las paredes del útero, bloquea el cuello uterino y provoca estreñimiento, es decir, que es un incordio para el proceso. Cuando tenemos el período no fabricamos tanta progesterona, de modo que los contenidos de nuestro útero y nuestro tracto gastrointestinal se desplazan con mucha más libertad

Como hemos visto, el tracto digestivo y el sistema reproductivo están estrechamente vinculados, y este vínculo provoca desórdenes en ambos sistemas, aunque la ciencia todavía no ha conseguido determinar cómo ni por qué. Quienes padecen el síndrome de colon irritable (SCI) tienen más probabilidades de padecer dolores intensos y desorden disfórico premenstrual diagnosticable (PMDD, por sus siglas en inglés) y además su SCI también es más difícil de manejar durante esta visita mensual. Diversos investigadores también han hallado vínculos entre el SCI, el dolor menstrual y la endometriosis. "Es preciso que la comunidad médica sea consciente de que estas afecciones coexisten con frecuencia, afirma la Fundación Internacional para los Desórdenes Gastrointestinales Funcionales

Hay algunas cosas que podemos hacer para controlar el modo en que cagamos durante la menstruación. Los anticonceptivos hormonales regulan la cantidad de prostaglandina que produce nuestro cuerpo, pero si la píldora no es para ti, llevar una dieta rica en fibra puede ser de gran ayuda. Según la Dra. Roshini Raj, que trabaja para la revista Health, el ibuprofeno ayuda a reducir la inflamación del útero y los intestinos. "Además de aliviar otros síntomas menstruales, es un eficaz inhibidor de la prostaglandina", indica.

Así que ahí lo tenéis, vuestro cuerpo es una maravilla. Chorreante, pero una maravilla al fin y al cabo.

Imagen vía el usuario de Flickr Hypnotica Studios Infinite

Broadly Responde es una columna en la que Broadly investiga cuestiones cuyas respuestas probablemente ya sabías, pero nosotras no. ¿Tienes alguna pregunta acerca de lo que sea? Pregunta, de verdad.