FYI.

This story is over 5 years old.

Música

El viaje a casa de Carlo Lio y Nathan Barato

Disculparás al par por tener una memoria nublada. Ha sido un largo viaje desde entonces, uno que tiene sus raíces en el circuito after-hours de Toronto en donde se hicieron de renombre, juntos.

Pregúntale a Carlo Lio y a Nathan Barato en donde se conocieron por primera vez y lo más seguro es que no recibas una respuesta concisa de parte de ninguno de los dos.

"Mi memoria apesta," admite Carlo con una sonrisa. "Solía ver a Nathan tocar casi cada domingo en Comfort Zone. Era super fan. Así que estoy seguro que nos conocimos ahí o quizás en un crucero. En ese entonces yo tocaba pero solo en mi sótano y Nathan era un güey de renombre de Toronto. Congeniamos super bien."

Publicidad

De lo que recuerda Nathan, "nos conocimos en el Sky Bar en la azotea de The Guvernment. Estaban tocando Manzone & Strong. Joe nos presentó. Conocí a Carlo junto a dos chicos guapos, The Junkies. Todos nos volvimos buenos amigos desde ese momento… creo."

Disculparás al par por tener una memoria nublada. Ha sido un largo viaje desde entonces, uno que tiene sus raíces en el circuito after-hours de Toronto en donde se hicieron de renombre, juntos. Diez años más tarde, ambos están dominando las principales plataformas internacionales alrededor del mundo, mientras se hacen de una reputación como dos de los productores más tocables en la industria.

Preparándose para una tocada con Danny Howells y Dubfire en The Guvernment en 2007

Y es un viaje que llega a su punto crítico este fin de semana en el festival Digital Dreams en Toronto, en donde se reúnen para una presentación back-to-back en Echo Beach. Es un showcase apropiado ya que la historia de Carlo Lio y Nathan Barato es distintivamente una historia de Toronto.

Se remonta a una época diferente para el techno en la ciudad de principios a mediados de los 00s. En ese entonces, no todos, sus madres y sus mascotas querían ser DJs. Y que llevaras a diez personas a una fiesta no significaba que ya fuera una tocada. Era una era en Toronto cuando realmente tenías que ganarte tu lugar. Y para ser honesto, a Carlo le gustaba eso. "Significaba que sólo los buenos DJs podían tocar en estos enormes venues. Recuerdo haber ido de fiesta a Comfort Zone antes de haber tocado ahí. Me quedaba durante 24 horas y escuchaba 24 horas de buena música. Eso hacía que fuera más especial."

Publicidad

Entonces en el 2006, cuando el leal a la escena de Toronto, Addy Ranh, bookeó por primera vez a los dos emergentes como dúo para tocar un set de 4 decks y 2 mixers en su fiesta semanal de viernes en el legendario Footwork, se dieron cuenta del alto estándar al que la comunidad techno de la ciudad los sujetaría.

No decepcionaron. "Pegamos y gracias a eso conseguimos otras tocadas back to back," recuerda Nathan. "También pensamos en hacer un remix al track de Carlo "Everybody" y eso nos llevó a pensar que necesitábamos un nombre. Elegimos los Roaches porque nos considerábamos como underground. Tocamos ese disco a más no poder y nos volvimos populares bastante rápido. Nos rifábamos en las fiestas. Fue muy divertido."

Los estilos de Carlo y Nathan funcionaban bien juntos. Estilísticamente había diferencias pero nada demasiado variado que afectaría al flujo. De hecho, siempre parecían estar en sincronía. Y como la unión, que se extendía a sus niños, The Junkies—seguía tomando vuelo, The Roaches pasaron unos buenos tres años rockeando Toronto por dentro y por fuera. Se bookearon tocadas por todos lados, abriéndole a DJs masivos, se estableció un sello que Nathan y su hermano originalmente habían fundado llamado Rawthentic (del cual Carlo eventualmente se hizo cargo) y se confirmó una residencia en Footwork. "Tú nómbralo, y ya lo hicimos en la ciudad," se entusiasma orgullosamente Carlo. Eventualmente consiguieron su propio bloque de cuatro horas cada domingo por la noche en Comfort Zone, al que llamaron Weird Science. Nathan lo recuerda como un parteaguas."Creo que ahí fue que realmente demostramos la profundidad de nuestras habilidades. Como que construimos un ejército."

Publicidad

Fue alrededor del 2009 cuando las cosas cambiaron y los Roaches se separaron. Carlo rápidamente señala que no fue tanto un caso de tomar caminos diferentes, sino que eran las cosas que les estaban sucediendo en momentos diferentes. Un productor natural que Nathan indica estaba "sacando bombas desde el primer día que lo conocí, y seguramente un buen rato antes de eso también," Carlo se echó una increíble racha que vió desfilar a los nombres más grandes (Carl Cox, entre ellos) tocar su música de continente a continente, haciéndole ganar una enorme exposición internacional a nivel solista.

Dubfire no se tardó en buscarlo, ya le había echado un ojo a él y a su sonido. Carlo firmó con SCI+TEC y en el abrir y cerrar de un ojo se encontró en largas giras con el hombre de negro para febrero del 2010. Hasta el día de hoy la cadena de eventos sigue siendo difícil de procesar. "Un minuto era un DJ local y al otro era mundial. Fue una locura para mi."

Conforme explotaba el perfil de Carlo, Nathan se encontró en una encrucijada en Toronto y se tomó una descanso autoimpuesto de la industria. Pero eran cercanos y con el apoyo de su prometida, se encontró lentamente regresando a la escena que él creía lo había dejado atrás. Regresó a las tocadas en Footwork y Comfort Zone. Y aunque llegó algo tarde a eso de la producción, se tomó el tiempo para desarrollar su arte al punto que se convirtió en una adicción. Desde ese momento, estuvo en el estudio todos los días, dándole sin parar y lanzando sus rolas a diario.

Publicidad

Y justo como la realeza del techno fue en busca de Carlo el año anterior, regresaron en busca de Nathan. En el 2012, su "Hard Werq" empezó a sonar muchísimo gracias a Marco Carola ese verano en el Music On en Ibiza. Luego Loco Dice empezó a tocarla y muchos siguieron después. "¡Me estaba volviendo loco! Verlos tocarla en increíbles fiestas me dejó anonadado." En cuestión de nada, lo invitaron a conocer el crew Music On, lo firmaron a su agencia y formó parte de varios de sus eventos en Ibiza y por todas partes. Lo siguiente que Nathan Barato supo fue que… él también se había vuelto internacional.

Puede que hayan tomado caminos separados y bajo sus propios términos, pero los Roaches al fin se volvieron a encontrar. Solo que en lugar de un after en Toronto, ahora es más probable que los veas juntos en el cuarto principal de Amnesia Ibiza. O en cualquier festival que escojas. O en cualquier destino de clase mundial que exista para la música house.

Pero eso no significa que su casa esté lejos de sus corazones. Es un sentimiento que comparten con otros casos colegas de éxito como Art Department, quienes también ayudaron a poner al techno de Toronto en el mapa. Sin importar qué tan lejos vayan, Toronto nunca estará muy lejos.

"Hay algo de ver a alguien de Toronto que me trae un sentimiento muy especial," comenta Carlo. "Todo esto era un sueño que compartíamos hace años y ahora estamos viviendo ese sueño juntos. ¡Está loquísimo!" Nathan también lo pone en términos decididamente coloridos. "Es casi como si supiéramos el secretito. Como cuando el dueño de un Jeep le pita a otro Jeep. Así es como lo veo cuando nos encontramos. Definitivamente hay una vibra entre todos nosotros."

Publicidad

Con su tocada en Digital Dreams, se tiene la sensación de que, al menos en cuanto al capítulo de Toronto, Carlo Lio y Nathan Barato finalmente han cerrado el círculo.

"En realidad es la mejor manera de expresarlo," concluye Nathan. Por su parte, Carlo no está en desacuerdo. "Desde tocar tres a cinco veces por fin de semana durante cuatro años y luego no tocar juntos por otros cuatro Y ahora presentarnos juntos en enormes festivales en países por todo el mundo me vuela la mente. Realmente demuestra que todo sucede por algo y lo que está destinado a ser, será."

Puede que no tengan claro sus inicios. Pero pregúntales dentro de otra década cuando estén presentándose delante de un público de más de 40,000 amigos, fans y admiradores. Lo más probable es que esta vez, te den una respuesta definitiva.

Puedes seguir a Christopher en Twitter y en Instagram en: @theCMprogram

Checa el proyecto más reciente del fotógrafo con base en Toronto, John Mitchell en Derinkuyu.ca