Curacrudas

Curacruda: Desayunos monchosos todo el día en We Love Burgers

Si estás buscando dónde curarte la cruda, mientras recuerdas la felicidad extrema de tus días al lado de una hamburguesa, papas fritas y una malteada, WLB es tu lugar.

por Ollin Velasco; fotografías de Aarón Arredondo
21 Mayo 2017, 5:00pm

Emmanuel Got, uno de los dueños de We Love Burgers (WLB), es un ser eminentemente nocturno. Es de los que se levantan tarde, con hambre, hasta con resaca, y odian llegar a un restaurante, pedir el desayuno al filo de las 11:59 AM y recibir un "no, ya solo tenemos el menú de comidas", como respuesta.

Luego de varias malas experiencias, junto con su socio Renato Martínez y el chef Jorge Mújica, idearon un sitio en la Ciudad de México en el que pudieran vender platillos monchosos, divertidos, que les recordaran su infancia, y estuvieran a buen precio. Así nació WLB, y su última gran idea para cualquier ser humano que quiera curarse una cruda es el All Day Breakfast, en la nueva sucursal de la Glorieta Cibeles, en la colonia Roma.

LEER MÁS: Curacrudas: Chili dog de Parker & Lenox

Cada una de sus sucursales tiene personalidad distinta.

Estamos seguros de que WLB será de tus lugares favoritos si eres fanático de la comida gorda y de comerla a la hora que sea, pues sirven desayunos todo-el-día.

Si el dolor de cabeza, el miedo a la luz del sol, el estómago revuelto y una gigante cruda moral son tu mood (estado de ánimo) de hoy, mejor date un baño y comprueba la eficacia de su glorioso y salvador grilled cheese sándwich, con una mezcla de quesos menonita y cheddar, tocino y miel maple, entre tapas de pan brioche.

¡Larga vida a su sándwich con queso menonita y cheddar!

Independientemente de tu sobreentendido malestar, en lo que sale de la cocina tu cura, te vas a divertir admirando los detalles de la decoración en cualquiera de sus sucursales. No importa si vas a la de La Condesa, La Cibeles (en la Roma), o la de Satélite; cada una es distinta.

LEER MÁS: Curacrudas: Huevo Puerco de TEO

Haz tiempo observando a cada uno de los muñequitos que habitan en la pared.

Por si no tenías idea, tienes que saber que en WLB no solo son especialistas en hamburguesas; también vale la pena que le eches un ojo (y una mordida) a su waffle con un huevo estrellado, pollo crunchy, crema de queso y ajo.

LEER MÁS: Curacrudas: Waffles y bicicletas en el Taller de Waffles.

La malteada de plátano era la medida justa de los carbohidratos que necesitábamos para revivir.

También descubrimos una opción B para que crudees con más ganas: unos chilaquiles con salsa verde suiza, queso menonita y Oaxaca, acompañados de brisket braseado durante 16 horas.

Un gin para acompañar, ¿por qué no?

Lo único que podemos desearte es que tengas una feliz y monchosa curacruda.

LEER MÁS: Este sándwich de desayuno está a punto de salvar tu vida

Si además de salir de los abismos del infierno —aka resaca— quieres acordarte de cuando eras niño y esos momentos felices con una hamburguesa, papas fritas y una malteada, este es tu lugar.

De WLB no saldrás con una cajita feliz (gracias al cielo), sino con el corazón lleno y el estómago aún más contento.